El Correo Gallego

Galicia » Sucesos - Tribunales

cuatro lesionados

Pánico y cuatro lesionados en un vuelo entre El Prat y Santiago

Una turbulencia muy fuerte provocó que un avión de la compañía Vueling descendiera en sólo un minuto más de 1.200 metros de altitud // El vaivén cogió a todos por sorpresa y hubo varios heridos // Algunos fueron golpeados por el carrito del cátering

M. SOBRINO/S.FORMOSO • SANTIAGO   | 29.05.2006 
A- A+

Un avión Airbus 320 de la compañía española Vueling sufrió ayer un percance cuando cubría la ruta de Barcelona a Santiago. Como consecuencia, tres pasajeros resultaron con contusiones y un cuarto tuvo que ser atendido por una crisis de ansiedad.

"Salimos del aeropuerto de El Prat a las 14.15 horas, y cuando llevábamos unos treinta minutos de viaje, el avión empezó a balancearse de una manera muy brusca", comenta uno de los testigos.

"Fue algo exagerado. He volado muchas veces, pero nunca me había ocurrido algo así. La sensación de que la aeronave estaba descontrolada fue total. Los pasajeros nos asustamos mucho", aseguran los afectados.

Xosé Alberto, uno de ellos, comenta también que "delante de mí viajaba una chica. La tripulación no había avisado de nada, así que íbamos sin el cinturón de seguridad, y esta joven se había puesto de pie para coger algo. Al producirse ese movimiento tan brusco, se golpeó contra los asientos del otro pasillo y se hizo mucho daño".

Cayeron 4.000 pies de golpe

Vueling explicó que el avión sufrió unas turbulencias muy severas denominada en el argot CAT (Clear Air Turbulence). "Son fenómenos muy extraños. Ocurren normalmente por fuertes corrientes de aire, pero los científicos las están investigando porque no se conoce qué fenómenos las producen", manifiestan en la compañía.

Ayer el día estaba completamente despejado. No había ni una sola nube, "y el radar que capta las turbulencias no detectó nada", aseguran. Pero el avión "descendió cuatro mil pies" de repente, reconocen los propias fuentes de Vueling. Es decir, unos 1.200 metros de altitud.

"No puedo decir cuánto tiempo duró, porque en esas circunstancias nos pareció eterno, pero fue cuestión de algo más de un minuto", comenta Rafael, otro de los viajeros.

La tripulación de la aeronave estaba, en ese momento, repartiendo las bebidas, así que el carrito se quedó sin control y éste fue el motivo de que otras dos personas sufriesen diversas contusiones.

Superado el percance, el viaje continuó con absoluta normalidad y este vuelo, con la clave VY1190, aterrizó a su hora (15.50 horas) en Lavacolla con sus 144 pasajeros.

Dos días de espera para volver a casa

Más de veinte personas que estaban de vacaciones en Las Palmas de Gran Canaria tuvieron que esperar casi dos días para volver a la capital gallega. El motivo de tal retraso fueron los cambios de última hora por parte del vuelo de Air Europa.

Uno de los afectados explicó que habían contratado, en principio, "un vuelo directo a Compostela". Sin embargo, la compañía les informó de que esa ruta se había cancelado y que tendrían que coger otro vuelo, que hacía escala en Madrid".

El plan era salir ayer, a las 19.30 horas, de la terminal canaria y enlazar con el avión que despegaría de Madrid a las 00.15 horas. Inesperadamente, el vuelo que salía de las islas se retrasó cuatro horas, según los viajeros, con lo que les fue imposible llegar a tiempo a la capital. Así, las más de 20 personas pasaron la noche en Madrid y hoy tendrán que esperar a que los recoloquen en otras naves para llegar a Santiago.