Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 02 junio 2020
01:36
h

Cada ciudad gallega dispondrá de un hotel para el personal sanitario

Buscan blindar a quienes están en primera línea del combate del virus

La Xunta tiene reservado al menos un hotel en cada ciudad para acoger al personal sanitario que así lo desee, una oferta que se podrá incrementar si fuese necesario en el conjunto de las áreas sanitarias. Este recurso forma parte de las más de 4.000 plazas hoteleras que coordina la administración autonómica para alojar a los trabajadores de los servicios esenciales y a personas especialmente vulnerables que lo precisen.

Se trata de una lista de plazas dinámica, distribuida por todo el territorio y que se va a adaptando a las necesidades.

Así lo puso de manifiesto el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, durante la cuarta reunión del Centro de Coordinación Operativa creado por la crisis del coronavirus que presidió ayer vía telemática.

Las plazas hoteleras se destinan a personal sanitario o de residencias, fuerzas y cuerpos de seguridad y otros profesionales cuya labor es fundamental en el Estado de Alarma, y que precisan de esta solución "bien porque viven lejos, o bien porque simplemente quieren proteger al máximo a su familia y prefieren pernoctar fuera".

Las plazas también están destinadas a otros colectivos vulnerables como personas sin hogar, en riesgo de exclusión o víctimas de violencia de género.

Por lo tanto, los alojamientos están disponibles para personal dependiente de cualquier administración. De hecho, ayer se profundizó en la coordinación con la Delegación del Gobierno en Galicia y la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) para prestar servicio de forma eficiente al personal que depende de ellos: principalmente, fuerzas y cuerpos de seguridad y personal de los servicios sociales de los ayuntamientos.

La medida es fruto de un trabajo continuo en el tiempo por parte de la Xunta, de la mano del sector turístico. Rueda agradeció el compromiso de los más de 100 establecimientos que se sumaron de forma voluntaria a esta iniciativa.

Otro de los asuntos abordados durante la reunión fue el del reparto de material de protección a los concellos, teniendo en cuenta que la Fegamp forma parte de la comisión.

Pese a que la distribuición ya lleva una semana en marcha, desde ayer se pone en marcha una nueva logística que evitará el desplazamiento de cada municipio para abastecerse.

En línea con lo adelantado el domingo por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el total distibuido desde el inicio de la crisis con el nuevo lote ascenderá a 122.000 mascarillas, 25.000 trajes y 350.000 guantes.

El vicepresidente destacó que, aunque hay que ser conscientes de que las prioridades son los hospitales y los servicios sanitarios, es importante también dotar a los concellos porque "desarrollan servicios importantes, necesitan de ese material y a día de hoy el único material que están recibiendo es el procedente de la Xunta".

Además, el centro de coordinación aprobó la puesta en marcha del comité de fabricación de equipamiento sanitario, que se encargará de poner a disposición de la comunidad gallega los equipos de protección individual, principalmente, mascarillas, batas o guantes. Entre otros asuntos, se encargará de identificar los estándares de calidad, promover reorientaciones industriales y autorizar la fabricación.

REAL DECRETO

Rueda elogia que Madrid escuchase a Feijóo

El vicepresidente Rueda celebró que el real decreto de suspensión de todas las actividades no esenciales publicado por el Gobierno no sea de "aplicación abrupta", al tiempo que reclamó al Ejecutivo que no haya "ninguna incertidumbre" sobre las medidas. En la rueda de prensa, aplaudió que el Gobierno "hiciese caso de las peticiones" de la Xunta para que la orden no fuera de "aplicación abrupta", con "el cierre repentino de todas las actividades económicas", algo que "sin ninguna duda afectaría a todas las empresas". Con ello, reivindicó la utilidad de la moratoria concedida por el Gobierno, tanto para las grandes empresas como para las pequeñas, que "necesitan de un periodo mínimo para proceder a este cierre". La Xunta, explicó, está "analizando pormenorizadamente" el real decreto con sus servicios jurídicos. Rueda abundó que, "siendo conscientes de que es una gestión difícil" y que todas las partes buscan que "los cambios tengan los efectos deseados", es necesario que estas modificaciones "no generen más incertidumbre". "El Gobierno tiene que incrementar sus esfuerzos para ejecutar las decisiones que ha adoptado de la mejor forma posible, y que los ciudadanos podamos tener la plena confianza en que el Gobierno central nos lleva por el buen camino", dijo.

31 mar 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito