Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 12 mayo 2021
01:59
h

Órdago de Ence: de seguir hasta 2073 dedicará a Lourizán 400 millones de €

Mejorará la eficiencia de la planta pontevedresa, el ahorro de agua y la calidad ambiental // Están en juego 5.000 empleos ligados al sector forestal // Bastaría con modificar la redacción del artículo 18.4 del proyecto de Ley de Cambio Climático

Ence Energía y Celulosa no sólo ha puesto sobre la mesa literatura, sino un plan industrial dotado con cerca de 400 millones de euros para su fábrica de Pontevedra.

Tras el requerimiento de, entre otros, el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, la compañía comunicó ayer que prevé dedicar a la mejora de la eficiencia de la planta, al ahorro de agua y a su calidad ambiental este montante, siempre que pueda continuar operando en la instalación hasta 2073, según marca la prórroga concedida en 2016 por el entonces Gobierno de Mariano Rajoy.

Especifica que serán en concreto 395 millones de euros, tal y como consta en la última actualización de modificación del Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS), que el grupo presentó el pasado 5 de noviembre de 2020 no sólo para cumplir con los compromisos por la concesión de la citada prórroga, sino también para “maximizar la eficiencia ambiental, energética y operativa de la biofábrica”.

De la cifra global, cerca de 105 millones se ejecutarían en un máximo de cuatro años desde la obtención de las autorizaciones y permisos necesarios, mientras que los restantes 290 millones a invertir se irán acometiendo “paulatinamente a lo largo de la vida de esta instalación”.

“La compañía tiene grandes planes de crecimiento, expansión y excelencia ambiental depositados en esta biofábrica”, destacó Ence en un comunicado, resaltando que Lourizán es “todo un referente dentro de las plantas de producción de celulosa” y que es una de las dos únicas pasteras de Europa “cuyo proceso productivo está completamente libre de uso de cloro”.

Las partidas detalladas en el documento cubren todas las áreas productivas y organizativas del centro fabril. Pretenden mejorar desde el parque de maderas al proceso de fabricación da pasta de papel, la caldera de biomasa y recuperación, los hornos de cal, el ciclo del agua, la minimización de las emisiones atmosféricas y el polvo y ruido.

En línea con este compromiso, Ence también dedicó un papel protagonista a la planta gallega dentro de su Plan Estratégico para 2019-2023, que publicó en 2018. Éste recoge tanto el plan industrial como todas las inversiones previstas para la biofábrica de Pontevedra. En concreto, aparecen hasta 100 millóns de euros en sostenibilidad, flexibilidad y excelencia ambiental en esta planta, además de otros doscientos millones destinados a su eficiencia y su expansión.

En paralelo, apuntan, la empresa invirtió 132 millones en Lourizán desde que se le otorgó la prórroga en 2016 y hasta 2019, cerca de sesenta de ellos correspondientes al citado plan estratégico.

“Para Ence es una prioridad mantener la actividad, los puestos de trabajo y las inversiones de su biofábrica de Pontevedra” como parte de su apuesta “por Galicia, por el empleo y la sostenibilidad”. ¿Qué necesita a cambio? “Como cualquier inversor, seguridade jurídica”, apunta.

Reitera la compañía que la modificación de la actual redacción del artículo 18.4 del proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética eliminaría la retroactividad de dicha norma, “lo que sin duda facilitaría enormemente la situación y el futuro de esta planta, así como del importante volumen de empleo vinculado a ella en Pontevedra y en toda Galicia”. Más de 5.000 personas, dice.

Con la actual redacción el grupo podría verse obligado a abandonar la explanada de Lourizán en el año 2033.

Manifestación prohibida

Conocíamos también ayer que la Delegación del Gobierno en Madrid no autoriza la manifestación que trabajadores de Ence Pontevedra pretendían llevar a cabo este viernes. La solicitud, registrada por el sindicato CCOO el pasado 27 de febrero, fue rechazada por las autoridades por considerar que no había sido solicitada con diez días de antelación y no existe una situación extraordinaria o urgente que justifique su celebración.

El secretario de organización de CCOO en Pontevedra, José Luis García Pedrosa, calificó de “intolerable” la falta de permiso de los trabajadores para mostrar su rechazo a la legislación sobre e cambio climático, que “amenaza” la continuidad de la fábrica pontevedresa.

Al PSOE “le está molestando mucho” las movilizaciones en defensa de Ence y de sus empresas auxiliares, pese a que la manifestación iba a ser “pacífica” y no causaría “ningún perjuicio”, lamentó García Pedrosa.

El lugar elegido, según el representante sindical, “no afecta” a la libre circulación de personas y vehículos, por lo que prohibirla supone un “abuso de poder impropio” de un partido político “que se dice defensor de las libertades democráticas”, añadió.

