Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 30 septiembre 2020
02:26
h

Todavía activos 7 incendios en la provincia de Ourense

Estabilizados los de Cualedro, con algo más de 1.300 hectáreas arrasadas, y extinguidos los de Laza, A Gudiña y Ribas de Sil

En este mes de septiembre negro por culpa del fuego, la provincia de Ourense se configura un año más como la zona cero de los incendios forestales en el mapa gallego. Ayer, según la información de Medio Rural, las llamas continuaban activas y sin control en siete fuegos en la provincia de Ourense, aunque la citada consellería destacó en su último parte que las lumbres, entre las que se incluyen varias que rebasan el millar de hectáreas calcinadas, evolucionan de forma “favorable”.

Es el caso de los incendios que desde el pasado fin de semana han arrasado miles de hectáreas en Vilariño de Conso, Cualedro y Lobios, este último con afectación en el Parque Natural da Baixa Limia-Serra do Xurés. En estos tres municipios, el fuego ha devorado casi 5.500 hectáreas.

En total, según las últimas estimaciones ofrecidas por la Administración autonómica, los 16 incendios pendientes de extinguir en la provincia de Ourense han quemado ya más de 9.000 hectáreas.

De ellos, pese a su evolución próxima a la estabilización, nueve se mantienen activos. Los más grandes se ubican en la parroquia de Sabuguido, el concello de Vilariño de Conso (2.000 hectáreas desde la madrugada del domingo); en Río Caldo, ayuntamiento de Lobios, con otras 2.000 hectáreas afectadas desde la tarde del sábado.

También siguen activos los incendios de Chandrexa de Queixa (500 hectáreas), Manzaneda (hay dos, uno declarado el lunes en Cernado con 450 hectáreas afectadas y otro en Paradela de 400 hectáreas), A Mezquita (450 hectáreas en Cadavós), Rairiz de Veiga (de 300 hectáreas en Sabariz) y, por último, en Montederramo, con 30 hectáreas quemadas en Gabín.

ESTABILIZADOS Y CONTROLADOS. Por su parte, otros cuatro fuegos forestales están estabilizados: uno en Vilar de Barrio con 700 hectáreas quemadas en la parroquia de Rebordechau, otro en Muíños, donde las llamas han consumido 11 hectáreas en la parroquia de Requiás, dentro del Parque Natural da Baixa Limia-Serra do Xurés y dos más en Cualedro, en la parroquia de Montes, con unas 1.300 hectáreas arrasadas.

Bajo control se encuentran los incendios de Vilar de Cervo, en Vilardevós, que afecta a 296 hectáreas y el de A Pobra de Trives ((50 hectáreas en Pena Petada).

Se han logrado extinguir los de A Gudiña (declarado el martes en Pentes con 150 hectáreas de superficie afectada), el de Laza (60 hectáreas en la parroquia de Camba) y el de Ribas de Sil (Lugo) (60 hectáreas en Peites).

Si hasta finales de julio pasado la superficie arrasada por las llamas en toda Galicia era de 2.600 hectáreas, solo en los incendios activos de Vilariño de Conso, Cualedro y Lobios ya han ardido más del doble, rondando las 5.500.

RUEDA PREOCUPADO. El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, expresó su preocupación por la situación que se vive en Galicia a causa de los incendios forestales a aseguró, al igual que el titular de Medio Rural, José González, que un altísimo porcentaje de los fuegos forestales “son provocados”.

“Por desgracia, se repite todos los años. Vemos incendios cuando se anuncia que va a empezar el mal tiempo, parece que los incendiarios intentan aprovechar esos días en que se anuncia que va a llover; focos que empiezan de noche, que son siempre en zonas agrestes cuando no pueden utilizarse medios aéreos.”, subrayó.

El deber de la Administración, apuntó Rueda, “es intentar apagarlos cuando se producen, con los medios muy importantes que tiene la Xunta” y “con la colaboración de otras administraciones”. Lanzó también un mensaje para avisar a los incendiarios de que se hará “todo lo posible para que quien queme el monte tenga su castigo” tanto a nivel monetario como penal.

INVESTIGADA. De hecho, la Guardia Civil de Vilar de Barrio tomó declaración ayer en calidad de investigada por un delito de incendio forestal a una mujer, L.C.L., de 62 años de edad y vecina de Borrán en esta localidad ourensana, como presunta autora de un fuego forestal. Se registró en O Inxido, en la parroquia de Borrán, el pasado día 13, en el que resultaron afectadas 0,2 hectáreas de monte arbolado y 0,1 de monte raso.

El PSdeG-PSOE responabilizó a la Xunta y su “política de prevención inexistente” de los incendios que han calcinado ya más de 9.000 hectáreas en Ourense. “La vía de la extinción es muy importante, pero no podemos seguir en el año 2020 con las políticas del año 1992, advirtió el diputado Martín Seco.

17 sep 2020 / 00:22
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito