Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 12 julio 2020
01:55
h

Arco cambia de sistema tras el fallo por falta de transparencia

La galería My name's Lolita Art ganó la batalla judicial por ser rechazada en 2016 // La santiaguesa Trinta ha demandado por su ausencia en esta edición

ARCO ha aplicado modificaciones para mejorar su sistema de selección de a­cceso a la feria después de que una sentencia asegurara que el proceso es contrario a los principios de "publicidad, concurrencia, transparencia, igualdad".

Aunque los parámetros siempre han sido públicos, ahora se dará a "las galerías que lo soliciten, privadamente, la puntuación desglosada" que se aplica.

Y además los galeristas miembros del comité organizador no se podrán votar a sí mismos, explicó ayer a la prensa la directora de la feria, Maribel López.

Las medidas se aplicarán a partir de ARCO Lisboa en mayo porque los organizadores recibieron la notificación de la sentencia en octubre y no han podido aplicarlas en el sistema de selección de 2020 -que ya estaba avanzado-, pero sí se hará en la edición 2021.

La decisión llega después de que la Audiencia Provincial de Madrid diera parcialmente la razón a la galería madrileña My name's Lolita Art, que interpuso una demanda al ver rechazada su solicitud para participar en 2016, tras dos décadas en la feria.

Un Tribunal de Primera Instancia estimó parcialmente las demandas del galerista y determinó que el proceso de selección era contrario a los principios de "publicidad, concurrencia, transparencia, igualdad" de los contratos públicos. ARCO recurrió el fallo, confirmado por la Audiencia Provincial.

La primera sentencia, de 2019, resaltaba tres violaciones del proceso. El primero, es que las galerías solo conocen la puntuación total que les asigna el comité organizador -formado por galeristas de prestigio- encargado del proceso de selección y, aunque lo soliciten, no pueden acceder a él de manera desglosada.

La segunda, es que se permite que los miembros de este comité se voten a sí mismos, y mantengan conversaciones con "algunos" de los solicitantes y con otros no. Y la tercera, es que algunas galerías son seleccionadas sin solicitarlo y sin pasar filtros.

ARCO asegura que su sistema cumple con las normas y es casi idéntico al de otras ferias. También que ni Ifema -la sede- ni la organización "han sido condenados, ni siquiera a asumir las costas".

My name's Lolita Art ha interpuesto también denuncias por 2015 y 2017, aún pendientes.

La galería Trinta de Santiago, que este año se ha quedado fuera tras varias ediciones participando, ha interpuesto una denuncia por similares razones.

Provocación

La obra Franco no eran tan malo como dicen, un cuadro firmado por el provocativo artista finlandés Riiko Sakkinen, que ironiza sobre las virtudes que se atribuyen al dictador, ha acaparado gran parte de la atención en Arco. El cuadro tiene un precio de 15.000 euros y forma parte de la propuesta de la galería Forsblom, una de las habituales. El autor ya compitió en polémica el año pasado con Santiago Sierra y su ninot del rey Felipe VI. Entonces, el artista presentó Nuestros reyes favoritos, un cuadro también con una imagen del monarca junto al nombre de otros como el rey Melchor, el rey León o Burger King. Aunque es finlandés, el autor reside en una localidad de Toledo y está casado con una española. La idea de la obra que presenta surgió cuando uno de sus hijos le contó que la profesora le dijo la frase con la que la ha titulado.

LA OBRA MÁS CARA

6,5 Millones de euros es el precio de Retrato de Jacqueline, de Picasso, ubicado en el espacio de la Galería Edward Tyler Nahem. El óleo de 1957, en el que aparece la que sería la última mujer del malagueño, es la obra más cara hasta el momento en Arco 2020.

27 feb 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito