Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 diciembre 2021
11:33
h

Advierte la ONU de que se subestiman los riesgos del cannabis con su legalización

Únicamente permiten los tratados internacionales sobre las drogas su consumo para fines científicos y médicosEn la Unión Europea se incautaron en el año 2016 un total de 70,9 toneladas

El órgano de la ONU encargado de vigilar el cumplimiento de los tratados sobre drogas alertó ayer contra la banalización de los riesgos del consumo de cannabis, al abordar el intenso debate internacional sobre la adopción de normativas más permisivas con este narcótico.

El informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), presentado en Viena, está dedicado a los "malentendidos" que considera rodean a numerosas iniciativas legales en todo el mundo, especialmente dentro del continente americano.

Los tratados internacionales de este área solo contemplan el uso de ese estupefaciente para fines médicos y científicos.

"La legalización con fines recreativos, como se ha visto en un pequeño número de países, representa no solo una dificultad para la aplicación universal de los tratados, sino también un problema importante para la salud y el bienestar, en particular de los jóvenes", resumió en una rueda de prensa el presidente de la JIFE, Viroj Sumyai.

Ese organismo se define como un órgano cuasi judicial formado por 13 expertos que evalúan el cumplimiento de los tratados.

Numerosos analistas destacan su espíritu conservador, ya que critica cualquier iniciativa que se aleje de las convenciones. En esa línea, la entidad censura a Uruguay y Canadá, los dos estados que legalizaron la venta del alucinógeno para fines recreativos, así como a varios Estados de EE. UU. que también dieron ese paso.

Ambos estados adoptaron esta novedosa legislación argumentando que con la regulación de la venta desinflarían un creciente mercado negro que alimentaba una economía ilegal.

"La aplicación universal y plena de los tratados corre un grave peligro porque algunos gobiernos como los de Canadá y Uruguay (así como varios estados de los Estados Unidos), permitieron el uso" de esta especie herbácea de la familia Cannabaceae "con fines no médicos", señala el análisis.

Convertirla en legal eleva la disponibilidad de la sustancia y reduce el riesgo percibido y la reprobación social a su empleo, que puede causar desde pérdida de memoria a trastornos psicóticos, recuerda la institución. El dosier admite que en América se produjo en los últimos años un cambio en "la política y la ley" sobre esta cuestión y recalca que el pasado octubre la Suprema Corte de Justicia de México consideró inconstitucional una prohibición absoluta del uso recreativo del mismo. Ese veredicto abre la puerta a una posible permisión en ese país.

Pero la JIFE no se detiene ahí y critica también los programas "mal reglamentados" con esa sustancia en su carácter medicinal, y llega a sostener que en algunos casos son una antesala a su admisión total.

Estos planes médicos expanden el consumo y la disponibilidad de esta droga y suponen un riesgo para la salud, según afirman.

Numerosos gobiernos aprobaron legislaciones que permiten el uso del narcótico y sus derivados en el tratamiento de muchas enfermedades como el cáncer, la epilepsia, el párkinson y otras dolencias neurodegenerativas.


RESuLTADOS Estas medidas, amparadas por los tratados y respaldadas en resultados científicos, se desarrollaron sobre todo en Europa y en el continente americano.

Sin embargo, la referida junta considera que la mala reglamentación de estos programas en tierras canadienses y en algún territorio estadounidense pudo contribuir a la posterior legalización de su utilización ya que redujo la percepción del riesgo, informa Efe.

"El aumento de los protocolos mal regulados de cannabis medicinal ha estado acompañado de un mayor apoyo de la población a legalizarlo con fines no médicos en los Estados Unidos", asegura el análisis en referencia a los nueve estados de ese país que sí permitieron su polémica venta.

España ya no es la primera vía de la coca en Europa

Viena. El informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes también considera posible que se haya producido un cambio en la ruta de la cocaína hacia Europa, en el que Bélgica sustituyó a España como principal puerta de entrada.

Además, también superó a nuestro país como el Estado europeo con mayores decomisos del continente.

El reporte indica que en la Unión Europea se incautaron en 2016 un total de 70,9 toneladas de cocaína, de las que 30 se decomisaron en Bélgica y 15,6 en España, informa Efe.

En 2017, ese país francófono volvió a ser el que decomisó más narcótico de ese tipo, con 44,8 ton. frente a las 41 intervenidas en en la Península por la fuerzas de seguridad, muy por delante de las 17,5 tde Francia, las 8,2 de Alemania, las 5,7 de Reino Unido, las 4,1 de Italia o las 2,7 lusas.

Nuestro país es con mucha diferencia la región que más incautaciones de resina de cannabis -procedente de Marruecos- hace en Europa.

Los principales decomisos en 2017 tuvieron lugar en España (334,9 toneladas), Francia (57,4), Italia (18,7), Portugal (14,8), Grecia (6,3) y el Reino Unido (6,3). Nuestro Estado también fue uno de los del viejo continente que confiscó mayores cantidades de heroína, la droga que más muertes ha causado.

05 mar 2019 / 21:57
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito