El Correo Gallego

Noticia 2 de 39 noticia anterior de Haciendo Galicia Especiales » Haciendo Galicia

Santos Prieto Cirujanos

En primera línea mundial con el robot Da Vinci para operar tumores

Sus intervenciones quirúrgicas disponen de extraordinarios avales de éxito gracias a esta herramienta de alta tecnología // Da Vinci minimiza los riesgos y asegura una recuperación del paciente mucho más rápida // Se trata de un dispositivo implacable ante los tumores más graves y para operaciones complejas, como las bariátricas // Son pioneros en Galicia

El doctor Santos con el robot en el quirófano del Hospital Vithas-Fátima deVigo - FOTO: Fernando Blanco
El doctor Santos con el robot en el quirófano del Hospital Vithas-Fátima deVigo - FOTO: Fernando Blanco

18.01.2019 
A- A+

Se trata, sin duda, del futuro de la cirugía. Una apuesta firme de Santos Prieto Cirujanos, que marcará un antes y un después en la historia de las intervenciones quirúrgicas en Galicia. Es el robot Da Vinci, un instrumento tecnológico con alta capacidad y precisión para realizar las operaciones más complejas, una máquina que permite salvar vidas y reducir el impacto de las enfermedades más agresivas.

Crece cada día en el mundo el número de intervenciones que se realizan mediante robótica, aunque parece que España se resiste.

Mientras que Italia cuenta con más de cien robots quirúrgicos y EE. UU. con 20 en cada estado, nuestro país dispone en la actualidad de apenas dos decenas, distribuidos por todo el territorio.

Uno de estos se encuentra en el Hospital Vithas-Nuestra Señora de Fátima de Vigo y será el que utilice la sociedad Santos Prieto Cirujanos. Es el único que hay en Galicia de última generación.

"La robótica es un eslabón más y muy importante de la cirugía mínimamente invasiva", explica el doctor Fernando Santos, antes de apuntar que "permite disminuir la agresividad de las intervenciones en el organismo, a la vez que consigue una mayor radicabilidad oncológica y menor tiempo de reincorporación a la vida cotidiana: deporte, actividad laboral, sexual...". En este contexto, apunta que el uso del robot quirúrgico también reduce las complicaciones y efectos secundarios de las operaciones, así como las transformaciones en el organismo de cara a cirugías futuras. "Su precisión es una importantegarantía de éxito y para evitar secuelas. "Se ha convertido en un arma definitiva en el tratamiento de las cirugías de tumores: esófago, estómago y sobre todo colon y recto".

Son especialidades que estudian y controlan los integrantes de Santos Prieto Cirujanos, que apuestan por el robot como herramienta fundamental para conseguir intervenciones mínimamente invasivas y con grandes garantías en los resultados.

"Somos expertos en cirugía esófago-gástrica, pared abdominal, obesidad y colorrectal.Es por tanto que la implementación de estos procesos en nuestra cartera de servicios nos pone en primera línea de la cirugía mundial", señalan cirujanos, que cuentan con consulta en la Clínica Virgen del Portal; en Santiago; y también en el Hospital Quirón de Pontevedra. Por otro lado, los médicos hacen hincapié en que este robot también posibilitará "operar con más éxito la cirugía de la obesidad mórbida y la ahora llamada cirugía metabólica (curación de la diabetes)". "Seremos más eficientes en el tratamiento de los tumores de recto, colon y esófago-estómago", asegura el doctor Fernando Santos.

El robot con el que cuenta Santos Prieto Cirujanos, que es manejado por el especialista a través de una consola mientras otro supervisa el correcto manejo de sus brazos, permite a los médicos llegar a aquellas zonas del organismo que son difíciles de alcanzar por la mano humana. Con esta herramienta, mínimamente invasiva y que representa el futuro de la cirugía, quedan atrás las cicatrices en la piel, mientras que las suturas en el organismo pierden en dificultad y ganan en seguridad. Da Vinci permite llegar a los puntos más recónditos e introducirse en el orificio más minúsculo del organismo; y cuando está allí extirpar un tumor o bien practicar una reducción de estómago.

Con el recurso del robot, Santos Prieto Cirujanos se sitúa en primera línea en Galicia y también en España, a la altura de los centros más avanzados del planeta. El robot es sinónimo de alta precisión y esto en manos de los doctores Fernando Santos y Daniel Prieto supone la excelencia en cirugía. Además de las patologías ya mencionadas, Da Vinci permitirá a los prestigiosos cirujanos desarrollar todavía más sus técnicas para las intervenciones de suelo pélvico, los cánceres de recto muy bajo, la cirugía de reflujo y la hernia de hiato, así como la pared abdominal compleja.

Ambos médicos llevan meses formándose en el manejo del robot Da Vinci, con el que comenzarán a trabajar en breve. La puesta en marcha de esta alta tecnología, que supuso una revolución en el mundo de la cirugía y de la medicina en general, conllevó para ambos especialistas la necesidad de prepararse en el manejo de las técnicas, así como la adquisición de licencias concretas precisas para el uso de este tipo de herramientas.

Con esto, cabe recordar que el Instituto Quirúrgico Santos Prieto, desde su puesta en marcha, se ha caracterizado por su continua actualización y mejora de los servicios en el ámbito de la cirugía general y en las subespecialidades de proctología, cirugía esófago-gástrica, de la pared abdominal y cirugía de la obesidad. Siempre en la vanguardia, ha incorporado técnicas diagnósticas de última generación, como la ecografía endoanal, la rectoscopia de alta resolución; las técnicas de balón intragástrico, la cirugía de reducción gástrica 3D, la resección endoscópica de cáncer rectal (Tamis) por 3D y el abordaje de hernias complejas por laparoscopia (perineales, estomas o recidivadas); el tratamiento de severas disfunciones del suelo pélvico y otras acciones proctológicas con técnicas de radiofrecuencia y láser. 

Ahora, quieren revolucionarlo todo con el robot quirúrgico. Y seguro que lo conseguirán. Es su manera de contribuir a hacer Galicia.

Fernando Blanco

FOTO: Fernando Blanco

DA VINCI, GARANTÍA DE PRECISIÓN

El sistema robótico Da Vinci, con el que cuentan los doctores Fernando Santos y Daniel Prieto para sus intervenciones quirúrgicas, es la última y más reciente evolución de la cirugía mínimamente invasiva. Está dotado de una visión 3D de alta definición, teniendo instrumentación Endowrist y equipado con un sistema de control simple e intuitivo que permite al cirujano realizar intervenciones delicadas, afrontando cirugías complejas siempre con el sello de mínima invasividad. Nacido en el seno de Silicon Valley, a partir de patentes militares y desarrollado por la empresa californiana Intuitive Surgical Inc., el robot Da Vinci se lanzó al mercado en 1999. Desde entonces, sin duda ha revolucionado la cirugía robótica de los Estados Unidos y en el resto del mundo, ofreciendo resultados siempre mejores con el desarrollo de las sucesivas configuraciones.

La introducción del Da Vinci XI (IS4000), la versión más reciente y vanguardista del sistema robótico, se remonta a 2014 y ya está presente en el mundo con 3.900 instalaciones.

La cirugía robótica Da Vinci, señala Abex, su distribuidora en España, es "la síntesis perfecta de las ventajas garantizadas de los procedimientos asistidos y la laparoscopia". El cirujano tiene, de hecho, una completa y nítida visión del campo quirúrgico y la posibilidad de tratar áreas anatómicas difícilmente alcanzables, todo mediante unos accesos discretos de unos pocos centímetros. Precisión, mínima invasividad y seguridad en la intervención se traducen en una doble ventaja, tanto para el médico como para el paciente. Así las cosas, el uso del robot Da Vinci asegura una mayor firmeza a la técnica quirúrgica, ya sea en el procedimiento de sustracción como en el de reconstrucción.

Esto representa un gran beneficio para el mismo paciente, que afronta una intervención menos traumática, con incisiones reducidas, un sangrado mínimo, una menor necesidad de transfusiones, una recuperación posoperatoria menos dolorosa, con una hospitalización por lo tanto más breve y una recuperación más rápida.

Fernando Blanco
El doctor Fernando Santos en la consola del robot Da Vinci, desde donde se realiza la intervención quirúrgica, mientras otro especialista controla los brazos del instrumento.
FOTO: Fernando Blanco

UN CENTRO HOSPITALARIO DE REFERENCIA

El robot Da Vinci con el que trabaja Santos Prieto Cirujanos es el segundo que hay en Galicia. Sin embargo, es la primera vez que se lanza una unidad, la ubicada en el Hospital Vithas-Fátima de Vigo, para el uso multidisciplinar. El promotor del proyecto es el doctor Manuel Ruibal, eminente urólogo de reconocido prestigio internacional, quien cuenta con más de 200 cirugías robóticas en su currículum. Así, ha puesto en marcha la Unidad Multidisciplinar de Cirugía Robótica, integrada por las unidades de Urología, Ginecología, Cirugía Torácica, Cirugía General y Bariátrica, y Otorrinolaringología. Es la primera vez que se crea una Unidad Robótica en España en el ámbito privado, unidad que está llamada a conseguir muchos éxitos por la alta capacitación de los integrantes del proyecto en las distintas especialidades.

La iniciativa ha sido promovida e impulsada por el Hospital Vithas-Fátima Vigo, que cuenta con un área de privados de altísima calidad y confort. Además, ofrece un tratamiento personalizado del enfermo que realiza la cirugía robótica, con el soporte de UCI y de pruebas complementarias de primera línea.

También dispone de la posibilidad de una línea de financiación específica para este tipo de cirugía. Vithas Hospitales Vigo-Pontevedra apuesta por una asistencia sanitaria de excelencia. Para lograrlo, se ha comprometido a realizar una inversión permanente en mejores infraestructuras y dotaciones tecnológicas y profesionales.