Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 febrero 2021
23:55
h
ENTREVISTA
José Manuel Pose y Mercedes Gallas. Directores del Curso de Odontología Digital de la USC

“Si no eres excelente, la odontología digital no va a mejorar tu calidad”

La Universidade de Santiago es la primera pública española en ofrecer el título propio de ‘Especialista en odontología digital integral’, un curso dirigido por los doctores Mercedes Gallas
y José Manuel Pose, y en el que participa todo el profesorado de la Unidad Docente de Odontología Digital Integral e Innovación Tecnológica, tutores clínicos y docentes nacionales e internacionales.

Doctora Gallas, ¿la odontología digital es el futuro o ya es el presente?

La odontología digital es el presente. Fue un futuro hace 15 años. Es la vanguardia tecnológica. Y aunque algunos odontólogos llevan dedicados a esto ya una década, la formación reglada no había existido en la universidad española pública hasta ahora. El departamento de Cirugía y Especialidades Médico-Quirúrgicas oferta dentro de la USC el título propio de Especialista en odontología digital integral por primera vez. Además, es la primera universidad pública española que tiene un curso de formación especializada de estas características.

Imagino que esto no ha sido fácil de conseguir. Supongo que habrá habido muchos esfuerzos...

Sí y no. Como equipo creemos que no hay cosas difíciles, y si las hay es porque no se intentan. Nosotros ya teníamos una experiencia en digitalización desde hace años, habíamos hecho cursos de formación privados de casas comerciales, de odontólogos y universidades extranjeras, que los ofertaban y los hacías en fines de semana. Pero el nuestro es un título propio con 6 módulos presenciales y varias group tutorials para formarse específicamente en el ámbito de la odontología digital, que no es solo planificación quirúrgica, sino también tratamientos de ortodoncia y diseño de sonrisa.

¿Hubo mucha demanda?

Muy amplia. Duplicaba la oferta de plazas. Y debido a todo lo que está ocurriendo, con la pandemia, tenemos 20 alumnos matriculados.

Quien no se suba al tren de la odontología digital, ¿se queda en el pasado?

Sí, claramente. El tren de la alta tecnología en odontología digital salió hace años, ahora tienes que subirte a uno de sus vagones. No quiere decir que todo tenga que ser digital, pero hay partes de nuestros procesos operativos que pueden ser digitalizadas.

Ya es posible diseñar nuestra sonrisa y ver en una pantalla cómo va a quedar, podemos personalizarla, ¿verdad, doctora?

Puedes ver el resultado final antes de empezar. Hasta ahora se hacía con un book de casos clínicos, pero ahora de forma virtual podemos diseñar una sonrisa, planificar un tratamiento rehabilitador oral completo.

Y es que hasta ahora los tratamientos estaban basados en la confianza que el paciente ponía en el profesional que lo atendía, en su prestigio. Y va a seguir haciéndolo porque cuando tú tienes una marca personal , tu reputación te avala.

A mí me gustaría hacer constar la máxima de Bill Gates: “La primera regla de cualquier tecnología es que la automatización aplicada a una operación eficiente aumentará la eficiencia. El segundo es que la automatización aplicada a una operación ineficiente aumentará la ineficiencia”. Con lo cual, si no tienes una excelencia clínica, esta no se suple con la digitalización de procesos y no va a mejorar tu calidad.

(Aquí entra el codirector del curso, el doctor José Manuel Pose, que apunta un dato muy interesante):

“Si los niños manejan una Play y tu casa es digital, ¿cómo la odontología no va a serlo? Por eso hay que estar formado porque tú le vas a dar unas expectativas al paciente.

También el usuario tiene a su disposición una ortodoncia invisible, un alternativa maravillosa para muchos que no quieren que se les vean los brackets.

Es cierto que la ortodoncia se ha aceptado mucho socialmente en niños y adultos (hombres y mujeres). No hay un límite de edad. Pero aún así hay un sector de pacientes que se muestra reacio a estos tratamientos, porque sí es cierto que son un poco incómodos.

La odontología digital mejora el proceso de toma de impresiones, la toma de medidas.

La que se hace con una pasta, ¿no?

Exacto.

Todo son ventajas.

Sí, tanto para el paciente (que evita las desagradables náuseas) como para el profesional, porque para nosotros los procesos se nos hacen mucho más eficaces, mucho más exactos y precisos.

¿Y si hablamos de los implantes...?

La planificación quirúrgica en 3D ya llevábamos haciéndola más tiempo, hace casi dos décadas. Pero ahora nos permite hacer la planificación de la inserción de los tornillos en los huesos maxilares y al mismo tiempo, en el mismo proceso, planificar la restauración o la prótesis final.

Entonces, mejora lo que ya teníamos. Y cuando vamos a hacer una rehabilitación completa, con estética dental, el paciente puede ver en su propia cara cómo va a quedar, porque le hacemos un escáner facial.

Con todo esto, ¿ España es un referente mundial en odontología digital?

Claramente sí.

¿Cambiar los procesos de una clínca es complicado?

A ver, todo lo que significa salir de tu zona de confort es complicado, pero no imposible. ¿Qué ocurre? Que esto no es algo que solo atañe al odontólogo titulado. Todo su equipo tiene que ser digitalizado, tiene que tener formación digital.

Nosotros hemos tenido la suerte de coincidir en una materia –Clínica odontológica integrada del adulto– profesores y profesionales del ámbito privado, que ceden parte de su tiempo a la USC... y que tienen una visión más moderna de la odontología. Esto ha permitido que se fraguase este proyecto docente.

Constituimos un grupo de personas apasionadas, con formación digital, y además un poco frikis tecnológicos –tengo que reconocerlo–, y esto es un caldo de cultivo idóneo para fraguar proyectos de este tipo. Y es que solo puedes llevar a cabo un proyecto si tienes un equipo donde todos están a lo mismo.

Un referente

Bien posicionada. La Facultad de Medicina y Odontología de la USC es un referente. De hecho, “somos la única Facultad de Odontología de la comunidad; además, estamos muy bien posicionados en los ‘rankings’ de investigación, –somos terceros en la universidad española, detrás de Granada y la Complutense de Madrid–. Con lo cual, esto es una transferencia de conocimiento de la universidad a la sociedad”, apunta Gallas.

Y aunque existe la atención clínica a pacientes en la facultad, “de momento no podemos ofrecer los servicios de los que hemos hablado en la entrevista porque esta pandemia nos ha coartado esa posibilidad, pero sí podríamos hacerlo. En mi caso, desde la asignatura que coordino y de la que soy profesora titular, Planificación y gestión de clínica odontológica, que es una materia que no existe en todas las universidades españolas, pero que es muy importante en las norteamericanas, sudamericanas y algunas centroeuropeas”.

27 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
USC
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.