Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 13 mayo 2021
23:12
h

Un cuarto de millón de gallegos, en vilo por los sablazos del IRPF

A los doscientos mil que presentaban la declaración conjunta en posible peligro de extinción se suman decenas de miles de ocupados en ERTE o ingreso mínimo

En plena Campaña de la Renta 2019 todo son sustos para los contribuyentes. El último, atemperado quizá sólo por la cita con las urnas autonómicas de Madrid este martes –que afloren subidas impositivas justo antes de unas elecciones nunca es bueno–, fue que en el documento remitido a la UE para conseguir los fondos europeos, con avances de ajustes, desincentive las declaraciones conjuntas en el IRPF, con intención de acabar eliminando esta vía.

Una fórmula que permitía optimizar a parejas y también familias monoparentales su factura fiscal, facilintándoles ahorros anuales entre los dos mil y tres mil quinientos euros, lo que suponía para las arcas públicas dejar de ingresar cerca de 2.400 millones en cada campaña de la renta.

Un dinero que, de erradicarla de forma paulatina como refleja el documento del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia remitido a la UE, representaría un recargo fiscal por la misma cuantía para los dos millones de familias, más de cuatro millones de contribuyentes, que la utilizaban en sus declaraciones. En Galicia en 2019, según datos de la Agencia Tributaria, habían sido algo más de 200.000 los IRPF presentados en conjunto, mientras que esta campaña se aguardaba bajasen el 8 %, a 184.300 presentadas en común.

La duda ahora está en si se podrá seguir acudiendo a esta modalidad a partir de los próximos años. Desde el Gobierno central trasladan la patata caliente ahora al comité de expertos que le asesoran sobre la reforma fiscal, entre los que se encuentran los catedráticos de Economía gallegos Santiago Lago y Xavier Labandeira. Cabe destacar que es algo que viene recetado por otros expertos, desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que lo planteaba para mejorar recaudación y también el rol de la mujer en materia de rentas.

Por otra parte, esta es la campaña, también, tanto de los ERTE contra la pandemia como de los perceptores del ingreso mínimo vital (IMV), los segundos obligados a presentar declaración, los primeros en un brutal número de casos por tener dos pagadores, se estima que unos doscientos veinte mil que, en caso de correr solo a cargo de su empresa y no también del Servicio Público de Empleo (SEPE), no tendrían por qué.

Por el ingreso mínimo serían más de once mil perceptores en Galicia y sus convivientes en la familia, mientras por los ERTE la cifra podría escalar hasta treinta mil.

Los gestores administrativos de Galicia alertaban del aluvión de declaraciones que están teniendo con resultado a ingresar, debido en gran medida a estos miles de expedientes de regulación de empleo y por los cobros por cese de actividad que se tramitaron durante el año pasado.

Desde el Colegio que preside Pilar Otero Moar calculan que sobre el 40 % de contribuyentes en ERTE que acuden a sus despachos y les toca pagar al fisco optarán por fraccionar los pagos en seis plazos gracias a la nueva orden de la AEAT. Se pueden acoger las declaraciones individuales y conjuntas abonando las cuotas, un máximo de seis, el día 20 de cada mes, sin que se puedan superar los 30.000 euros adeudados. El clásico fraccionamiento del pago en dos cuotas lo utilizan más del 70 % de contribuyentes a los que le sale el IRPF a ingresar. ¿Otro gran miedo que les consultan? El de las personas con pagos indebidos del SEPE.

Consecuencias
Aluvión para las gestorías

··· Los gestores administrativos de Galicia mostraron en la última junta general de su Colegio su inquietud por el “renqueante funcionamiento de la Administración” y el fallo continuo de sus plataformas telemáticas, a través de las cuales tienen que presentar la documentación de sus clientes, si bien reconocen que se están realizando grandes esfuerzos para solucionar esta situación. A pesar de las peticiones para mejorar los procedimientos, siguen trabajando con provisionalidad e inseguridad jurídica. Y, si bien reconocen que el SEPE hace lo posible por atender los trámites, los problemas procedimentales traen largas esperas.

Recargos para productores de patatas, castañas y del sector lácteo
UUAA alerta del fin de bonificaciones pese a ser el más desastroso año “del último siglo”

Santiago. Otra sorpresa no esperada por negativa, afecta a unos 18.000 gallegos que, ligados al campo, no lo están pasando nada bien. Unións Agrarias nos ponía sobre la pista de la “total falta de sensibilidad” –o ignorancia– del Ministerio de Hacienda con los productores, pues en plena campaña de la renta anuncia la no bonificación en los tipos del IRPF respecto al ejercicio anterior en sectores golpeados por la pandemia.

Así lo confirmaron en las tablas publicadas la semana pasada en el BOE, por la que los agricultores de Xinzo de Limia tributarán en el tipo máximo a pesar de haber tenido que saldar toda la producción en 2020 por la caída de las ventas por el cierre de la hostelería, restauración y turismo. El Ministerio, en cambio, si mantienen la bonifica de tipos en concellos en los que no hubo recolección del tubérculo por la prohibición de plantar debido a plaga de la polilla guatemalteca.

Tampoco se libra del sablazo la producción de castaña, pues no se bonifican los tramos de IRPF en municipios en los que se perdió la cosecha por la afectación de la avispilla del castaño. Lo mismo ocurre, apunta UUAA, en zonas productoras de forrajes que perdieron la campaña por el efecto de la multiplicación de la rata topo.

En el sector lácteo las principales zonas productoras quedan fuera de una reducción de impuestos, pese a que el Ministerio de Agricultura reconoce que se está trabando por debajo de costes, mientras que ese mismo baremo si se consigna para habilitar una rebaja en el impuesto de la renta para las granjas de carne. UUAA solo puede entender esta situación por “un error, no se encuentra otra explicación”.

Unións Agrarias recuerda que muchas de estas producciones en el ejercicio anterior sí se vieron beneficiadas de rebajas fruto de distintas condicionalidades, mentres que en el presente “no se aplican a pesar de ser el más desastroso del último siglo”.

Desde la organización agraria se reclama una inmediata corrección en las produciones referidas, porque “resulta de especial cinismo manifestar el carácter estratégico del sector primario para después tener este trato a la hora de liquidar impuestos sobre unas rentas exiguas”.

04 may 2021 / 18:40
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.