Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 26 noviembre 2020
17:30
h

Alcoa llama a la calma tras el desastre húngaro: "En Lugo no hay peligro"

Adega alerta sobre "o grave risco para o medioambiente, a planta ten fisuras"

    San Cibrao. A Mariña lucense puede dormir tranquila: en la fábrica de aluminio Alcoa no se repetirá el desastre de Hungría. Tanto la multinacional norteamericana como la Xunta de Galicia llaman a la calma, ante las voces de preocupación lanzadas por ecologistas y científicos. Según la empresa, "en la planta de San Cibrao (Lugo) no hay peligro alguno, sería imposible que ocurriese un suceso similar al de Hungría". Los lodos rojos acumulados en la balsa, como resultado de la transformación de la bauxita en aluminio, se someten diariamente a todo tipo de controles. Pero según Adega, "existe un grave risco para o medio ambiente, xa que no muro de contención hai fisuras".

    Alcoa desmiente totalmente esta versión: "Los residuos han sido catalogados como no peligrosos". El muro de contención tiene un grosor mínimo de 25 metros y cada tres días acuden especialistas externos para "analizar los barros, el PH, el contenido de los metales". Según la responsable de la planta de San Cibrao, "cumplimos la legislación vigente de minas y a diario vigilamos la estabilidad del dique de contención, que se encuentra en condiciones adecuadas". La parte sólida de un barro impermeable al agua se acumula en el depósito formando capas, mientras la líquida se queda en la parte superior.

    El pasado lunes, rompía la balsa de una empresa fabricante de aluminio en Hungría: en un desastre ecológico y humano saldado de momento con cuatro muertos y decenas de heridos. La balsa de San Cibrao tiene capacidad para 28 millones de metros cúbicos y podrá funcionar hasta 2025. Según Adega, "a balsa é moi similar á húngara pero cun volume sete veces maior, a carón se fixo un noiro de terra, atópase nun lugar elevado e moi preto dos núcleos de poboación". La entidad ecologista insiste en que "as fisuras do muro acaban contaminando augas da zona e unha piscifactoría, hai casos denunciados de filtracións a regatos próximos".

    Pero empresa y Xunta insisten en calmar los ánimos. El propio presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, emite "unha mensaxe de tranquilidade, a empresa acumula lodos distintos aos de Hungría e cumpre todas as garantías". Según el titular autonómico, "a multinacional segue as recomendacións medioambientais, hai un plan de emerxencia aceptado polas autoridades". Feijóo recuerda además que "a empresa foi a primeira en contactar coa Xunta para dicir que todo funcionaba ben e correctamente". Científicos como los del Instituto de Cerámica de Galicia urgen a la reutilización de los residuos "para estradas ou en ladrillos".

    08 oct 2010 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito