Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 noviembre 2021
02:29
h

Un bebé nacido hoy vivirá 120 años y el sistema de pensiones debe adaptarse

El envejecimiento activo de la población es un paradigma que, hoy por hoy, ya no sirve. En el estado de bienestar actual, donde los 65 años para entrar a formar parte del colectivo de ancianos deberían redefinirse, tal y como advierten desde la Sociedad Española de Gerontología, ya no solo se trata de hacerse mayor con un estilo de vida activo, sino de hacerse mayor aportando valor a la sociedad, a través de la experiencia, y también del trabajo que, cada vez más, los mayores “pueden y quieren seguir desarrollando”, en palabras del alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo. Hoy por hoy, 65 años es ser ‘joven’, pues los 65 de hoy no son los del pasado.

En este sentido, se abren muchos frentes como sociedad que hay que tratar de afrontar y de debatir, algo en lo que coinciden todas las administraciones, para, cuanto antes, adoptar soluciones que permitan garantizar el buen nivel de vida de los mayores y el desarrollo de todas las generaciones venideras. Porque, cada vez, la esperanza de vida es mayor: un bebé nacido hoy en día vivirá unos 120 años de media, según datos del CSIC aportados por el propio presidente de la Xunta, lo que significa que la edad de jubilación fijada a los 65 no puede ser una norma inamovible, pues, de ser así, el sistema sería inviable, según coincidieron en destacar hoy políticos y expertos en la jornadas ‘Diálogos sobre el futuro del envejecimiento’ organizadas por Afundación en Santiago. El actual sistema de pensiones, recordaron, fue diseñado y pensado para una época en la que la edad media de vida, durante los años 40, apenas superaba los 50 años.

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo; la vicepresidenta segunda y Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz; el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo; el consejero principal de la dirección general de Agricultura y Medio Rural de la Comisión Europea, Diego Canga Fano, y el presidente de Afundación, Miguel Ángel Escotet, fueron los encargado de inaugurar este lunes los ‘Diálogos sobre el futuro del envejecimiento’. Todos coincidieron en que, para cambiar el actual sistema, es precisa la cooperación de todas las administraciones.

VALORAR A LOS QUE HAN HECHO MÁS. “Para todas las personas el objetivo fundamental es vivir años, no conozco a nadie que diga lo contrario”, comenzó Feijóo su intervención, considerando que, por ello, “debe ser la obsesión de los poderes públicos el garantizar que los ciudadanos puedan vivir mejor, más tiempo y con la calidad mínima exigible”.

Galicia tiene más de un 25 % de mayores de 65 años, problema que lleva arrastrando tres décadas, pero, tal y como garantizó el titular de la Xunta, “la diferencia entre Galicia y el resto de España no es el número de hijos por mujer, sino el porcentaje de inmigración, con un 10 % de emigrantes retornados, muy por encima del 4 % de España”.

Por ello, es momento de “valorar más a los que han hecho más”, es decir, a los mayores, porque, según Feijóo, “estamos aquí con nuestro PIB y sanidad pública gracias a que otros cotizaron previamente y trabajaron con intensidad”. Y para ello, hace un llamamiento a cuidar a los mayores, que “quieren vivir en sus casas”.

“Eso de construir plazas residenciales sin más es un error”, aseguró, apostando por “incrementar los servicios de ayuda a domicilio como política prioritaria”. La Xunta ha destinado a ello 100 millones de euros junto a los ayuntamientos. “La gente que nació en el rural quiere seguir viviendo en el rural y en las aldeas no se puede construir una residencia, por volumen poblacional, pero sí una microresidencia, si es posible atendida por una persona joven del lugar, donde los mayores estén de ocho de la mañana a ocho de la tarde y luego regresen a descansar a sus casas”. En Galicia hay ya 100 casas del mayor con estas características.

Desde Galicia, según indicó Feijóo, “estamos definiendo hoy la demografía de la España del mañana, por lo que hablar de envejecimienot significa hablar de futuro y no de pasado”.

EL ENVEJECIMIENTO DE HOY ES MUY DIFERENTE AL DEL PASADO. Según Eurostat, un 20 % de la población es mayor de 65 años en España. En Galicia ese porcentaje supera el 25 %. “Cuando la UE quiera ver cómo puede ser el futuro, puede venir a Galicia a verlo, porque nos vamos anticipando”, destacó el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, que apuntó a la comunidad como un lugar en el que contrastar resultados y alternativas, aprovechando el Proyecto España 2050.

El dirigente local tiene claro que “el envejecimiento de hoy es muy diferente al del pasado: es activo, dinámico y productivo”. “Es muy difícil que una persona que desarrolló vida activa y dinámica se conforme con cobrar un sueldo e ir a una excursión del Imserso”, consideró, y es que, ya no solo es que “no sea satisfactorio” para ella, sino que “es inviable para la sociedad”.

¿Cómo paliar la falta de jóvenes que puedan sostener la pensiones? Pues el alcalde de Santiago puso el dedo sobre África. “África tendrá 900 millones de menores de 21 años y nosotros 455 menores de 40 de los que ni el 20 % serán menores de 21”. Teniendo en cuenta que “la naturaleza sufre ‘horror vacue’, es decir, miedo a los espacios vacíos, la tendencia futura será a que esos 900 millones de africanos se vengan aquí, y la única forma de que queden en África es ofrecerles allí oportunidades vitales”. Ahora bien, expuso que, en caso de no ser capaces de crear una sociedad más rejuvenecida, “tampoco podemos cerrar las fronteras”.

FORTALECER LAS RELACIONES INTERGENERACIONALES PARA EVITAR ERRORES PASADOS. “Nos acercamos a pasos acelerados a la mayor revolución en la historia de la humanidad: un aumento en la esperanza de vida acompañado de mejores condiciones de salud general, física y psicológica”, destacó el presidente de Afundación, Miguel Ángel Escotet. Aseguró que, en este contexto, es necesario “redefinir” el papel de las personas mayores: “mantener el talento con su experiencia, promover la relaciones intergeneracionales como motor de aprendizaje para las nuevas generaciones o garantizar el acceso a cuidados físicos y emocionales”. Así, incitó a escuchar la voz de los mayores, “que han aprendido sin la aceleración de nuestra época, con reflexión y paciencia, las intrincadas reglas del juego de la vida”.

En este sentido, apuntó a su valor fundamental como educadores, una función que pueden (y deben) seguir desarrollando llegada la vejez, pues, tal y como señaló Escotet parafraseando al filósofo Jorge Agustín Nicolás Ruiz: “quien olvida su historia está condenado a repetirla”.

MUNDO RURAL Y EXPANSIÓN DE LOS ERASMUS A LOS SÉNIOR. Por su parte, el consejero principal de la Dirección general de Agricultura y Medio Rural de la Comisión Europea, Diego Canga Fano, puso de manifiesto uno de los problemas que, indudablemente asola a Galicia: “el envejecimiento en el rural es especialmente agudo”; pero también al resto de Europa, donde hay 137 millones de personas viviendo en el rural, el 30 % de la población, en un 80 % del territorio.

Pero, instó a no ver esto solo como una fuente de problemas, sino también “de oportunidades”. Y es que, la economía plateada (aquella que incluye a los consumidores mayores de 50), se estima que crecerá un 3,5 % cada año, y puede “abrir nuevos empleos: turismo, tecnologías de asistencia, robótica de servicios, cosmética, moda, cultura...”. Mencionando al Documento España 2050, Canga destacó que “la vejez del futuro no será la del pasado, ya que empezará más tarde y no estará asociada a dependencia”.

Consideró que en las próximas décadas, la tasa de empleo en edades avanzadas podría aumentar “por iniciativa propia”. Y, en caso de hacerlo, España jugaría un papel ventajoso, pues se trata del tercer país con la esperanza de vida más alta del mundo, en torno a los 85 años, solo superada por Suíza y Japón.

Y, teniendo en cuenta que las personas mayores suelen tener más capacidad de gastar, el consejero de Agricultura de la CE apunta a la posibilidad de crear un ‘Erasmus sénior’, es decir, “viajes del Imserso a nivel europeo” que “favorezcan la actividad turística en temporada baja”. Asimismo, apuesta por la inclusión de los más mayores en trabajos en el continente africano: “allí hay 900 millones de menores de 21 años, a solo 14 kilómetros de España”, que podrían verse formados por la experiencia de nuestros mayores.

25 oct 2021 / 13:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.