Miércoles 16.10.2019 Actualizado 19:47
Google    

El Correo Gallego

Noticia 6 de 17 noticia anterior de Gala de entrega de premios 2019 Gallego del año » Gala de entrega de premios 2019

"Nuestro héroe de los 60 fue Feliciano Barrera; hoy, una plantilla admirable"

José Manuel Rey: "Partimos de principios muy sólidos, la fuerza de la verdad frente al vacío horror de la mentira"// "Desde Jonás, los falsos profetas no aciertan ni una"

José Manuel Rey, director de EL CORREO GALLEGO, ayer en el Palacio de Congresos - FOTO: F. BLANCO / A. HERNÁNDEZ / SANGIAO
José Manuel Rey, director de EL CORREO GALLEGO, ayer en el Palacio de Congresos - FOTO: F. BLANCO / A. HERNÁNDEZ / SANGIAO

REDACCIÓN SANTIAGO   | 11.10.2019 
A- A+

Recordaba José Manuel Rey, nuestro director, que en las treinta ediciones de estos premios solo hizo uso de la palabra en cuatro ocasiones y que este jueves 10 de octubre de 2019 volvía a hacerlo precisamente al cumplirse tres décadas "desde que nuestro recordado editor a perpetuidad, don Feliciano Barrera, diese a luz estos premios. Representa para mí un honor y un privilegio dirigirme a una audiencia tan selecta".

A partir de esta línea, para nuestros lectores, la intervención íntegra del director de EL CORREO:

"Lo normal en estos casos es ser reivindicativo. Va con el oficio. El periodismo condiciona. Pero esta vez no hay nada que reprochar, nada que lamentar, nada que pedir. Solo agradecer.

- Agradecer que estemos vivos, con salud y amor.

- Agradecer la amplia representación institucional con el presidente Feijóo al frente.

- Agradecer que todos ustedes nos acompañen en nuestra noche más hermosa.

- Agradecer a los héroes de antaño y a los de hoy que nos permitan disfrutar de esta nueva Alba de Gloria.

Y unas breves pinceladas sobre quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. El héroe de hace más de medio siglo fue don Feliciano Barrera. Tomó las riendas de El Correo y se enfrentó a dos millones de activo realizable y 39 de pasivo exigible, 18 veces y media en situación legal de quiebra. Por esas fechas me incorporé al periódico. Lo primero que me dijo en tono apocalíptico un jefe de administración fue: "Vete de aquí cuanto antes. La empresa está a punto de cerrar".

Es curioso, 50 años después escucho la misma letanía. Craso error. Estamos vivos. Seguiremos vivos. Y cada día, mejor. Desde Jonás, los falsos profetas no aciertan ni una.

Los héroes de hoy son el casi centenar de trabajadores que 365 días del año, mañana, tarde y noche, infatigables, leales, entregados a la causa, forman un núcleo indestructible que mantiene en pie la cuarta cabecera más antigua de España. Desde la capital de Galicia, con internautas en 194 países, universalizan lo mejor de todos nosotros.

Partimos de principios muy sólidos: la fuerza de la verdad, bien escaso, frente al vacío horror de la mentira. Aplicamos con rigidez la enseñanza recibida de un periodista neoyorquino que recomendaba a los novatos: "Si tu madre te dice que te quiere, contrástalo. Pregunta a tu padre, a tus hermanos, a tus abuelos..., y si todos te dicen que sí, tu madre te quiere".

Iluminaron o noso camiño os máis grandes do século XX, os máis influentes do século XXI. Dende o Patriarca das Letras Galegas, don Ramón Otero Pedrayo, ata o único Nobel de Literatura galego, Camilo José Cela. Nesta especial orla figuran nomes míticos: Eduardo Pondal (ao que hoxe recordaremos co Himno), Curros Enríquez, Alfredo Brañas, Álvaro Cunqueiro, Díaz Pardo, Antón Fraguas, Álvaro D'Ors, Albor, García-Sabell, Filgueira, Manuel María... e ata o enorme Darío Villanueva, que dirixiu a RAE.

Inmersos ya en el siglo XXI, la relación de personalidades que enriquecen nuestras páginas sería interminable. Pluralismo, libertad, tolerancia, análisis, criterio, excelencia y ser la conciencia crítica de la sociedad que nos tocó vivir en cada momento son nuestras señas de identidad, con especial protagonismo de la mujer. Impone ver el 25 de julio a más de 70 firmando artículos en el día grande de Galicia. Su fuerza en letras de molde, admira.

Hemos invitado a mujeres de toda condición a formar parte de nuestro cuadro de colaboradoras. Las entrevistas que todos los días aparecen en portada tienen como protagonistas de alto nivel a científicas, empresarias, escritoras, políticas... Lo que hoy debería ser normal, El Correo lo puso en marcha hace ya muchos años.

Para la plantilla, ser los primeros y los mejores forma parte del ADN. Tenemos olfato para predecir el futuro. Somos especialistas en desvelar grandes exclusivas. Recibimos premios de altísimo nivel, como el Ortega y Gasset (Pulitzer español); el Reina Sofía de Drogodependencias, y el otorgado por el sancta santorum de la belleza periodística, la SND, organismo con sede en EEUU, por ser el diario mejor diseñado de España y Portugal. Una trilogía que no disfruta ningún otro medio en Galicia, y muy pocos en España.

E o, para nós, mellor galardón de todos: sermos pioneiros na defensa do galego, o noso querido idioma matrio. O Día das Letras Galegas de 1989 -hai trinta anos- as oitenta páxinas de El Correo apareceron todas en galego. A inolvidable mensaxe do recordado Ramón Piñeiro ("Un soño acariñado durante moitos anos...") aínda soa a música celestial.

Dende entón, a apoteose. O día de Reis do 1994 apareceu o primeiro diario na lingua de Rosalía e de Castelao, O Correo Galego, convertido logo en Galicia Hoxe, no 2003. Esta Casa sente o orgullo de axudar a cumprir moitas primaveras das célebres mil do mestre Cunqueiro.

Y creamos la primera edición digital de la prensa gallega. Asómbrense: en 1995, hace un cuarto de siglo. Lo que hoy es cotidiano lo hicimos posible antes que la mayoría.

Perdonen tanto autobombo. Por una vez en treinta años nos van a permitir la licencia de poner sobre la mesa una parte de nuestro pasado, pilar para construir el futuro.

Vivimos turbulencias nunca antes conocidas, pero de todas las crisis se sale. De esta también. Contamos con una plantilla ejemplar, accionistas veteranos y enriquecedora savia nueva volcados en la continuidad de la empresa, y unos principios inalterables: la defensa sin complejos de Compostela, Galicia, España y Europa, como cúspide de la pirámide. Aspiramos a que la verdad se imponga a la mentira. Creemos en nuestras tradiciones y forma de ser. Nos encanta la tierra en la que vivimos. Queremos preservarla con el esplendor que merece. Fomentamos la autoestima. Hemos recibido decepciones y maledicencias, pero nos han venido muy bien. Los ataques de nuestros adversarios nos han permitido descubrir la grandeza de los amigos.

Tenemos vocación de trascendencia. Antes de finalizar este año incorporaremos a la empresa el más avanzado sistema de edición que se está implantando en el mundo. Un salto tecnológico espectacular en el que aunaremos la fuerza del papel con el universo digital. Sorprenderemos a lectores e internautas. Los anunciantes verán multiplicadas sus posibilidades. Estaremos a la última sin renunciar a los principios de siempre.

Creemos en el futuro de Compostela como faro y meta. Si antes todos los caminos conducían a Roma, ahora confluyen en Santiago.

A todos los compostelanos y a los 200.000 habitantes de nuestro entorno, les envío un mensaje. Dicen que la salud solo se valora cuando se pierde. No permitan que el diario de la capital se desmembre o debilite. Hay razones muy poderosas para que Galicia y Santiago mantengan en pie una cabecera con vocación universal".

Finalizó José Manuel Rey recordando que "en un reciente editorial de El Correo citábamos una frase del dramaturgo Arthur Miller, que hizo historia: "El periódico es una nación hablándose a sí misma". Ese es el espíritu de nuestro trabajo. Esa es nuestra aportación al periodismo sano, riguroso y fiable. Y ese es, en fin, el poderoso mensaje que los Gallegos del Año llevan tres décadas trasladándole a la sociedad: una nación hablándose a sí misma. ¡Nada menos!".

 

Aplicamos con rigor una máxima periodística de origen anglosajón: "Si tu madre te dice que te quiere, contrástalo "