Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 16 enero 2021
13:07
h
En el inicio de la pandemia, Emilo Froján decidió cofundar la firma de motos eléctricas Velca, y ahora ‘Forbes’ lo considera uno de los protagonistas del cambio en España TEXTO A. Martínez

“Queremos mejorar la salud en las ciudades”

Emilio Froján Fernández (Caldas de Reis, 1991) estudió Relaciones Laborales en la USC y aprendió las claves del emprendimiento mediante el talento. Así, en febrero de 2020, en fechas donde se empezaban a conocer indicios de lo que ahora es la grave pandemia, cofundó Velca, firma de motos eléctricas acorde con el futuro de la movilidad urbana. Ahora, Expansión y Forbes reconocen su iniciativa con sendos galardones.

Desde hacía un tiempo, Emilio era el director de operaciones de una empresa sueca de patinetes eléctricos compartidos y junto a su equipo de cinco personas de perfiles técnicos y comerciales de venta, llevaba el área de España, Portugal, Francia, Alemania, Austria y Suiza, viviendo entre Madrid y Alemania.

Cuenta que con esa experiencia adquirida “dentro del ecosistema de la nueva movilidad urbana de cero emisiones, cero ruidos” habló con su equipo y les planteó: “Estamos trabajando para una empresa sueca, pero podemos crear nuestra propia marca de motos eléctricas”. Así los cinco integrantes se fueron al nuevo proyecto, y menos de un año después son ya veinticinco las personas empleadas de forma directa que integran Velca en su estructura.

Además de la sede de Velca en Madrid, la empresa tiene dos plantas de producción en China, pero abrirá en febrero el centro de producción en Madrid con la intención de traerla toda a España en 2021. Froján destaca que el año pasado, pese a las dificultades de la pandemia, fueron capaces de “levantar” fondos por importe de un millón de euros en rondas de inversión, “de los cuales 750.000 euros se obtuvieron en menos de cuatro horas”, lo que fue “el récord de España de levantar fondos en el menor tiempo posible”.

La empresa comercializa cuatro modelos: Bora, Tramontana, Calima –éstos se producen en China aunque se le realizan los ajustes aquí–, y Tramontana Sport, que se hará ya el 100% en España. La clave son las baterías eléctricas que utilizan. Emilio Froján lo explica: “Es una de nuestras propuestas de valor y lo que más nos diferencia de la competencia, porque todos nuestros vehículos tienen baterías extraíbles bajo el asiento, que se pueden cargar en cualquier enchufe doméstico. Es como un pequeño maletín que se recarga como un teléfono móvil. No necesitan ningún tipo de enchufe especial”.

“Nuestras motos están pensadas para uso urbano, tienen un alcance de autonomía para 120 km. Tenemos dos motos equivalentes de ciclomotores de 50 cc, que se pueden conducir desde los 16 años y tienen una potencia de 3.000 watios, y otros dos modelos similares a las de 125 cc de 4.000 watios para las que se precisa el carné de coche normal con tres años de antigüedad. De ésta la Tramontana Sport puede llegar a los 100 km/hora”, expone Emilio.

Comenta también que “están pensadas para uso urbano y desplazamientos cortos de no más de 20 km como ir a la playa, pero son más para ir a trabajar porque se pueden recargar las baterías en el propio trabajo”, y considera que es distinto hoy en día a los coches eléctricos, porque “aunque tengan más autonomía, a saber si hay un enchufe especial allá donde vas, o aunque encuentres una electrolinera tienes que esperar una hora para una recarga”.

Lo importante de este proyecto “es que no emiten ningún tipo de ruido y son cero emisiones, estimándose el ahorro de la emisión de 50 kg de CO2 a la atmósfera por cada 100 km recorridos”. “La ambición de nuestra empresa es mejorar la salud y la convivencia en las ciudades, facilitando la transformación de las urbes en un sitio que esté más pensado en la personas que en los vehículos de combustión”, expresa.

Sobre el reconocimiento de Forbes España al incluir a Emilio Froján entre los 21 protagonistas del cambio por su iniciativa, señala que “también Expansión nos eligió en diciembre como la mejor start-up de 2020, y este nuevo reconocimiento lo tomo con muchísimo cariño porque fue un año lleno de dificultades a nivel personal, falleció mi padre, mi madre cerró su negocio, como en todas las familias hubo situaciones duras, y siempre satisface conseguir algo así”. “Muchísimos autónomos tuvimos que resistir y es un reconocimiento a ello, a la ilusión, a no rendirse, y a compartir los éxitos con todo el equipo”, añade.

Y en cuanto al futuro inmediato, además del traslado de la producción a España, expresa que “tenemos nuestro propio centro de ventas en Madrid, un centro de distribución en Valencia, y ahora vamos a desplegarnos mediante distribuidores oficiales por Barcelona, Vigo, Bilbao, San Sebastián, Cádiz, Málaga y Sevilla”. “Nuestra primera producción de 250 vehículos en el año pasado ya fue vendida”, apostilla. Ahora le toca el despegue definitivo a esta iniciativa de movilidad sostenible.

12 ene 2021 / 20:30
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.