Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 02 julio 2022
02:00
h

Un Primero de Mayo en las calles para que el virus no lo paguen los trabajadores

Miles de personas se manifiestan en Galicia llamados por los sindicatos, con epicentro en Vigo y parte del metal en guerra

El coste de la pandemia nunca debe correr a cargo de los trabajadores. Esta fue una de las demandas planteadas por los sindicatos en sus manifestaciones, secundadas por miles de personas –muchas menos que en un año de la vieja normalidad por culpa del coronavirus– en un Primero de Mayo que se conmemoró en las principales ciudades gallegas, después de que en 2020 se tuviesen que suspender cualquier tipo de actos por culpa del confinamiento. Por separado, una vez mas, CCOO y UGT, por un lado, CIG, por el suyo, y muchas otras centrals por su lado, se reclamó un sistema laboral más justo y una salida de esta crisis que sea diferente a la de 2008.

Apuntaba Efe que la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, la gallega Yolanda Díaz, rompía el tabú de no manifestarse y lo hacia en Madrid junto a los sindicatos, mostrándose “feliz” acompañada por su hija y recordando que “siempre” participó en los actos del Día del Trabajo. Demandó acabar con las injusticias de la regulación laboral y apostar, todos juntos, por el empleo digno. Además de Díaz participaron la vicepresidenta primera y ministra de Presidencia, Carmen Calvo; el de Transportes, José Luis Ábalos; el de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes; la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, y la de Igualdad, Irene Montero. También coincidieron los candidatos de izquierda a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, Mónica García y Pablo Iglesias.

En Galicia volvió a ser Vigo la zona cero de las reivindicaciones, con miles de partícipes, pero por separado. La manifestación de CCOO y UGT contó con un autobús descapotable con las siglas de ambos sindicatos y partió del cruce de Urzáiz con Vía Norte tras una pancarta con el lema: ‘Ahora toca cumplir. Un país en deuda con su gente trabajadora’. La jornada transcurrió con normalidad hasta que la marcha llegó a la calle Colón, donde fue cortada por unos trabajadores del sector del metal disconformes con ambos sindicatos por el convenio laboral en la provincia de Pontevedra, tras lo cual siguió su curso sin interrupciones. A ella acudió el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero. Pero no el alcalde.

Poco después partió de La Doblada, con destino a García Barbón, la manifestación convocada por la CIG bajo el lema ‘Por una salida gallega justa de la crisis’, también interrumpida por los mismos trabajadores del metal a la altura de Colón, que afearon que desconvocase la huelga del sector. Se trató de la más multitudinaria de la jornada y a ella asistió la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón. Bajo el lema ‘El capitalismo: la auténtica pandemia’ marcharon CUT, CGT, Sindicato Ferroviario y STEG.

En A Coruña, cientos de personas participaron en la marcha convocada por CCOO y UGT desde la Plaza de la Palloza y hasta la Delegación del Gobierno. Contó con la participación de empleados de Alu Ibérica. La de la CIG lo hizo desde la Plaza de Vigo hasta la Plaza de María Pita “por la defensa de los puestos de trabajo en la comarca”. También en Santiago Comisiones y UGT, por una parte, y CIG, por otra, convocaron manifestaciones que confluyeron en la Praza da Quintana, donde reclamaron un modelo social y económico más justo. La CNT también protagonizó su marcha.

Mensajes sindicales
Sarmiento y Gómez, a sentar bases de salida distintas a la crisis; Paulo Carril, que sea en clave gallega

En la manifestación convocada por CC.OO y UGT, con una afluencia de cerca de un millar de personas –580 según la Policía Local–, los dos líderes de estas centrales, Ramón Sarmiento y José Antonio Gómez, respectivamente, aprovecharon para lanzar sus propuestas, contentos de poder volver a las calles para demostrar que la lucha obrera sigue vigente.

Sarmiento ha puesto en valor el carácter reivindicativo de esta jornada, especialmente después de que no pudiese celebrarse el año pasado por la pandemia, e instó a “sentar unas bases distintas para la salida de la crisis”. “Estamos comprometidos para hacer de este duro episodio una oportunidad para la clase trabajadora. Hay que hacer reformas atendiendo a las demandas de la mayoría social”, proclamó, añadiendo que el 1 de mayo “es un día de expresión de dignidad”.

Por su parte, Gómez incidió en que “ahora toca” que el Gobierno cumpla sus compromisos de derogar las reformas laborales y de las pensiones, y de incrementar el salario mínimo interprofesional, porque “no puede ser que otra vez sean los trabajadores los que paguen la crisis”. Asimismo, hizo hincapié en la necesidad de “reforzar los servicios públicos”, especialmente aquellos que han servido para cuidar a las personas en la pandemia, como los sociosanitarios, que ya arrastraban un gran “deterioro” tras la crisis de 2008. Para ello, recalcó, hay que reformar las politíticas impositivas, para “que paguen más los que más tienen”, así como “combatir el fraude y la evasión fiscal”.

Mientras, el secretario nacional de la CIG, Paulo Carril, que lideró la marcha de este sindicato con una afluencia de unas 1.200 personas –600 según la Policía Local– reclamaba “una salida gallega justa a la crisis”, así como “políticas alternativas” a las que ahora están provocando “la desertización industrial y social de Galicia”. Carril denunciaba que la actual “crisis pandémica” vino a “multiplicar los efectos” de la aún vigente crisis económica anterior y lamentó que las políticas ahora “vuelven a plantearse en las mismas coordenadas de salvar empresas, socializar los costes y privatizar los daños”.

A ese respecto, criticó las “políticas suicidas” del PP en la Xunta y la actuación del Gobierno central “que se dice de izquierdas” pero “vuelve a eludir cuestiones clave”. “Es intolerable que la crisis avance sin que se deroguen las reformas que provocaron esta situación desastrosa”, denunció, al tiempo que censuraba que el Ejecutivo central se avenga a aceptar las “exigencias severas” de la UE para acceder a fondos de recuperación.

Finalmente, el líder nacional de la CIG también reivindicaba el “derecho de autodeterminación” para que Galicia decida su futuro, así como la liberación de las patentes de las vacunas contra el COVID-19, para “acabar con el monopolio” de las farmacéuticas y la “mercantilización” de la salud.

Las otras manifestaciones
CUT, CGT, Sindicato Ferroviario, STEG o CNT, de nuevo en la brecha
Image

Además de las marchas principales en Vigo de los tres grandes sindicatos, esta ciudad volvió a ser el escenario de la manifestación convocada por CUT, CGT, Sindicato Ferroviario y STEG, en la que han participado unas 350 personas, según fuentes policiales, bajo el lema ‘El capitalismo: la auténtica pandemia’. En Compostela este Primero de Mayo la CNT revindicaba, como en todo el Estado, “el modelo anarco-sindical para defender y avanzar en los derechoss de la clase trabajadora en estos tiempos tan inciertos”. Lo hacía bajo el lema “Más Sindicalismo, Más Dignidad”.

Este acto central en Santiago de CNT acudieron decenas de personas afiliadas y de simpatizantes, partícipes en una “intensa manifestación” que partió de la Porta do Camiño a medidía y recorrió las calles compostelanas para acabar en la Praza do Toural.

Durante su recorrido se escucharon gritos como “Unión, acción, autoxestión”, “Obreira se non loitas ninguén che escoita” ou “Feijóo escoita o Consorcio en loita”, este último en referencia a la huelga que CNT tiene convocada en el Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar.

Fue una trabajadora de este consorcio la que abrió las intervenciones al final de la manifestación, con una emotiva defensa da actual lucha por estabilizar los puestos de trabajo de sus compañeras. A continuación, la secretaria xeral de la CNT gallega recordó a las personas que soportaron la crisis sanitaria. También se agradeció la participación en la lucha diaria de todas aquellas personas que hacen posible “un sindicalismo distinto, sin vínculos políticos, que se financia de la cuota de afiliación y que se basa en la participación directa de la gente bajo los principios de apoyo mutuo y de la solidaridad”.

Desde el plano político
Pontón, con la CIG, Caballero, con Comisiones y UGT

Desde Vigo, el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, indicaba antes del inicio de la manifestación de Comisiones y UGT que “estamos viviendo un año muy complejo por la crisis de la COVID y tenemos que reclamar la defensa de los derechos de los trabajadores y la necesidad de empleo para no salir de ella con un nivel de exclusión y de ruptura social que no podemos admitir”.

Ante la ausencia del alcalde olívico, Abel Caballero, el líder socialista gallego ensalzó el “Gobierno de progreso” que hay en España y que “aplica –dijo y recogió Efe– políticas en defensa de la igualdad y para hacer un escudo de protección social que son más necesarias que nunca”. “Somos conscientes que la sociedad vive un momento de crisis como no recordamos, un nivel de profundidad en las cicatrices sociales que tenemos que conseguir cerrar, y para eso hay que respaldar a los sindicatos que defienden a los trabajadores, estar en las calles en la defensa de la igualdad y limitar que de esta crisis podamos salir con mayor exclusión”, añadió.

A la marcha de la CIG acudieron varios miembros del BNG con su portavoz nacional y líder de la oposición en Galicia, Ana Pontón, a la cabeza, quien señaló que este Primero de Mayo es diferente a causa de la crisis económica derivada de la sanitaria. “Los últimos datos de la EPA vienen a confirmar la demoledora crisis económico-social que tenemos en Galicia, que nos deja más paro, menos población activa y menos empleo, y eso teniendo en cuenta que en la última década emigraron de nuestro país 200.000 personas, si no los datos sería mucho peores”, dijo Pontón, que exigió políticas que ayuden a la juventud y a las mujeres, además de la derogación de la reforma laboral del PP.

“Hace 1.064 días que se desalojó al PP del Gobierno y sin embargo sigue vigente una reforma laboral que lo que hizo fue precarizar cada vez más las condiciones de trabajo”, ha señalado antes de referirse a la “necesidad imperiosa” esa “contrarreforma laboral” y poner en marcha medidas que realmente protejan a los trabajadores. Pontón señaló directamente a la Xunta y a su “política de brazos caídos” porque “está siendo incapaz de liderar una salida social” mientras “defiende a la banca y algunas empresas” dejando “en la estacada a los trabajadores y trabajadoras de este país”, el cual necesitas un plan de futuro que genere empleo y luche contra las desigualdades de clase.

En A Coruña, la de la CIG lo hizo desde la Plaza de Vigo hasta la Plaza de María Pita “por la defensa de los puestos de trabajo en la comarca”, y contó con la participación de la diputada del BNG en el Parlamento gallego Mercedes Queixas y el edil nacionalista Francisco Jorquera.

En la de CCOO y UGT en la urbe herculina estuvieron presentes tanto el vicesecretario del PSdeG, Pablo Arangüena, como el diputado de Unidas Podemos en el Congreso Antón Gómez-Reino. Esta manifestación fue secundada por algunos trabajadores de la planta de Alu Ibérica, que denuncian represión sindical tras el despido del presidente del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho y otros tres representantes. También han participado empleados de la limpieza de la provincia de A Coruña que piden unas condiciones “dignas” en la negociación del convenio.

01 may 2021 / 19:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.