Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 febrero 2021
03:03
h
vips de Galicia

Amancio Amaro Varela

El futbolista coruñés debutó en el modesto Victoria, del que pasó al Deportivo en 1958 con una ficha de dos mil pesetas mensuales y una prima anual de noventa y cinco mil. Cuatro años después, el Real Madrid pagaba millones por él

Lo ha sido todo en el mundo del fútbol y, precisamente por ello, por haber sido una gran figura, resulta muy sencillo conocer sus gestas deportivas, sobre todo ahora, con Internet, que nos pone al alcance de la mano todos los detalles del mejor extremo derecho, o uno de los mejores, que ha dado el deporte del balompié en toda su historia. Lo que sucede es que la personalidad de Amancio Amaro Varela ha trascendido los límites futbolísticos y le ha hecho también una persona muy querida por el público y muy vinculada a Galicia.

Él mismo lo reconoce: “Sí, siempre sentí que no representaba únicamente la camiseta del Real Madrid. Cuando viajaba fuera de España, los gallegos del exterior veían en mí algo más que un deportista profesional y me hicieron sentir el orgullo de ser gallego”.

Acaba de cumplir sesenta y nueve años –los celebró el pasado dia dieciséis– y, como se cuida, sigue teniendo un aspecto magnífico, casi como cuando hacía aquellos regates inverosímiles por los que los periodistas deportivos empezaron a llamarle El Brujo. Ya se sabe que está considerado, junto con el también coruñés Luis Suárez Miramontes, como el mejor jugador gallego de todos los tiempos.

Acababa de cumplir Amancio quince primaveras cuando ficho por el modesto Victoria coruñés. Cuatro años mas tarde, en la temporada 1958-1959, daba el salto al Deportivo, que fichó al jugador por dos mil pesetas de sueldo mensual y una prima anual de noventa y cinco mil. Pero eso no era nada comparado con la oferta que le llevaría al Madrid poco después, en junio de 1962. Santiago Bernabeu lo fichaba por ¡doce millones de pesetas!

Vestido de blanco, y jugando con los míticos Di Stéfano, Puskas y Gento, el futbolista coruñés ganó nueve títulos de Liga, la sexta Copa de Europa para su club y tres copas de España. Como madridista jugó 344 partidos de Liga, 52 de Copa de Europa, 11 de la Recopa, 4 de la Copa de la UEFA, 58 de la Copa de España y 2 de la Copa Intercontinental. Además, con la indumentaria blanca marcó ciento noventa y siete goles, luciendo en cuarenta y dos ocasiones la camiseta de la selección española de fútbol. En 1976 se retiró para integrarse en el equipo técnico del Real Madrid, llegando a dirigir incluso al primer equipo. Pero su mayor éxito como entrenador lo logró al frente del segundo equipo de la entidad, el Real Madrid Castilla, con el que ganó la Liga de Segunda en 1985.

Además de su dedicación al fútbol, Amancio también ha tenido sus experiencias empresariales y, en julio de 2000, salió elegido vocal de la junta directiva del club, como miembro de la candidatura que encabezó Florentino Pérez. El deporte rey sigue, pues, muy presente en su vida. Este mismo verano viajó a Muxía como delegado del Real Madrid Castilla, que disputó el Trofeo Manuel Martín. Cada año veranea con su esposa, Consuelo Vicente Noya, coruñesa de origen rianxeiro, en su casa de Santa Cristina, por la que desfilan los seis hijos –Óscar, Belén, Amancio, Patricia, Marcos y Claudia– y, sobre todo, los cinco nietos, a los que nombra de carrerilla y con un brillo especial en sus ojos. Son ellos Claudia, Marta, Jaime, Gonzalo y Alejandro, los nietos de un as del deporte.

Para gustos

ARTES Y LETRAS
Canción: ‘Galicia, terra nosa’, por Pucho Boedo.
Disco: Los grandes éxitos de Neil Diamond.
Película: ‘El padrino’, de  Francis Ford Coppola.
Libro: ‘La sombra del viento’, de Carlos Ruiz Zafon.

GASTRONOMíA
Vino: Casal de Armán (ribeiro).
Queso: La tetilla.
Plato: El caldo gallego.
Restaurante: Rianxo, de Madrid.

OCIO
Automóvil: Mercedes.
Deporte: El boxeo.
Televisión: Deportes.
Radio: Carlos Alsina, de Onda Cero.
Hobbie: Estar con mis nietos.

LUGARES
Para vivir: Madrid.
Para veranear: A Coruña.
Ciudad: Nueva York.

NOMBRES PROPIOS
Político: Indira Gandhi.
Deportista: Pancho Puskas.
Escritor: Ken Follet.
Modisto: Roberto Verino.

ESTACIÓN
La primavera… de antes, porque ahora sólo hay invierno y verano.

FRASE O REFRÁN
Vale más un por si acaso que un yo pensé.


01 nov 2008 / 15:27
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito