Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 27 septiembre 2021
21:30
h
JAVIER FRANCO, BARÍTONO

“La Banda fue todo un descubrimiento por sus profesionales y su calidad”

El barítono Javier Franco, que actúa mañana en el Auditorio con la Real Filharmonía de Galicia, fue uno de los participantes en la sesión conmemorativa del 170 aniversario de la Banda Municipal que se celebró hace unos días. Compartió rol solista con la soprano Clara Planas, la mezzo Sandra Fernández y el tenor Eduardo Sandoval. Este coruñés con formación en los Conservatorios de Madrid y del Liceu, siguió cursos de perfeccionamiento con Alfredo Kraus, Renato Bruson o Dolora Zajic, y ganó prestigiosos concursos. Fue dirigido por García Asensio, Renato Palumbo, Reynald Giovaninetti, López Cobos o Gómez Martínez, repartiendo repertorios que van desde nuestra zarzuela a roles verdianos o contemporáneos.

Partimos pues de su experiencia con Juan Durán, en O Arame.
Una experiencia maravillosa porque pude descubrir en Juan a un gran compositor. De hecho, fue una ópera que se repuso en otros países, puesto que no es una ópera cara en cuanto a financiación, ya que son dos personajes y una orquesta de cámara. Mi imagen me llevaba a unos arenales gallegos y una contemplación de la ciudad de A Coruña.

¿De qué se trata el reciente estreno en el que participó?
Es un estreno contemporáneo, aunque es un espacio de por sí complicado. Está basado en Fuenteovejuna y hecha para el público en general, por su lenguaje musical más accesible, fácil de entender, pero difícil de interpretar, de Jorge Muñiz. El libreto es de Javier Almuraza.

¿Qué le parecen los arreglos que hicieron Casiano Mouriño, Represas o D. Fiuza para las funciones en las que colaboraste con la Banda Municipal?
Suenan divinamente con la Banda y la verdad es que ha sido un descubrimiento, ya que no la conocía. La Real Filharmonía sí, pero aquí me encontré con gente amabilísima y unos profesionales increíbles, además de una calidad fantástica como músicos. Con Casiano es fantástico trabajar y la zarzuela se presta a los arreglos, ya que estaba hecha para ser interpretada con lo que había en aquel momento. De hecho, no echas de menos a la orquesta.

En la segunda parte al panorama cambió sustancialmente, con un protagonismo distinto.
Hice la romanza de El Soto del Parral y después el dúo de La Revoltosa, entre Felipe y Maripepa. En resumen, y tras esta experiencia tan positiva, después de una velada de magníficos resultados, en cuanto a las interpretaciones puedo decir que admiro esta sala tras las primeras pruebas con los ensayos porque aquí gana una dimensión distinta, gracias a las ventajas de beneficiarnos de una acústica maravillosa.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt

16 oct 2018 / 21:58
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito