Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 18 agosto 2022
14:33
h

Piden penas que superan los 40 años de cárcel por dos delitos de asesinato

A Fernando Iglesias lo mataron dos colegas con los que estuvo en prisión // Miguel Gil disparó tres tiros a bocajarro con una pistola a su hermana y sobrina

Esta semana se celebrarán en la comunidad dos juicios por asesinato, uno en Redondela y otro en Ourense.

Uno de ellos será el juicio por jurado al supuesto autor del doble asesinato de Soutomaior el 21 de agosto del 2020 que se celebrará este lunes en la quinta sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo. El implicado, Miguel Gil Rodríguez, presuntamente disparó tres tiros con una pistola a su hermana, Genoveva Gil, de 62 años y a su sobrina, Noelia Ramos, de 26, cuando fueron a reclamarle una escalera.

Por estos hechos, el ministerio público considera al acusado autor de dos delitos de asesinato y uno de tenencia ilícita de armas, y pide que se le aplique la circunstancia agravante de parentesco, y la atenuante de confesión.

Así, la Fiscalía pedirá que se le impongan penas que suman 44 años de prisión, y que indemnice a la pareja de su hermana en 112.400 euros; al padre de su sobrina, en 107.100 euros; y al hijo y hermano de las víctimas, su sobrino, en 72.000 euros.

Los hechos tuvieron lugar a primera hora de la tarde cuando las víctimas acudieron a la infravivienda en la que vivía el acusado para reclamarle una escalera.

Sin que se haya aclarado si se produjo una disputa entre ellos, Miguel Gil cogió una pistola automática de calibre 9 mm, para la que no tenía licencia, y disparó prácticamente a quemarropa a su hermana y a su sobrina, sin que tuvieran posibilidad de defensa.

A la primera le alcanzó el corazón, y a la joven le disparó en el esternón, tras lo que le colocó el cañón del arma en una mejilla y debajo de una clavícula, causando en su piel tres quemaduras en forma semicircular. Ambas fallecieron casi al instante.

Poco después de estos hechos, en torno a las 15:15 horas, un vecino se acercó a la zona con la intención de entregarle al acusado un teléfono móvil que éste le había encargado. Al llegar, Miguel le confesó que acababa de matar a su hermana y a su sobrina, y le pidió reiteradamente que avisase a la Guardia Civil.

operación “avaro”. Por otra parte, Francisco Javier G. H., de 43 años, y Óscar G. L., de 38 se enfrentarán a veinte años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena por delito de asesinato y dos y tres años, respectivamente, por un delito continuado de estafa tras terminar con la vida de Fernando Iglesias Espiño el 11 de agosto de 2018.

Los tres compartían amistad en el centro penitenciario de Pereiro de Aguiar y planes en los permisos de salida.

Los señalados se enteraron de que había cobrado una herencia de 26.600 euros de su madre y fueron a por el dinero que le quedaba. El hombre no regresó de su permiso el 13 de agosto a la cárcel porque sus “amigos” lo habían matado.

El cuerpo fue desenterrado con signos de violencia (fue golpeado con un objeto contundente en la cabeza, hasta ocasionarle la muerte por un traumatismo cráneo encefálico) en una finca de A Senra (Piñor), donde Francisco Javier tiene raíces familiares y Óscar reveló a la Guardia Civil el lugar del paradero del cuerpo.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Ourense había inspeccionado y excavado durante días previos en la granja de pollos de Bouzas (Maside) de la que Francisco Javier es el arrendatario y a la que la víctima acudía a trabajar en sus salidas.

Tras casi cuatro años de lo sucedido este lunes se inicia el juicio del caso que lleva pro nombre operación “Avaro”. Los acusados deberán indemnizar de forma conjunta al hermano del fallecido con 40.000 euros por daños ocasionados como consecuencia de la muerte y 22.490 euros, en concepto de las cantidades indebidamente sustraídas.

09 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.