Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 22 septiembre 2021
08:20
h

Apilan troncos a un metro de la mámoa de Montemuíño y junto a un crucero en O Son

Según la maderera le dio permiso la comunidad de montes, que lo niega // “Vamos a supervisar las talas una por una”, dice Oujo

El Concello de Porto do Son abrió un nuevo expediente por el abuso de una maderera en el municipio en relación a los trabajos correspondientes a una tala. En esta ocasión, toneladas de troncos aparecieron amontonados a sólo un metro de distancia de la mámoa de Montemuíño y muy cerca del crucero de la Virxe do Leite, un lugar en el que se celebra anualmente la romería del mismo nombre.

Según pudo saber este diario, la empresa responsable de este nuevo atentado al patrimonio es Maderas Fontán, de Pontevedra.

Desde la firma aseguran que “hay máquinas avisadas para retirar los troncos y limpiar la zona”, pero añaden que “teníamos permiso de la comunidad de montes para depositarlos allí, con la condición de dejar el lugar limpio”. Sin embargo, la comunidad de montes de Noal negó ayer haber otorgado autorización al respecto.

Por su parte, el alcalde sonense, Luis Oujo Pouso, advirtió que “no vamos a tolerar ni un abuso más de las madereras con este tipo de trabajos forestales”, tras recordar que los técnicos municipales están ultimando el borrador de la ordenanza municipal que regulará las condiciones de las actuaciones en los montes. Un reglamento que incluirá, por ejemplo, la obligación de depositar una fianza para hacer frente a posibles responsabilidades. El mandatario indicó al respecto que “hay sitios más adecuados para depositar troncos que no sea un lugar en el que se celebra una importante romería”.

Asimismo, indicó que “no se trata sólo del daño que pueden provocar a elementos patrimoniales (en este caso, una mámoa y un crucero) sino que, además, quienes acometen las talas suelen dejar la zona del almacenamiento temporal repleta de maleza y, las pistas forestales dañadas. Incluso son frecuentes las roturas de cierres en algunas propiedades limítrofes”. “A partir de ahora, vamos a supervisar una por una las talas que se lleven a cabo en el municipio, y a comprobar las condiciones en que se realicen”, añadió.

Ésta es la tercera vez en lo que va de mes que el regidor planta cara a los responsables de actuaciones que ponen en peligro el patrimonio arqueológico. Lo hizo el pasado día trece al expedientar a un vecino por la construcción de un cierre con portalón metálico que impide el acceso al castro de Baroña por una zona con derecho de servidumbre de paso, y lo hizo también el día 17 al denunciar ante Patrimonio los daños provocados en una pista de enlosado tradicional que da acceso al citado yacimiento arqueológico tras una tala que dejó embarrado e intransitable el camino y que carecía de permiso.

En relación a estos últimos hechos, el portavoz municipal del BNG en Porto do Son, Balbino González, solicitó “que se diriman responsabilidades polo acontecido ante Patrimonio, ante o Concello de Porto do Son, ante o alcalde, ante o propietario e ante a propia empresa” y mostró su sorpresa de que el alcalde “ante tamaña felonía, da que tivo coñecemento o pasado venres 17 de abril, non actuara ata a tarde do día 20”, pese a “ser sabedor de que é deber da administración local poñer en coñecemento da Consellería competente en materia de Patrimonio calquera dano ou prexuízo que sufrise un Ben de Interese Cultural (BIC) e que afecte ao seu valor cultural”.

23 abr 2020 / 20:51
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito