Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
15:00
h
reflexiones

Camino de la Liga Europea

    Los inversores se están haciendo con el mando y pronto llegaremos al amaño de partidos por interés comercial, por interés empresarial, cuando los dueños manden en más de un equipo.

    En estas páginas ya comenté que se aproximaba la gran Liga Europea y me reafirmo. Viendo cómo la RFEF camina en busca de dinero, sin importarle las aficiones y contra toda lógica, lo de la Supercopa fuera, comprando ingresos, se está dando un paso más para conseguirlo. La Liga Profesional Europea tipo NBA está al caer. Se lo ponen a huevo a Tebas.

    La Supercopa sería un triunfo, un homenaje al buen fútbol, si se jugase donde corresponde. Sería bonito verla donde se debería jugar, disfrutar de nuestros equipos y revirtiendo a los aficionados, a la masa social y a los comerciantes algo de lo que aportan. El torneo es de los nuestros y sólo lo pudieron presenciar muy poquitos privilegiados, sin colorido, sin ambiente en las calles y en las gradas. Ha sido una traición a las aficiones. Nos han privado de unos estadios llenos y de emoción en las calles. Ahora el tema de debate es el reparto del dinero. El Valencia, campeón de Copa, patalea y se siente maltratado en las cuentas y reclama que otros no hicieron ningún mérito para estar en el campeonato y se llevan un pastón. Los que mandan dicen que son cosas del palmarés.

    Los colores, la afición, importan cero. Los clubs deberían añadir a su escudo el símbolo del dólar, y como objetivo recaudar. Sólo importa la búsqueda de caminos que conduzcan a la hucha.

    Muchos estamos decepcionados, no entendemos el desprecio de los gestores hacia la masa social. Antes se consensuaba con la afición, ahora se desterró, desapareció de las direcciones aquello de "nos debemos a la afición", así nos ponen horarios incomprensibles y calendarios complejos. Se está echando de los estadios a la gente. Tener afición, masa social, es tener un tesoro. La afición en fútbol es algo indispensable, es libre y voluntaria la adhesión a un equipo. Los aficionados tenemos sentimientos fuertes hacia un equipo y nos vemos afectados por los resultados y por la accesibilidad.

    El fútbol ha cambiado mucho y los regidores contribuyen a ello. Ahora manejamos dos reglamentos: uno con VAR, para rearbitrar o para manipular, porque todos sabemos que las imágenes se pueden retocar y, otro sin VAR, el de los pobres, pero con esencia. El reglamento de fútbol ya no es igual para todos.

    Con este antecedente, espero que cuando se clausure un estadio no pongan limitaciones para celebrar el partido donde convenga.

     

    * EL AUTOR ES ENTRENADOR DE FÚTBOL 

    15 ene 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito