Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 28 enero 2022
00:20
h
informática y móviles. Los pequeños vendedores intentan adquirir lo que pueden para adelantarse a la falta de suministros, pero les resulta difícil competir con las grandes superficies y temen quedarse con productos sin salida TEXTO A. Santos

“Si la gente espera comprar con descuento, se quedará sin stock”

“Si la gente está esperando al Black Friday para adelantar las compras de Navidad y conseguirlas más baratas, especialmente en el sector de la informática, que se olvide, porque puede ser que incluso suban los precios o que, directamente, no haya stock cuando lo quieran”, explica José Lago, de la tienda de Beep en Santiago, donde hace más de un año (a lo largo de la pandemia) que vienen sufriendo las consecuencias del desabastecimiento y la subida de precios, en consecuencia, sobre todo en lo que se refiere a tarjetas gráficas.

Pero, ahora, con el Black Friday y la Navidad a la vuelta de la esquina, ya estamos viendo que “posiblemente no haya producto”, por lo que desde Beep, al igual que desde otras tiendas de informática, “estamos intentando recopilar todo lo que podamos, dentro de nuestras posibilidades”. Y es que, tal y como reconocen, “tampoco te la puedes jugar mucho, porque hoy no hay stock, pero en dos semanas nadie te dice que no se vuelva a regularizar el tema y te comas todo lo que pediste”.

Por ello, para el sector, sobre todo para los pequeños comerciantes, es muy difícil saber lo que pedir y lo que no, porque “nadie te va a decir: compra cincuenta portátiles porque los vas a vender, ya que puedes acabar comprando cincuenta portátiles a un precio desorbitado como al que están ahora y luego llegar las Navidades, entrar una barbaridad de stock y bajar los precios”. De manera que el comerciante compró mucho más caro del precio al que finalmente tiene que vender, lo que derivaría en grandes pérdidas.

EL PROBLEMA ES GENERAL PORQUE TODAS LAS MARCAS PRECISAN DE CHINA. Este desabastecimiento, para muchos, es culpa del encarecimiento del transporte marítimo de contenedores, que han pasado de valer unos 1.500 euros a estar por encima de los 4.000, pero lo cierto es que también la falta de microchips es un problema. “Al final todo viene de China, así que el problema es general para todas las marcas”, aseguran en Beep, y es que incluso aquellas con sede en otros países necesitan piezas fabricadas en China para poder construir su producto final. Por ello, y después del anuncio de marcas como Lenovo, “que dijo que no bajaría precios ante la falta de stock”, en esta tienda compostelana ven que “hay mucha gente esperando las compras del Black Friday y me parece que este año los precios no van a bajar, van a seguir igual que como han estado durante el año, o incluso subir”.

Y para una tienda pequeña es muy difícil tener mucho stock, como hacen las grandes superficies, porque puede ser que la gente no quiera ningún modelo de los que se traen, además “hay fabricantes que solo trabajan con grandes firmas, y modelos que solo se venden en ellas a los que nosotros no podemos tener acceso”. Todo suma dentro de esta crisis, especialmente para el comercio local.

Las baldas de Beep, en las que antes lucían decenas de ordenadores, ahora se ven rellenadas con electrodomésticos, tratando de diversificar los productos en venta para poder sobrevivir. Desde aspiradoras hasta planchas, secadoras... Productos que una tienda de informática nunca pensó en vender.

LOS PRECIOS SE DISPARAN Y LOS TIEMPOS SE DILATAN. Y al igual que sucede en las tiendas dedicadas a la venta de productos, también la falta de piezas está afectando a aquellas que asumen la reparación de aparatos electrónicos. “Ahora mismo vemos que no hay piezas, las pantallas de los móviles sí, porque son caras, pero sobre todo con piecescitas más pequeñas nos estamos encontrando con plazos de dos, tres o cuatro meses para que nos las traigan”, detalla Marcos Castro, propietario de Movigal, local dedicado a la reparación en Santiago.

“Es una auténtica locura y, en tema de ventas, el problema es que las grandes superficies, como Amazon, Mediamarkt y demás, están haciendo muchísima presión para comprar todo lo que llega aquí a España, porque tienen más poder que nosotros, y nos están dejando desabastecidos a los demás”, reivindica este comerciante.

Para él, la cosa no ha hecho más que empezar, e “irá a peor”. Algo que se hace palpable visitando algunas tiendas de Mediamarkt, donde las zonas delimitadas para ciertos productos se ven rellenadas en parte con otros ante la falta de stock.

Y, por otro lado, para las empresas de reparación también es complicado encontrar piezas de hace unos años. “Las fábricas de China solo quieren fabricar chips de los nuevos, hay muy poquitas fábricas de hace un año o dos, y la mayoría de la electrónica que se repara y que se está montando, incluye chips que se deben hacer en fábricas que no son punteras, que ya tienen unos añitos, y no están dispuestos a ponerlas en marcha, por el miedo a que esto sea puntual y luego deban volver a cerrar”, reflexiona Marcos.

Asimismo, para el propietario de Movigal, también supone “una tensión y ansiedad” constante el tener que explicar a los clientes todo el tema de la falta de stock y, como consecuencia, de la subida del precio de las piezas. “Yo cambiaba una pantalla de iPhone 7 hace poco por 60 euros y ahora ya vamos por los 90”, indica. Para él está siendo muy duro el recibir a clientes de toda la vida “y ver que no los puedes atender en lo que necesitan, quedando mal sin tener culpa ninguna”.

en el mundo de la tecnología
El Covid ha hecho a los clientes más impacientes

··· “Antes le dabas a un cliente un plazo de reparación de dos o tres días y nunca había ningún problema, pero ahora si les das un plazo de 24 horas ya no te dejan el móvil a reparar”, aseguran desde Movigal, indicando que, “normalmente, o tienes la pieza en el momento y se lo haces en una o dos horas o van al Mediamarkt y se compran uno nuevo”. Consideran que esta dependencia “total” de la electrónica se ha acrecentado a raíz de la pandemia, pues la gente necesita estar conectada en todo momento.

··· Lo mismo sucede en el tema de la venta de equipos. “Si viene un cliente por un modelo concreto y no lo tenemos ya le digo que no hay ‘stock’, porque tampoco sabemos ni podemos garantizar la fecha de entrada de los productos”, dicen desde Beep Santiago, no pudiendo dar una estimación al cliente.

10 nov 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito