Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 28 mayo 2020
22:14
h
TRIBUNA LIBRE

Acerca de la vivencia de las subastas

    Asistir a una subasta es un acontecimiento emocionante. Con frecuencia para muchos constituye un descubrimiento, un nuevo "sabor" en la conducta psíquica. La expectación y el logro de una obra de arte que interesa es el fin primordial.

    Entonces, el dinero como uso es ese medio imprescindible que se apropia con fruición de ese objeto. Y, como dice Georg Simmel, el dinero permite el desarrollo de la personalidad independiente de cada cual. El dinero se convierte de esta manera en el cumplidor del deseo, lo que permite, mágicamente y lúcidamente, que ingrese en el ánimo y en el rostro un contento interior que se descarga en la voz: referencia segura de ese estado emocional. El Catálogo aparece como guía anterior e interior que conduce la participación del interesado. La obra de arte adquirida se convierte de esta manera en esa propiedad que aumenta el sentimiento sujetivo de la posesión y la claridad objetiva de la pertenencia, y cuyo modo son los comentarios exaltados, o sea, felices.

    Pero en las subastas, como en todo, más que estar en lo cierto, es más importante acertar en esa obra de arte que se ha elegido y se persigue desde la percatación, la ilusión, la lucha y la victoria. Y se detecta en el prójimo el impedimento máximo para conseguir esa obra de arte. La obra de arte después descansará en una colección o en una colocación señera en la casa. Si se da un coleccionismo esa obra de arte señalará una excelencia , y si es ella sola desembocará en una calidad y deleitación constante.

    La alegría del poeta -su conmoción- después de escribir poemas en las paredes del Metro de Nueva- York - ahí está esa canción compuesta por Paul Simon, e interpretada por Simon and Garfunkel- y atendamos su logro poético y psicológico, tiene paralelo -desde el conseguimiento y la emotividad- con el comprador que adquirió una obra de arte que le colma desde una situación distinta, psicológica y vital, a como se encontraba antes de comenzar la subasta. Se podrán aplicar muy bien los actos emocionales trascendentes de Nicolai Hartmann como un singular acto emocional personal. La atención acude, solícita, al desarrollo de toda la subasta. Con ella ingresan además la motivación, el estímulo y la concentración, y con ello también vivencias subjetivas, pero supremas como son la apetencia, la espera ansiosa del turno de la puja, el capricho sin más, y la entrega auténtica al desarrollo colectivo de la subasta, como es el interés que despierta, hasta el sonido final del martillo de madera, que concluye rotundo el desarrollo legal y pleno de la subasta.


    LAS SUBASTAS EN EL MUNDO RURAL. Las subastas en el mundo rural son muy distintas, y con ello también sus causas y orígenes. Los protagonistas son siempre los productos del campo y los animales, de allí mismo o de muy cerca.

    El motivo es siempre homenajear al santo o santa del santuario después de cohetes, rosquillas y gaitas. Su desarrollo es un espectáculo completo en el que no faltan el humor, los comentarios ácidos acerca de la calidad del producto, las voces para que se venda pronto lo ofrecido y las pullas en que se descubren las relaciones entre ellos. Los animales aguardan en jaulas su turno en un espacio de la sacristía. Prima el más directo naturalismo, el más directo materialismo, el más directo sensualismo y la más pura osadía entre sátiras y chistes.

    El producto económico es para el beneficio de ese santuario o capilla. Presencié varias subastas en San Benito de Montillón, que pertenece a San Miguel de Arca (A Estrada). Allí se conserva una pila románica estudiada por F. Bouza Brey, y un arco conopial avisa de que fue cenobio benedictino en tiempos medievales. Poseo documentación del XVlll de un escribano de mi familia. Es un lugar referencial en la cultura popular gallega.

    Todos necesitamos emociones, sentimientos y pasiones; todos necesitamos situaciones mejores, experiencias nuevas que nos aupen hacia lo mejor y lo distinto desde este clima social y político poco preparado para el sosiego, y en el que todos nos encontramos incomodados o incómodos.

    08 dic 2019 / 03:30
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito