El Correo Gallego

Gente y comunicación | sociedad@elcorreogallego.es

La Rosa de los Vientos

A la sombra huidiza del Día Piñeiro

POR XURXO FERNÁNDEZ  | 18.05.2009 
A- A+

Es ahora mismo, una vez que ha pasado el Día das Letras, y, por lo tanto, el agobio, o la casi obligatoriedad, cuando nos resulta más fácil hablar de Ramón Piñeiro, al que todos debemos algo. No descubro nada a los de mi generación, que lo conocimos, y mucho. No sólo en la mesa camilla, a la sombra del perenne retrato de Rosalía, sino en la calle, o en Sargadelos, adonde acudía a conversar con todo el mundo, desde Isaac Díaz Pardo a Xesús Campos, que lo definía exactamente como a un clon de aquél escultor que aparecía en Gog de Giovanni Papini, y que obraba, leve e instantáneo, en humo. Chichi le llamaba O escultor sin materia, por su simpática y perenne gesticulación con las manos, siempre envolvente, como –cualquiera lo afirmaría– un artesano de lo imposible. O un constructor de cosmogonías.

Aportaré un detalle muy personal, que define su especial generosidad y su amabilidad proverbial. Un día encontró en un viejo tomo uno de aquellos sellos de las Irmandades da Fala. Los que mostraban la hoz, la estrella, y el lema Denantes mortos que escravos. Me lo regaló a las pocas horas, metido en un sobre para tarjetas de visita: "Hache gustar esto, tí que coleccionas tantas cousas..."

Hubo más, muchísimo más, pero entra ya en el catálogo de lo utópico. Ya les contaré algún día. Se lo prometo.

v CHISCO. Este viernes, día 22, a las 20.00 horas, en Couceiro, se presenta un volumen absolutamente extraordinario. Se trata de Para seguir bailando, de Chisco Fernández Naval, que editaba hace poco Xerais. Son cuentos, todos acertados, entrañables, adictivos. Recuerdan a ciertos creadores del pasado. Tienen la gracia y la fuerza de un Maupassant, por ejemplo. Sí. Aquél vividor inteligente que tanto gustaba a la Pardo Bazán. Contaba, en Al pie de la Torre Eiffel, un affaire sentimental con él. Pero también hereda lo mejor de nuestro país, Dieste a la cabeza.

En todo caso, ha sabido generar un estilo propio, tan elegante como atractivo.

 

v MARCOS. El mismo día, el PEN Clube otorgará su IV Premio PEN/Voz de Liberdade 2008, a nuestro entrañable Marcos Valcárcel. Será en el Hostal dos Reis Católicos a las 19.00 horas. Enhorabuena. Se lo merece. Con mucho.

v COHIBA. El Club Pasión Habanos nos advierte de la importancia de algunas vitolas recientes, como el formidable Cohiba Siglo I Tubos. Dada su relación calidad-precio, es casi obligatorio meternos en ese otro humo de Gog. Y a disfrutar.

v FRANCÉS. La revista Epicur ya le dedicó hace poco un notable espacio a los ceniceros especiales para habanos que el magnífico escultor compostelano (y seguimos con el mismo arte) Xosé Francisco López Noya, Francés, acaba de fabricar. Una joya absoluta para acompañar a otra. Líneas esquemáticas, con esa elegancia oriental que lo caracteriza, convirtiendo la obra en un sublime haiku.

v GARY MOORE. Impresionente el concierto del de Belfast en el Multiusos. No sólo manifestó su brillante virtuosismo, sino que confirmó que su voz, profunda y cortante, sigue mejor que nunca. De lo mejor de toda esta temporada.

vASCENSIÓN. Avalancha musical más que interesante. Nena Daconte el 21, en el Campus Sur. El 22, en el Multiusos, Reincidentes, Hamlet, Rosendo, Boikot, Pülsar, Thinking Twice. El 23, en el mismo lugar, Def Con Dos, Mägo de Oz, los impresionantes Warcry, Barón Rojo, Remake y The Codename. Y el 22, en la sala A! de Vigo, tras el paso arrasador de la diosa metalera Doro, el siempre interesante Joe Lynn Turner.

A medio plazo, estará con nosotros uno de los grupos más rupturistas del Orbe Terráqueo. Son Slipknot, en gira para presentar su cuarto disco, All Hope Is Gone. Será, también, en el Multiusos, el 7 de julio. Vayan preparándose.

 

vGALO DE CURRAL. Jesús Otero y los de Vila de Cruces están más que felices. Consiguen mejorar, año tras año, ese producto absolutamente maravilloso. Algunos pudimos probarlo ya el pasado jueves. Y todos ustedes podrán hacerlo el próximo día 31. Imprescindible, claro...