Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 20 octubre 2020
01:23
h

Temor en los colegios, con 518 contagios, ante la llegada del frío

El curso está a punto de cumplir un mes y con él también se cumple un mes de la experiencia de equipos directivos, la comunidad educativa y la administración en la gestión del día a día de la pandemia, los positivos, los brotes y los refuerzos necesarios para atender los problemas derivados de una situación hasta ahora inédita en la sociedad gallega.

La incidencia del covid-19 en centros e institutos dista de estar fuera de control, aunque los profesionales educativos temen la evolución de esta segunda ola por la necesidad tanto de agilizar la identificación de casos, la comunicación y la aplicación de las medidas como de atajar las desigualdades provocadas por la brecha digital y la falta de conectividad, una de las principales carencias a la hora de afrontar la enseñanza telemática y un hipotético retorno al confinamiento.

El número de positivos hasta este sábado era de 518, junto con 24 aulas y una escuela infantil cerradas, la María Ana de Celanova, el segundo centro clausurado por la pandemia desde el arranque de la actividad junto al Calassancio de Pontevedra. El foco principal de los contagios se sitúa, precisamente, en el área de Ourense, con más de un tercio de los positivos (182). Un balance que la propia Consellería de Educación valora tanto por “las escasas incidencias” registradas como por la “eficacia” de las medidas de adaptación acometidas en las instalaciones educativas.

Según señaló a Europa Press Francisco Lires, de la Federación de Directores de Centros Públicos, de momento “no hay muchos brotes” en el sistema, salvo en el caso de los puntos más poblados, aunque admite que los equipos están “cargados” tras un inicio de curso estresante y un trabajo constante de adaptación de las escuelas que se prolongó “desde el verano” e incluso reformulado en varias ocasiones.

La sensación es similar en secundaria. Isabel Ruso, de la Asociación de Directores de Institutos de Galicia, atribuye la situación a que la comunidad escolar “está siendo muy prudente”, pero recuerda que todavía no se ha producido ninguna oleada “muy fuerte”.

DISTINCIÓN DE SÍNTOMAS. Es por ello que los equipos directivos temen la llegada de la época de frío, tanto por los problemas que se puedan dar con la ventilación de espacios y de aulas, como por la identificación de casos sospechosos debido a la amplitud de los síntomas del covid-19.

“Esperemos llegar a un punto en que funcione de forma automática y que permita que los casos se identifiquen más rápidamente y se tomen las medidas sanitarias necesarias”, insiste Ruso.

FALTA DE PREPARACIÓN. Junto a la detección de síntomas, otra de las tareas pendientes se encuentra en la preparación para la semipresencialidad y la enseñanza telemática ante un hipotético regreso al confinamiento, y para garantizar la atención y el acceso a los contenidos a los alumnos que se encuentren guardando cuarentenas por el covid-19. “Nos queda mucho. Los centros no están preparados”, reconoce Francisco Lires, puesto que si bien se pusieron a punto las aulas virtuales, todavía existe un déficit de conectividad entre las familias.

UNA INVERSIÓN IMPORTANTE. Por su parte, Educación insiste en su apuesta por la presencialidad “hasta el máximo posible”, razón por la que optaron por una modalidad semipresencial “en casos muy puntuales”, en etapas de educación no obligatoria como el bachillerato, sin renunciar a lograr “por todas las vías posibles” que esta situación sea “absolutamente residual”.

NUEVOS CENTROS CON CASOS. Este sábado se sumaban al listado de centros con contagios una treintena de colegios: cuatro en Ourense, cuatro en A Coruña, dos en Ferrol, seis en Santiago, dos en Lugo, dos en Pontevedra y diez en Vigo.

18 oct 2020 / 00:40
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito