Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 11 mayo 2021
02:02
h
La red de balcones ubicados en el Cañón del Sil acaban de ser distinguidos con la “Q” de calidad por el ICTE como espacio público singular// Son una decena y en los últimos años se han convertido en referente de visitantes TEXTO Ángel Arnáiz

Sober presume de los mejores miradores en la Ribeira Sacra

Si muchos ayuntamientos de Galicia se disputan el honor de tener en su territorio los mejores bancos con vistas para disfrutar del paisaje que se divisa desde ellos, en la Ribeira Sacra, el concello lucense de Sober, puede presumir, con todo merecimiento, de contar con la mejor red de miradores para gozar del espectacular paisaje del Cañón del Sil.

Y es que los miradores soberinos acaban de lograr la distinción “Q” de calidad turística. La propuesta de este ayntamiento fue la única de Ribeira Sacra, en este terreno, que aceptó el Instituto para la Calidad Turística de España (ICTE), organismo que otorga este sello de calidad.

Tan solo cinco espacios públicos cuentan con esta distinción en el conjunto de España. Los otros cuatro están también en suelo gallego, pero este es el primero que logra la Ribeira Sacra. De esa reducida lista de espacios selectos, la de Sober es la única red de miradores.

UNA DECENA. En este ayuntamiento, la tierra del afamado vino de Amandi que, según la leyenda, llegaba a la mesa de los patricios romanos, esa singular red pública de balcones-miradores repartida por el Cañon del Sil y su afluente el río Cabe asciende a una decena. La cifra de la perfección.

En esa lista figuran, en la parroquia de Doade, los de Pena do Castelo y Souto Chao; en la paroquia de Bolmente, Cividade y Boqueiriño; en Amadi, Os Chelos; en Pinol se localiza el de Cadeiras; el de Os Chancís se encuentra en San Martiño de Anllo y el de Xabrega y Pena do Conde, en la parroquia de Santo Estevo de Anllo; cierra la nómina el de Santiorxo.

Los inicios de esta red, según explicó el alcalde de Sober, Luis Fernández Guitián, se remontan a 1980. Con el paso del tiempo, ha ido aumentando y sumando nuevas ventanas al paisaje, así como ha sido objeto de mejoras en su estética, su entorno y en los accesos.

De cada uno de ellos se puede decir que tiene su particular encanto y un punto de vista único desde el que se divisan impresionantes vistas del Sil en sus discurrir encañonado por estastierras del sur lucense, fronterizas con la provincia de Ourense.

A la hora de hablar de preferencias, todo es cuestión de gustos, pero para una gran mayoría de visitantes, sin duda alguna, los más espectaculares son los de Pena do Castelo, Cividade, diseñado por la reconocida arquitecta Isabel Aguirre, y el de Santiorxo.

Según la información facilitada por el Ayuntamiento de Sober, los primeros pasos para conseguir esa distinción los dio la agencia pública de Turismo de Galicia a principios de este año 2020 con la firma de un acuerdo con el ICTE que tenía como finalidad implantar la “Q” de calidad en espacios públicos singulares de Ribeira y las Rías Baixas, a modo de áreas piloto.

De este modo, los responsables de Turismo de Galicia contactaron con los concellos para solicitar que les remitiesen sus propuestas para hacer una selección de las mejores y tramitarla ante el citado instituto estatal. En la Ribeira Sacra, finalmente, solo el municipio soberino logró este sello de calidad.

PLAN DE MEJORA. El organismo local soberino, que preside Luis Fernández Guitián, a raíz de esta distinción, anunció un proyecto para potenciar esta selecta red de miradores, que en el mapa municipal conforman un itinerario turístico que se ha convertido en todo un referente y que atrae a un buen número de visitantes deseosos de disfrutar de esos impresionantes paisajes, de viñedos escalonados, que se divisan desde esas balconadas.

Entre las medidas que se llevarán adelante figuran la homogeneización de la señalización, el acondicionamiento de zonas de aparcamiento señalizadas para facilitar las visitas, la elaboración de una publicación específica de la red de miradores y la programación de actividades en el entorno de esos balcones al Sil con el fin de dinamizar esos espacios.

El regidor de Sober valoró de manera muy positiva el distintivo conseguido y consideró que, en gran medida, “reconoce el esfuerzo realizado a lo largo de los últimos años para mejorar, ampliar y poner en valor este conjunto de miradores ubicados en un espacio natural único como es la Ribeira Sacra”, afirmó. Un espacio que aspira a ser reconocido como Patrimonio Mundial, precisamente por ese paisaje de de viñedos en bancales, conformado desde la época Medieval. al amparo de las órdenes monacales que aquí se asentaron.

UN CLUB SELECTO. Los distintivos “Q” fueron creados por el Instituto de Calidad Turística Española allá por 1997. Desde entonse se han convertido en una certificación de calidad referente en el mundo del turismo nacional.

Desde su arranque el ICTE ha concedido estas certificaciones a cerca de 1.500 empresas y organismos públicos por toda la geografía española. La categoría de espacio público singular es la de más reciente creación y tiene tan solo cinco reconocimientos, todos ellos en el mapa de la comunidad gallega.

Además de la red de miradores soberina, los otros cuatro espacios con singularidad y galardonados con la “Q” de calidad que atesora Galicia se corresponden con el conjunto formado por la carballeira y jardín botánico de Caldas de Reis, la fortaleza de Salvaterra do Miño, el parque infantil Aldea de los Grobits, en la isla de A Toxa, en O Grove y el pazo de Mos, todos ellos en la provincia de Pontevedra.

28 dic 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.