“Este es el verdadero diálogo que ofrece el PSOE a quienes con coherencia estamos defendiendo que no se destruyan 5.000 puestos de trabajo”, denuncia el dirigente sindical. Comisiones presentó una nueva solicitud de manifestación para el 12 de marzo y advierte de que los trabajadores se movilizarán “sí o sí” hasta que se garantice la permanencia de la fábrica de pasta de celulosa Ence en Pontevedra.

Valoraciones políticas enfrentadas
El alcalde Fernández Lores (BNG) le dice adiós, el PPdeG avisa del golpe mortal que hará de Pontevedra un nuevo Ferrol y Unidas Podemos pide suspender la actividad de la pastera

Dentro de la órbita política, sigue levantando una polvareda el futuro de la factoría de Ence. A favor de su marcha, en contra e incluso recetando la suspensión cautelar de su actividad. Entre los primeros, que apuestan por el cierre, se sitúa el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, quien aseguraba este miércoles que la ciudad “ha sufrido a Ence 60 años y ya es hora de que se vaya” de la ría pontevedresa y sus dirigentes busquen una nueva localización para su actividad industrial en Galicia.

En declaraciones a los periodistas, Fernández Lores afirmó que le “preocupan” los puestos de trabajo que genera pero para mantenerlos la “única posibilidad” será establecer una ubicación “alternativa” fuera de la ría y con tecnología “diferente”. “Queremos recuperar la ría y para eso hay que trasladar a Ence”, apuntó el regidor, que recriminó a la fábrica intentar consolidarse en su actual ubicación “amenazando” a la población. Ence “tiene que cumplir la ley” como cualquier otra compañía que opere en Galicia, advirtió el regidor nacionalista, que lamentó que sus dirigentes pretendan que “tienen derecho de pernada” por incorporar a “gente del PP” en su consejo de administración.

Tras calificar de “lamentables y condenables” las declaraciones de directivos de Ence sobre la posibilidad de un “susto medioambiental mayúsculo” en su fábrica de Pontevedra, el alcalde opinó que la empresa “deberá responder”. De hecho, el concello envió un requerimiento a la compañía para que aclaren la situación de seguridad en la que se encuentran sus instalaciones y anunció la intención de reclamar a la Xunta y al Ministerio de Transición Ecológica que actúen de oficio.

“Tendrán que explicar qué hay de realidad en lo que han dicho y la Xunta tendrá que exigirles que demuestren que la fábrica puede trabajar con estas amenazas de las que habla su presidente”, señaló Lores, que concluyó que “ésta vez se han pasado”.

En contra está el portavoz del grupo municipal del PP de Pontevedra, Rafa Domínguez. Alertó de que el “más que probable cierre de la fábrica de Ence” generaría un impacto mayor que el que supondría el de PSA Citroën en Vigo. “Pontevedra va en camino de convertirse en el nuevo Ferrol”, alertó. “Que no digan que nadie les avisó, Ence va a cerrar, es inminente. Sus familias, sus empresas, los negocios de Pontevedra van a sufrir este cierre”, subrayó el portavoz popular.

Rafa Domínguez, acompañado por el concejal Pablo Fernández, compareció para anunciar que presentará una moción para el próximo pleno en apoyo de los puestos de trabajo de Ence, atendiendo al compromiso adquirido este martes con representantes de Comisiones Obreras en el comité de Ence. Además, Domínguez evaluó el impacto que tendría en la ciudad un “inminente cierre” de la fábrica de celulosas y concluyó que “Pontevedra no se puede permitir que Ence se marche y menos perder todo ese empleo que genera la factoría”.

“Les digo que ahora mismo a todos los trabajadores de Ence, a sus familias, a las empresas y negocios de Pontevedra, que se preparen para lo peor”, avisó. Rafa Domínguez culpó del “golpe devastador” que supondría el cierre de la pastera al alcalde pontevedrés y al Partido Socialista. “Son 5.000 familias que Lores y el PSOE llevan a la ruina, y sin ningún remordimiento, y lo que es peor, sin darles ninguna alternativa”, ha mantenido el dirigente popular.

La tercera vía la mostró el portavoz de Galicia en Común y diputado de Unidas Podemos, Antón Gómez-Reino, quien registró una iniciativa parlamentaria instando al Gobierno central a “decretar el cierre cautelar de la actividad industrial de la planta de Ence en Pontevedra” hasta que una inspección independiente verifique cuál es el estado de las instalaciones.

En un comunicado, Gómez-Reino insistió en la necesidad de despejar “cualquier posible riesgo para la salud de los trabajadores y vecinos” tras la polémica difusión de parte de un vídeo alertando de la posibilidad de “un susto mayúsculo ambiental que puede afectar a las personas” en relación con esa fábrica de pasta de celulosa situada en la ría de Pontevedra. El diputado también ha instado a la Fiscalía a que “actúe de oficio por la gravedad de la situación y las posibles afecciones sanitarias y ambientales sobre el personal y la población del entorno”.

04 mar 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.