Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 noviembre 2021
02:29
h

Relacionan los cambios en la materia blanca del cerebro con el avance del Alzheimer

El Alzheimer es a día de hoy una de las peores dolencias que puede afectar a nuestros mayores, por su carácter degenerativo e incurable. Cada vez supone un problema mayor, pues, sobre todo en Galicia, la población mayor de 65 años crece sobremanera cada año, mientras que la natalidad no aumenta. Por ello, cualquier pequeño descubrimiento que se pueda dar en la lucha contra el Alzheimer supone un gran punto de esperanza de cara al futuro.

En este sentido, un reciente estudio llevado a cabo por investigadores del CiMUS de la USC y del IDIS, en colaboración con médicos del Servicio de Neurología y Medicina Nuclear del CHUS, ha relacionado cambios en la materia blanca del cerebro con el avance y progresión del Alzheimer. Publicado en la prestigiosa revista científica ‘European Journal of Nuclear Medicine and Molecular Imaging’, se trata de la primera investigación de estas características que se ha realizado a nivel mundial en la materia blanca del cerebro.

Es decir, es la primera vez que se analiza la proteína amiloide en esta sustancia cerebral, convirtiéndola en un nuevo biomarcador asociado al avance clínico de esta enfermedad. “Hasta ahora todas las investigaciones se centraban en medir los depósitos de proteína amiloide en la materia gris del cerebro, obviando la materia blanca. Este trabajo abre, por tanto, la puerta a un nuevo biomarcador de seguimiento de la enfermedad e incluso a cambiar el foco de las actuales terapias, que se enfocan a reducir el amiloide en la sustancia gris y que han fracasado la mayoría de ellas”, tal y como explica el investigador Pablo Aguiar.

AMPLIA REPRESENTACIÓN DEL ALZHEIMER CON CERCA DE 800 PACIENTES EN ESTUDIO. Más en concreto, este estudio es un trabajo derivado de la tesis de Alexis Moscoso, finalizada el año pasado. La investigación ha permitido comprobar que los depósitos de proteína amiloide en la materia blanca del cerebro sí están relacionados con la progresión clínica del Alzheimer.

Para llevar a cabo el estudio, contaron con una muestra de 795 participantes. “El amplio tamaño de la muestra es justo una fortaleza de estudio, ya que nos permite cubrir todo el espectro de la enfermedad del Alzheimer”, señala Aguiar.

Para poder analizar los depósitos de proteína amiloide en la materia blanca del cerebro de los pacientes se utilizó la técnica por imagen PET (tomografía por emisión de positrones) como herramienta central de trabajo.

Estos escáneres se realizaron en numerosos países de todo el mundo, coordinados desde Estados Unidos, siendo la base de trabajo para esta investigación que analizó los datos referidos a cada uno de ellos durante un seguimiento de más de cinco años.

“Las pruebas se realizaron en estado basal de los pacientes para poder disponer de datos longitudinales de la evolución de la enfermedad. A través de estas pruebas hemos podido comprobar cómo los pacientes que presentaban proteína amiloide en la materia blanca del cerebro eran los que cognitivamente evolucionaban peor”, indica el investigador.

Seguro que este avance será la base de muchas otras investigaciones e, incluso, ensayos de nuevos fármacos para ayudar a frenar la degeneración del Alzheimer.

MATERIA BLANCA VS. MATERIA GRIS. El tejido llamado ‘materia gris’ presente en el cerebro, y en la médula espinal, se conoce también como sustancia gris, y está compuesto por cuerpos de células neuronales. Se conoce por este nombre porque los núcleos que componen las neuronas hacen que adquiera una tonalidad de este color cuando se analiza el cerebro. Está implicado en funciones como el control muscular, el habla, las emociones, la toma de decisiones o la memoria.

Por su parte, la materia blanca está compuesta por fibras nerviosas. Se conoce por este nombre porque la mielina de los axones de sus neuronas hace que adquiera este color cuando se analiza el cerebro. Está ubicada entre la sustancia gris, el cuerpo estriado y la parte media del cerebro y su principal papel dentro del sistema nervioso central es la comunicación, más que el procesamiento, aunque también se encarga de regular funciones inconscientes como la temperatura corporal, el hambre, la sed, la presión sanguínea y el ritmo cardíaco.

15 oct 2021 / 11:18
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.