Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 27 noviembre 2022
02:17
h
reseña muscial

Carlos Saura: “Io, Don Giovanni”

    “Amigos de la Ópera de A Coruña”, nos invita el próximo jueves al pase del filme “Io, Don Giovanni”, en la sede de “Afundación”-el jueves día 27, a las 19´00 h.-, de A Coruña, contando con la presencia del director de la película y la asistencia del barítono Borja Quiza. Una historia imaginaria y excelentemente tratada, tanto por su ambientación musical como histórica, y que tuvo su estreno en Canadá, en el otoño de 2009, antes de llegar a nuestro país, al año siguiente. Para la caracterización, un cuadro de actores metidos en los personajes, y así nos encontramos con Lorenzo Balducci- “Lorenzo da Ponte”-; Tobias Moretti-“Giacomo Casanova”-; Lino Guanciale- “Mozart”-; Roberto Accomero- “José II”- y Ennio Fantastichini, como “Salieri”. Al paso tomamos las “Memorias” de Lorenzo da Ponte, publicadas por “Siruela”, procedente del original “Memorie di Lorenzo Da Ponte da Cèneda”.

    Una anecdotario sin mácula ni remiendos, con una aproximación precisa al “Don Giovanni” mozartiano y como él mismo tuvo oportunidad de seguir: “Yo no había visto en Praga la representación de “Don Giovanni”, pero Mozart me informó en seguida de su maravillosa acogida y Guardasoni, me escribió estas palabras: “Viva Da Ponte, viva Mozart, mientras vivan, nunca se sabrá qué es la música teatral”. El emperador me mandó llamar y, cargándome de graciosas expresiones de alabanza, me hizo don de otros cien cequíes y me dijo que ardía en deseos de ver el “Don Giovanni”. Mozart regresó y entregó en seguida la partitura al copista, que se apresuró a sacar las partes, porque José debía marcharse. Púsose en escena y…¿debo decirlo? ¡El “Don Giovanni no gustó! Se hicieron añadidos, se cambiaron arias, se expuso de nuevo en escena yel “Don Giovanni” no gustó. ¿Y qué dijo el Emperador?: “La ópera es divina; es casi más bella que el “Figaro”, pero no es manjar para los dientes de mis vieneses.” Selo conté a Mozart, el cual contestó sin inmutarse:”Démosles tiempo para masticarlo”. No se engaño.”

    Rafael de España Renedo, el “Pantalla lírica”, en un variado muestrario de lo que el cine realizó con el mundo operístico, no deja de lado a Mozart y en concreto, al “Don Giovanni”, del que nos ayuda a probar con alguna de esas tentativas. Por ejemplo, la dirigida por Leopold Hainisch, sobre un tratamiento de Rolf Lauckner, partiendo de la novela “Mozart auf der Reise nach Prag”, de Eduard Mörike, y que cuenta el idilio platónico del músico con la aristócrata Eugenia von Schinzberg, cuando se dirige a Praga, al estreno del “Don Giovanni”. La realización no alcanzó grandes niveles, aunque pueden destacarse dos escenas musicales: una, sencillamente horrible, es un ballet anacrónico y “kitsch”, con “la pequeña música nocturna” de fondo, y la otra, más conseguida, es la primera representación del “Don Giovanni”, que se escucha en italiano con algunas de las mejores voces del momento (que también aparecen en imagen, valga la aclaración): Erna Berger, Hans Wocke, Ludwig Weber y Hans Hermann Nissen. Leopold Hainisch, quedó satisfecho con la experiencia y repitió el mismo concepto (la gestación de una ópera famosa) en la inmediatamente posterior “Falstaff in Wien”, y algo más tarde, en “Lache, Bajazzo”.

    Sobre “Io, Don Giovanni” de Carlos Saura, también tendrá su propia valoración y que resume de esta forma: “Cerramos esta filmografía con un retorno tardío a la serie de “cómo nacieron las grandes óperas”, en este caso con la inmortal “Don Giovanni”, de la que presentamos largos extractos con una iconografía que quiere evocar la de la época de su estreno. La producción fue muy accidentada (nada extraño en un proyecto apadrinado por Andrés Vicente Gómez) y se tuvo que interrumpir el rodaje, comenzado en 2006 en los “Estudios Ciudad de la Luz” de Alicante, durante casi dos años; gracias a la intervención de la “Lucky Red” italiana pudo terminarse en “Cinecittà”, estrenándose a finales de 2009 (en España tuvo algunas exhibiciones poco publicitadas, en junio de 2010). Sorprendió un poco que, una vez completado el rodaje, Carlos Saura declarara abiertamente “Ópera Actual” nº 120 su escasa familiaridad con la ópera, pero teniendo en cuenta que su filmografía anterior ya había abordado el flamenco, el tango, y el fado, con estimables resultados, quedaba claro que nuestro internacional cineasta se atrevía con todo, musicalmente hablando (sólo le falta el jazz!). En otro punto, se nos cuenta que lo mejor de la película, es sin duda su aspecto visual.

    23 sep 2018 / 19:52
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito