Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 16 enero 2022
17:54
h

SOS industrial y forestal gallego por el impacto de la transición ecológica

Feijóo traslada a la vicepresidenta Ribera la oportunidad que suponen la fábrica de fibras textiles y el centro de economía circular // Las electrointensivas, eólica marina y terrestre, Alcoa y Ence, los retos

Muchos son los frentes que tiene abiertos la transición energética en Galicia. Ni uno sólo quiso dejar de lado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en su almuerzo de trabajo en Compostela con la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. Con la situación de Alcoa, Ence o las electrointensivas por la carísima luz en mente, transmitió el mandatario gallego la oportunidad que suponen la fábrica de fibras textiles y el centro de economía circular, que optan a los fondos europeos Next Generation, y pueden ser referentes en el salto adelante de España tanto en materia industrial y cambio de modelo energético.

“Acordamos seguir evaluando ambos proyectos, muy interesantes para los planteamientos medioambientales del Gobierno central”, dijo tras la reunión Feijóo, recordando que la fábrica de fibras textiles es clave para seguir aprovechando toda la capacidad forestal gallega. Adicionalmente, el proyecto de economía circular permitiría tratar 7.000 toneladas de purín, procedente sobre todo del ganado vacuno.

También se le reclamó a Ribera la necesidad de un acuerdo global para desarrollar la industria eólica marina y terrestre en la comunidad. “Creo que es imprescindible hacerlo porque España y Galicia precisan más energía verde”, dijo, incidiendo en la importancia de que el Gobierno central se incorpore al Observatorio de eólica marina a nivel gallego que integra a la industria, al sector pesquero y a la Administración autonómica. En cuanto a la terrestre, recordó Feijóo que Galicia cuenta con un plan sectorial que indica donde se pueden desarrollar los parques.

Asimismo, el titular de la Xunta expresó nuevamente la preocupación por el impacto que el encarecimiento de la energía tiene en la industria electrointensiva e hiperelectrointensiva en Galicia y, a tal efecto, avanzó la decisión de la Xunta de introducir un artículo en la Ley de áreas empresariales para que las empresas que construyan parques eólicos en la comunidad y destinen el 50 % de la energía que produzcan a la industria a través de contratos de precio fijo de la energía (PPA) tengan prioridad en la tramitación. En esta misma línea, Feijóo hizo hincapié en el “enorme riesgo industrial” que supone para el país el apagado de las cubas de Alcoa. “No podemos quedar sin la única planta de aluminio primario de España”, sentenció, además de recalcar la urgencia de activar las cubas sin esperar a 2024 y en la disposición del Ejecutivo gallego para la firma de PPAs.

“Y no podemos quedarnos tampoco sin industria pastera”, añadió, refiriéndose a Ence y a la posibilidad de adscribir la factoría a los terrenos de la Autoridad Portuaria de Marín, alqo por lo que el Ministerio parece no estar por la labor. Sobre las ayudas a proyectos en las zonas de transición justa (5 en Cerceda y 14 en As Pontes), el titular de la Xunta instó al Gobierno a permitir que las comunidades participen en el diseño de las iniciativas, para garantizar la mayor eficiencia en el empleo de los fondos públicos.

Ribera, por su parte, no vio por qué no se podría adelantar la reactivación de Alcoa, además de reivindicar la “oportunidad” para Galicia de unas energías renovables con “respeto al territorio”. Lo hizo también en una reunión que mantuvo con empresas del sector asentadas en la comunidad en un encuentro en la Delegación del Gobierno en Galicia junto a José Miñones, donde cifró en 195 las propuestas a las distintas Manifestaciones de Interés lanzadas por el Ministerio, con proyectos vinculados a una inversión superior a 23.500 millones. Entre ellos varios de hidrógeno renovable.

Después visitó Culleredo para la presentación de las obras de dragado en la ría de O Burgo, donde se acercó a un grupo de personas movilizadas en rechazo a los macroparques eólicos, asegurando que entiende su preocupación, pero también que estas instalaciones no se harán si no cumplen las normas. Ribera también se reunió con el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, quien le instó a que los Fondos de Transición palíen los efectos de la descarbonización, y se habló de limitar la afectación de la ley de costas a conserveras.

reclamación del cantábrico noroeste
Energía frente a Pesca

··· Desde el sector pesquero del Cantábrico Noroeste firmantes del Manifiesto de Burela, cuyo portavoz en la comunidad gallega es Torcuato Teixeira, reclamaron una reunión urgente con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, para plantearle su posición contra una eólica marina que pueda afectar a su actividad y al medio acuático. Tras ser consultada por el temor de la gente ligada a la pesca, Ribera rechazó el “temor” a los parques de aerogeneradores en el mar, y apeló a hablar con los “actores” implicados, entre ellos las cofradías. Tras la petición de esta plataforma de una mesa de diálogo, la también vicepresidenta tercera del Gobierno incidió en la exposición pública de los planes de ordenación de los espacios marinos, de los que se están analizando las alegaciones. Su apuesta es por la eólica flotante: “No son estructuras fijas, se podrán desplazar”.

14 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito