Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 07 mayo 2021
02:00
h

Turno para modernizar la vía ferroviaria a Lugo y la conexión con Portugal

Los plazos dictan que en 2023 la ciudad amurallada disfrutará de los nuevos trenes Avril que dispondrán de ancho variable

Mientras entre Ourense y Pedralba (Sanabria) continúan las pruebas para que la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria permita la entrada en servicio del último tramo de la línea de alta velocidad, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), mediante la licitación de proyectos y obras en las últimas fechas, está impulsando otras dos vías férreas gallegas, la de Ourense a Monforte y Lugo, y conexión hacia Portugal.

La adecuación de la línea desde la urbe de As Burgas hasta la ciudad de las Murallas pasando por Monforte de Lemos, para que circulen los futuros trenes de alta velocidad de rodadura desplazable no estará terminada hasta 2023. La clave se encuentra en la ejecución de las obras de construcción del nuevo túnel de Oural, ya licitadas por un máximo de 53,6 millones y que deben ser adjudicadas en esta primavera. Cuando finalice el contrato, la constructora tendrá 29 meses para concluirlo. Y antes recibirá las traviesas, en otro contrato ahora en licitación que no superará los 720.000 euros.

UNA OBRA IMPRESCINDIBLE. El actual túnel de 1883, salvo rebaje de la cota de la contrabóveda lo que conllevaría un necesario corte de circulación de trenes, difícilmente en su gálibo tiene espacio para una catenaria. Por ello, aunque también está en proceso de licitación, por una parte la electrificación a 25 kilovoltios alternos a 50 herzios entre Monforte y Lugo por 17,5 millones y un plazo de 18 meses, y por otra de la construcción de la subestación eléctrica de tracción de Oural y sus centros de autotransformación, por 15,2 millones y un plazo de 25 meses, todas las fechas conducen a 2023.

Una cuestión que ratifica la también reciente licitación del contrato para la mejora de las instalaciones de señalización y comunicaciones para el tramo, en el que la cuantía máxima ronda los 35,9 millones y tiene un plazo de ejecución de 24 meses. Y en ese tiempo se seguirán ejecutando las obras de la supresión de 36 pasos a nivel.

Por otra parte, concluido el plazo para la presentación de ofertas a las obras de ejecución del proyecto constructivo de renovación de vía de este tramo entre Monforte de Lemos y Lugo, por una cuantía máxima de 54,9 millones, la ejecución de estos trabajos durarán 21 meses. Para ello, desde el inicio de 2020 están formalizados los contratos para el suministro y transporte en 18 meses de unas 187.000 traviesas, y de algo más de 15,1 toneladas de carril de 60 kilos por metro, por importes respectivos de 12,56 millones y unos 14 millones, que no solo son para el tramo Monforte de Lemos a Lugo, que acapara algo más del 60% del material, sino también para el trazado desde Ourense hasta la estación monfortina.

Mientras se producen estas mejoras, los lucenses, monfortinos, y peregrinos que suben o bajan en la estación de Sarria tendrán que contentarse con los actuales S-730 del servicio Alvia para sus viajes en tren a Madrid.

El trayecto actual de Ourense a Lugo tiene una longitud aproximada de 117 km, y fuera de las actuaciones en marcha quedan otras dos importantes. Son las variantes Os Peares-Canabal (10,15 km) y Rubiá (12,7 km, a la que se añaden dos rectificaciones de vía en sus extremos que 13,8 y 12,4 km), que están desde septiembre de 2018 en la fase de redacción de su estudio informativo. Ambas supondrán un impulso definitivo a un proyecto que tiene el objetivo de acortar el trazado ferroviario entre Ourense y Lugo a 104,5 km en el futuro.

En tensión la catenaria entre Vigo y Oporto aunque por ahora tendrá voltajes distintos
Se unificará a 25 kv al cambiar de Redondela a Monforte a causa de la Red Transeuropea

El Adif también está impulsando una solución a la continuidad directa del Eje Atlántico ferroviario entre Pontevedra y Guillarei, donde la vía se bifurca hacia Portugal y Ourense. Lo hace mediante un by-pass en Redondela, y la electrificación del tramo antiguo de 7,8 km de Arcade a Redondela. Ahora que Infraestruturas de Portugal puso en tensión el pasado 20 de enero la catenaria de la línea férrea entre Viana do Castelo y Valença do Minho, ello completa la electrificación de la conexión internacional, a falta de pruebas técnicas. En el último 27 de julio se hiciera, por parte española, en el ramal de Tui a Guillarei de 5 km.

No obstante el voltaje de ambos países por ahora es distinto, con objeto de aprovechar el existente entre Vigo Guixar, Guillarei, Ourense hasta Monforte. Pero también se está comenzando con las actuaciones previas para su cambio de los 3.300 voltios continuos a los 25.000 alternos a 50 herzios, ya que esta última infraestructura compone el ramal gallego de la Red Transeuropea de Transporte junto al Eje Atlántico.

Por otra parte, como muy tarde, a inicios del próximo año se deben completar las obras entre Vigo y la frontera lusa consistente en la rehabilitación de puentes, trincheras, terraplenes, ampliación de las vías de apartado a 750 metros en As Gándaras para los trenes mercantes y lo mismo en la estación de Tui, así como el desguarnecido.

Esta mejora global es fundamental para agilizar las mercancías y posibilitar nuevos servicios de viajeros, en un Eje Atlántico más ampliado, desde A Coruña, Santiago o Pontevedra, invirtiendo la marcha en Vigo Guixar, hasta Oporto y quizá Lisboa.

31 ene 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.