Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 04 agosto 2020
19:39
h

Sus exseñorías tienen vida más allá del escaño en la Cámara

La Asociación de ExParlamentarios de la Cámara de Galicia pone en valor la institución con un calendario de charlas en institutos y universidades

De golpe y porrazo y en más ocasiones de las que desearían de forma inesperada sus señorías pasan a la condición de ex y tienen que retomar la cotidianidad de su vida anterior a la etapa parlamentaria.

En las pasadas elecciones gallegas del 12 de julio los casos más sorpresivos fueron los vinculados al grupo Común da Esquerda que de catorce escaños en el Pazo do Hórreo se quedaron sin ninguno, ya que ni siquiera Eva Solla, la cabeza de cartel por Pontevedra y que había sido vicepresidenta segunda de la Mesa de Parlamento en la anterior legislatura, logró acta en el hemiciclo.

Pero los exdiputados tienen a su disposición desde hace aproximandamente una década una asociación en la que compartir experiencias y desarrollar una actividad “reconstituyente” a través de una calendario de unas 60 charlas anuales en institutos y universidades en las que vuelven a tener “un auditorio”.

Así lo destaca el exdiputado popular y presidente de la asociación Jesús María Fernández Rosende, que destaca la importancia de estas actividades para “defender la institución y las virtudes de la clase política” con un mensaje constructivo.

Despojados del “armazón de guerreros de la primera línea política”, Rosende mantiene que hay “un antes y un después” y en esta nueva faceta de exparlamentario el “ambiente es magnífico”. “Lo ideal sería exportar este clima de construcción y no de destrucción al Parlamento”, abunda, aunque es consciente de la dificultad debido a que en la primera línea la confrontación es el elemento que prima.

En igual sentido se manifiesta el socialista Ismael Rego, que destaca que desde la primera legislatura de la democracia los dirigentes gallegos siempre tuvieron el lógico interés en defender sus posiciones políticas “pero tamén interés en protexer a institución” porque sabían del escaso apoyo social con que contaba. “Nese labor de facer que as institucións gocen de certo arraigo social” es en lo que hace hincapié del trabajo de la asociación que anualmente llega con sus charlas a alrededor de 5.000 estudiantes.

Pasar de una actividad “moi absorbente” a un ambiente “máis pausado e de serenidade” genera en los exdiputados vivencias encontradas. Algunos como el propio Rego reconocen que adaptarse a la nueva vida le resultó “complicado os seis primeiros meses. Pasar de moita actividade a nada chegoulle ben”, reconoce con naturalidad, aunque ahora se muestra encantado de disfrutar de su jubilación en condiciones personales óptimas.

En el extremo opuesto se manifiesta el nacionalista Alberte Xullo Rodríguez Feixóo. “Hai vida despois do Parlamento”, sostiene. “No meu caso volvín á actividade profesional sen ningún problema”, abunda. “Asúmese con absoluta normalidade”, enfatiza también el rupturista Juan Fajardo.

Feixóo destaca la actividad “sixilosa” de la asociación entre el estudiantado, en la que los exparlamentarios en grupos de tres “facemos o que podemos” para llevar a las aulas el caudal de experiencia acumulado.

partidismo al margen Fajardo, que al igual que Rosende, Rego y Feixóo forma parte de los órganos de dirección de la asociación, incide en que en esta nueva fase los temas partidistas “quedan á marxe” y de lo que se trata es de poner en valor el trabajo del Parlamento, dignificar la labor de la institución “e defender a necesidade da participación política”.

Los cuatro concluyen que uno de los aspectos más interesantes de sus charlas radica en las preguntas que les formulan los estudiantes, que aportan la frescura de las inquietudes de la sociedad y dan la dimensión de la relación entre los ciudadanos y las instituciones.

Fajardo, a título individual, opina que sería interesante abrir un debate sobre la complicación que tiene para los diputados de izquierdas la vuelta al mercado laboral. “Se es un traballador nunha empresa privada o retorno á vida civil é difícil. Deberiase arbitrar un mecanismo para tratar de que o retorno sexa máis fácil, senón só poderán adicarse a política funcionarios ou empresarios”.

02 ago 2020 / 02:35
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito