Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 24 mayo 2020
02:59
h

Afecta a 2.600 boirenses la regularización catastral

Tras la tasa de 60 € para censar bienes no declarados, pagarán la diferencia del nuevo valor, con carácter retroactivo y desde 2015

Cabreados, pero con resignación. Así parecen estar asumiendo muchos boirenses las consecuencias de un doloroso proceso de regularización catastral que les está obligando a pagar atrasos por propiedades que no habían declarado.

Se trata de la culminación de un procedimiento iniciado el año pasado, cuando Hacienda llevó a cabo una regularización a nivel nacional para censar aquellas propiedades que estaban sin dar de alta o mal registradas.

La mayoría se corresponden con modificaciones que no se comunicaron al Catastro, como ampliaciones de construcciones o restauraciones, en buena parte también, por piscinas, garajes, alpendres...

En total, la oficina local del Catastro envió requerimientos a los 2.600 propietarios afectados (los bienes de los que son titulares llegan casi a los tres mil) que, en primer lugar, tuvieron que pagar una tasa plana de sesenta euros por el trabajo de revisión acometido.

Y, como consecuencia de esa regularización, Hacienda actualizó los valores de las propiedades, por lo que, en la actualidad, está reclamando el abono de las cantidades resultantes de la diferencia, y con carácter retroactivo desde 2015 (el impuesto correspondiente al año 2019 ya se cobró con el nuevo valor).

Las cantidades que se están reclamando oscilan entre los 50 y los 1.000 euros. Los afectados tienen hasta el 15 de enero para pagarlas, aunque quienes lo deseen y cumplan los requisitos pueden fraccionarlas, con un interés del 3,75%.

De momento, sólo se han presentado tres reclamaciones y todas están relacionadas con errores.


DIFICULTADES. Una de las personas que se verá obligada a realizar un importante desembolso económico para legalizar la situación administrativa de sus propiedades señaló a este diario que "hai moitas familias con poucos recursos que teñen dificultades para pagar os atrasos que lles reclama agora o Catastro con carácter retroactivo" y que "algunhas delas son propietarias de casas con máis de cen anos, nas que nunca fixeron ningunha reforma ou modificación".

Pero, además, añade que, en lo tocante a su caso particular, deberá pagar a Hacienda por el recibo de 2018 menos de lo que tuvo que abonar en el año 2015, motivo por el cual considera que "iso demostra que non obedece a un criterio de reformas".

COMISIÓN MIXTA

Solicitud de reunión.

Por su parte, el gobierno local de Boiro señalaba ayer a este diario que los ciudadanos pueden dirigirse a los servicios económicos del Ayuntamiento de cara a informarse y para consultar su caso concreto. Y también que el alcalde, José Ramón Romero, ha solicitado una Comisión Mixta de Vigilancia y Control con la Gerencia del Catastro para hablar de este y de otros asuntos.

10 dic 2019 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito