Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 29 enero 2023
22:19
h
Desde el Pazo de San Mauro, la experta Susana Pérez reconoce que numerosas mujeres trabajan en el mundo de la viticultura y que no hay barreras de género // En los últimos años se está normalizando su presencia en este sector TEXTO Ramiro Ponte

Una nueva generación de mujeres enólogas se suma al mundo vinícola

“La presencia de la mujer es algo innato en nuestra cultura... En la retina de los niños y niñas, está presente en todas las labores, cotidianas y profesionales... La mujer está presente en Galicia. En muchas partes”.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este martes, son numerosos los campos y multitud las referentes a las que se podrían ensalzar, un reconocimiento que debería ser obligatorio por esta fecha tan señalada pero no sólo en la misma, pues la igualdad se consigue jornada a jornada, como diariamente trabajan tantas mujeres, demostrando que no existen límites que les impidan avanzar.

En el caso del vino, especialmente a nivel autonómico, se trata de un sector donde la presencia femenina va cobrando cada vez más importancia, teniendo en cuenta que en el pasado era un mundo fundamentalmente representado por hombres, como en multitud de trabajos agrícolas. En este sentido, una nueva generación de mujeres enólogas marcan y marcarán el presente y futuro de la producción vitivinícola.

Entre ellas está Susana Pérez. Nacida en la ciudad olívica pero con una infancia ligada al viñedo y la bodega tradicional de sus abuelos, en el Condado do Tea (Rías Baixas), la viguesa señala en declaraciones a EL CORREO GALLEGO que actualmente “muchas mujeres trabajan en el mundo de la viticultura”. “Son muchas compañeras las que tengo y son muchas las que están al frente de bodegas importantes”, dice.

“Se está normalizando su presencia, ya no solamente como enólogas sino como parte de equipos, tanto en tema de comercialización, de marketing, de administración... Por lo menos aquí en Galicia ya está bastante generalizada”, añade, comentando que “en la retina de los niños y las niñas, la mujer está muy presente en todas las labores, tanto cotidianas como profesionales”.

Susana, que comenzó su trayectoria en la zona del levante español y Priorat, valorando la dureza del sol en la viña hasta que regresó de nuevo a la comunidad gallega, donde actualmente es directora técnica en la Bodega Pazo de San Mauro, admite del mismo modo que si bien “la presencia de la mujer es algo innato en nuestra cultura” es cierto que “ha habido una evolución” pronunciada “a lo largo de los años”.

“No digo que en otros sectores a lo mejor aún siga habiendo bastante diferencias en cuanto a la presencia de la mujer en puestos importantes o simplemente en el día a día de la producción, pero creo que en la viticultura y en la enología poco a poco somos más mujeres. Es algo más normalizado”, comenta.

Fuera de la autonomía, sin embargo, considera que no se da la misma tónica. “Sí que es cierto que en otras partes de España no es así”, dice, mientras en nuestra tierra “son las mujeres las que son mariscadoras o las que se ocupan muchas veces del cuidado de las explotaciones ganaderas”. “La mujer está presente en Galicia. En muchas partes”.

ORGANIZACIÓN Y SEXTO SENTIDO. En relación a cuáles cree que son las claves para que cada vez la mujer esté más presente en su sector, Susana pone en valor la capacidad organizativa y la sensibilidad. “Es importante la organización y creo que por nuestra condición de mujer es algo que lo tenemos muy trabajado desde hace mucho tiempo. En mi caso soy madre y aprendí a organizarme yo, a organizar el tiempo y a organizar un equipo de personas, por así decirlo”, señala.

“También es muy importante la sensibilidad o un sexto sentido a la hora de tomar decisiones”, agrega, y es que “en muchos casos” la elección “se basa en la experiencia propia” y es vital darle cabida “a ese peso” sobre todo a la hora de elaborar vino. “En este mundo no hay protocolos que se puedan seguir. Tú tienes una idea inicial y al final las circunstancias hacen que tengas que estar cambiando esa idea preconcebida, ese protocolo que tenías”, afirma.

SIN LÍMITES Y CON IGUALDAD. Pérez, que en el año 2016 recibió el Premio Joven Albariñense por su labor en el sector y además es miembro del Comité de Cata de Monterrei desde 2017, reconoce que ella al menos no se ha encontrado barreras a la hora de acceder al mundo vitivinícola. “No me he encontrado límites a la hora de realizar mi trabajo en ningún momento”, subraya, apuntando que incluso a veces se valora que sea una mujer la que realiza ciertas labores.

“Nosotros aquí en el Pazo de San Mauro no tenemos ese tipo de diferencias y tanto en campo como en bodega trabajamos tanto con mujeres como con hombres. Tenemos bodegueras y bodegueros, mujeres que trabajan en el campo, igual que hombres... Estamos acostumbrados también a ver mujeres subidas en un tractor o al frente de una maquinaria. Creo que es un sector que en mi caso no he encontrado una limitación por cuestión de género”, concluye la especialista gallega.

08 mar 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
8M
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.