Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 02 febrero 2023
18:05
h
sector del transporte. Aunque las medidas del Gobierno dicen que la subida del combustible debe repercutir sobre los cargadores, la volatilidad de precios hace imposible a los camioneros fijar unas tarifas a corto-medio plazo TEXTO Á. Precedo

“Tengo que mirar cada día si me compensa repostar hoy o esperar”

“Yo en mi vida tuve que andar mirando todos los días los precios del combustible a ver si me compensa repostar el camión hoy o esperar a mañana”, asegura Lucía Loureiro, vicepresidenta de la Asociación Coruñesa de Transportes Discrecionales y Especiales (Acotrades), que lleva más de 24 años en el sector y no recuerda haber pasado por algo similar, ni siquiera en las peores crisis, porque “antes había crisis económicas que afectaban quizá a la falta de trabajadores, pero no a todo, como ahora”.

“Estamos fatal y cada día lo llevamos peor, porque vemos que no deja de subir y que la ayuda de los 20 céntimos del Gobierno ya se la comieron las petroleras”, explica esta transportista. Aunque en el decreto aprobado en diciembre y entrado en vigor en marzo sobre el sector del transporte se establecía que la subida de precios del combustible debía repercutirse sobre los cargadores, no sobre los camioneros, la realidad a día de hoy es que no en todos los casos es así.

“Puedes repercutir el precio del combustible sobre el cliente cuando tienes clientes fijos, con unas tarifas que vas ajustando, pero cuando se trabaja con otras empresas de transporte ya no es posible, porque tú contratas el viaje de hoy y eso claro, es inasumible”, pone de ejemplo. Además, el cambio “es tan brusco” que “somos el único sector que nunca sabemos a qué precio cobrar nuestros servicios, porque yo mañana no sé a qué precio va a estar el gasoil como para saber que tarifa ponerle a la cargadora”.

En la misma línea, el presidente de la Asociación de Empresarios de Transportes Discrecionales de Mercancías de Pontevedra (Asetranspo), Ramón Alonso Fernández, cuenta a EL CORREO que “parece que todo quiere ir encima del transportista, y el que se deje, lo va a pasar muy mal”. Considera que las subidas son ya “insostenibles”. Y explica que “un conductor puede andar sobre 600 kilómetros al día, porque no da el tiempo para más, consume sobre 240 litros, y eso son muchos euros”. El cálculo actual saldría a unos 480 euros. “Frente a esto solo cabe hacer cumplir la norma que nos concedió el Gobierno”, demanda Fernández, que también reconoce que, de no hacerlo, “al final los que van a pagar son siempre los mismos: los consumidores” de los productos que transportan los camioneros, es decir, de prácticamente todos los productos que cada día llegan a las tiendas y a nuestras casas.

Para José Javier Limia, expresidente de la Asociación de Transportistas del Parking de Verín (Atraparve), la única solución a todo esto es “que los cargadores y los camioneros vayamos todos a una y exijamos al Gobierno que se haga algo con las petroleras, porque tampoco todo es culpa del Ministerio”. No se muestra confiado en que las bonificaciones al combustible puedan subir de los 20 céntimos y “renovando cada tres meses las tarifas a los cargadores ya pierdes muchísimo, pero no puedes renovárselas cada semana, porque no te lo aceptan”.

SE encarecen LOS REPUESTOS. Para la vicepresidenta de Acotrades, además, la problemática para el sector va un paso más allá, y no solo pasa por la subida del combustible, sino también por el coste de las reparaciones y de los propios camiones. “Cambié hace poco las ruedas y fueron 100 euros más, y menos mal que solo eran dos, porque el camión lleva doce, así que el día que me toque cambiar las de tracción, que son cuatro juntas, ya serán 400 euros más de lo que pagaba hace un año así porque sí”, reflexiona Loureiro. Y asegura que también faltan camiones como tal: “la crisis de suministros está dilatando los tiempos de entrega entre seis meses y un año, yo pedí un camión en junio del año pasado, me tenía que llegar en mayo y la última noticia que tengo es que hasta agosto nada”.

sector pesquero
¿Adiós a la rentabilidad de la flota?

··· La conselleira do Mar, Rosa Quintana, manifestó este lunes que “suprimir las bonificaciones de combustible supondría acabar con la rentabilidad de la flota”. Explicó que antes de acabar con las subvenciones al gasoil de veinte céntimos por litro para los barcos de pesca “primero hay que hacer estudios para saber qué otro combustible es posible utilizar”.

··· Se prevé que la Organización Mundial del Comercio (OMC) elimine los subsidios fiscales al gasóleo pesquero próximamente, de ahí la necesidad de “justificar” la problemática que esto acarrearía.

··· Quintana recordó que, actualmente, los buques que hagan suministro en España se pueden acoger también a la bonificación de los 20 céntimos por litro “independientemente de su bandera”. Sin embargo, criticó que los barcos españoles que reposten, “aunque sean empresas españolas las que suministren, si están ubicadas en otro país, no se pueden acoger a esa subvención” del Gobierno.

08 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.