Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 junio 2020
13:23
h

Vuelta a la normalidad sin atascos ni contaminación

Ecologistas en Acción recomienda facilitar la movilidad de los peatones y ciclistas en las ciudades y olvidar el coche particular

La desescalada del confinamiento avanza, y con ello llega la rutina diaria de los ciudadanos. Percibe Ecologistas en Acción que con la nueva normalidad a implantar, por cuestión de seguridad, se vaya a abusar de la utilización del vehículo particular, y de ahí que pide confinarlo para reducir la contaminación.

Desde la entidad ambiental se proponen medidas para facilitar la movilidad peatonal y ciclista, además de garantizar un transporte público de calidad que ofrezca todas las garantías posibles para la salud y el bienestar de la ciudadanía, en las urbes.

Se recuerda, en su argumentación, que durante las semanas del confinamiento el tráfico interurbano y en las principales ciudades gallegas disminuyó en un 70%. Una cuestión que provocó una reducción de la contaminación del 58%. Pero se teme que la salida de esta dura crisis podría suponer un aumento del uso del vehículo privado, ya que el coche ofrece una sensación de seguridad frente a los contagios.

El espacio urbano es el que hay, y un aumento del vehículo particular en calles y avenidas propiciaría atascos mayores de los ya conocidos de meses precedentes y con ello la subida de las emisiones de gases de efecto invernadero, retornando el escenario de urbes inhabitables.

Para la organización no gubernamental resulta determinante aplicar sin dilación medidas que pacifiquen el tráfico y repartan de forma equitativa los espacios públicos. Algo que solo es posible si se abandona la premisa del desarrollo de la movilidad basada en el asfalto y hormigón que convierte al automóvil en el dueño de la ciudad.

Apuntan que este hecho ha provocado que en los últimos 30 años se duplicó el número de kilómetros que necesitan recorrer las personas cada día. Y consideran que se debe tener presente que la movilidad solo es un medio, que el fin es la accesibilidad y para volver a acercar la ciudad a la ciudadanía tenemos que cuestionarnos el espacio físico y fomentar su participación en el proceso de diseño de la propia ciudad.

ANÁLISIS DE LAS URBES. En el informe, Ecologistas en Acción, repasa las deficiencias encontradas al respecto. Así de Santiago comenta que tiene mucho margen de mejora en cuanto a movilidad peatonal, el transporte urbano y la accesibilidad de los espacios públicos. Carece de aparcamientos disuasorios a las afueras que reduzcan el tráfico de automóviles en el casco urbano y favorezcan el uso del transporte público.

Por ello recomienda habilitar los aparcamientos ya existentes en las entradas de la ciudad y conectarlos con el transporte urbano, una medida fácil de implantar, así como recuperar la ciudad para los peatones, crear un carril-bici que conecte toda la ciudad, y limitar el acceso de vehículos al centro.

A Coruña, por su parte, necesita una extensión de las zonas peatonales que conecten entre sí los barrios creando zonas bajas en emisiones de CO2, y continuar con el aumento de los espacios seguros para bicicletas. así como apostar por la sostenibilidad del tren de cercanías.

En cuanto a Vigo, el documento señala que esta urbe lleva décadas estancada sin acometer ninguna gran actuación para humanizar sus calles a favor de pacificar el tráfico y desarrollar una buena movilidad peatonal, e incluso critica que se están dando pasos hacia atrás.

El único ejemplo positivo es Pontevedra que aprueba con nota, refrendado por el premio concedido en 2019 por la Unión Europea en reconocimiento a su modelo de ciudad peatonal que consiguió pacificar el tráfico y en la que sus habitantes salen a andar sin miedo a los coches.

En Santiago conectar los aparcamientos del entorno al transporte urbano es fundamental
Pontevedra es la única urbe que aprueba con nota, tras el premio de la Unión Europea
22 may 2020 / 01:30
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito