Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 julio 2020
17:22
h
El Concello herculino continúa con su plan de devolver al ciudadano las calles más comerciales TEXTO Alberto Martínez

Peatonalizar, el futuro de las ciudades

Desde este miércoles, el Concello de A Coruña da un paso más en su plan de peatonalizar las zonas más comerciales de la urbe. En concreto comenzarán las obras en la calle Compostela, que une los Cantones, desde la plaza de Mina, hasta la plaza de Lugo, en pleno centro del tradicional barrio de Pescadería. Y por otra parte en la calle Alcalde Marchesí, desde la fuente de Cuatro Caminos hasta Ramón y Cajal, frente al centro comercial y El Corte Inglés. Ambas en las últimas fiestas navideñas ya fueron cortadas al tráfico en un experimiento que agradecieron los establecimientos y los viandantes.

A la prohibición rodada, a partir de las once de la mañana, en la calle Riego de Agua, que une la calle Real –esta es la que más tiempo lleva sin coches durante el día– y los Cantones con la Plaza de María Pita, que se produjo la década de los años ochenta del pasado siglo, se fueron añadiendo tímidas actuaciones en los barrios, mientras los coches los invadían reduciéndose las aceras a menos de un metro en algún caso.

Pero todo comenzó a cambiar en la primavera de 1993, cuando se acometió la peatonalización de la calle Barcelona, en el populoso y densificado barrio del Agra do Orzán, y dos años después se aprobó el plan de hacer lo mismo en la calle de A Gaiteira, epicentro del barrio del mismo nombre al otro lado de la ciudad en el final de la Ronda de Outeiro, que quedará para vehículos.

Ahora, la pretensión es unir ambas por una senda que discurrirá por diversas calles que desde el parque de San Diego, hasta el polivalente centro municipal Ágora. Son, más o menos, unos 2,5 km en línea recta.

Atraviesa esa senda peatonal varios barrios y ya se encuentran concluídas las obras en la calle Ramón Cabanillas dentro del de Os Mallos, y en la calle Alcalde Puga y Parga en el de los Cuatro Caminos, que seguirá por la calle Mariscal Pardo de Cela, todo ello siempre respetando los puntos de carga y descarga para los comercios existentes, en los que tendrán acceso los vehículos hasta las once de la mañana.

Poco a poco, es intención del actual Ejecutivo local, presidido por la alcaldesa Inés Rey, y que tiene como brazo ejecutor el teniente de alcalde de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, recuperar el espacio para los vecinos. Ello ya se produjo con sus antecesores Carlos Negreira al liberar la Avenida de la Marina de los coches, y Xulio Ferreiro que los sacó del casco de la Cidade Vella.

Todo ello se realiza bajo el paraguas de la Estrategia Eidus Coruña, que se financia en un 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, dentro del marco del eje de desarrollo urbano del Programa Operativo Plurirregional de España del ciclo presupuestario 2014-2020.

Y bajo esa premisa, el siguiente proyecto a desarrollar será la peatonalización de los Cantones que quedarán como está actualmente la Marina, con un único carril de circulación en cada sentido para el transporte público y servicios esenciales. En esta actuación, el primer paso se da con el inicio de los trabajos previstos en la calle Compostela.

Como complemento, el Concello desde hace días atrás declaró Ciudad 30, el máximo de velocidad salvo en avenidas de cuatro carriles.

30 jun 2020 / 23:59
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.