Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 08 julio 2020
18:36
h

Cocina del CHUS: 110 toneladas de patatas y 80 de carne

Las cifras de vértigo de 2019 indican que se consumieron medio millón de bollitas de pan

    Las cocinas del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) funcionan sin descanso para elaborar los cinco mil menús que se sirven a diario. Detrás de este ingente trabajo, que dirige desde hace más de 25 años Javier Vidal, hay una cadena humana formada por 150 personas entre cocineros, dietistas, personal encargado de la distribución, y los trabajadores de producción, del almacén y conductores. Son más de 1.500 los pacientes que utilizan cada día este servicio.

    Como es natural, la despensa del complejo hospitalario alberga kilos y kilos de productos, llegando a sumar varias toneladas, como el caso de la carne, que entre la de ternera y pollo, junto a lomo y jamón de cerdo alcanza los 80.000 kilogramos, a los que además hay sumar un total de 6.810 kilos de fiambre variado, consumidos a lo largo del año pasado.

    En cuanto al pescado fresco, se consumieron un total de 51.150 kilos.

    Sobre este último dato del balance de 2019, Vidal explica que "excepto el lunes, es decir, de martes a viernes, traen pescado fresco de las lonjas de Ribeira o de A Coruña". Destaca que uno de los más consumidos es la merluza, "ya que está incluida en muchas de las dietas que se prescriben", apunta. Además, se sirve sargo, jurel, bonito, maruca o bertorella, junto a rapantes para freír.

    A esta cifra hay que sumar los 8.700 kilos de bacalao cocinados en 2019.

    Aunque el responsable de la Cocina del CHUS subraya las bondades de la merluza para los pacientes, también destaca que "ahora en invierno agradecen los platos de cuchara". en este caso, el rey del menú es el caldo, aunque también sirven potaje de garbanzos o de alubias, además de la siempre socorrida sopa.

    Solo en pastas alimentarias se consumieron 11.150 kilos, a los que hay que sumar más de siete toneladas y media de arroz.

    Del balance de 2019, Javier Vidal destaca los 450.000 kilos de bollitas de pan, aparte de las 435 toneladas de biscootes y galletas, que generalmente acompañan desayunos y meriendas, además de cenas para aquellos que tengan que seguir una dieta blanda.

    En cuanto a sobres de café y cacao, se consumieron 355.000 unidades, junto a 101 toneladas de infusiones y 196.000 litros de leche.

    Buceando entre un mar de cifras, también subraya los 91.500 kilos de fruta fresca que se consumieron en el ejercicio pasado, "siempre que se puede de temporada", apunta. A ésta hay que sumar 7.300 kilos de fruta en almíbar.

    Otra de las cifras astronómicas que destaca son las 110.000 docenas de huevos o los 350.000 yogures.

    En hortalizas y verduras frescas se consumieron 51.150 kilos, junto a los 5.400 k. de legumbres secas.

    En cuanto a las novedades para este 2020, Javier Vidal indica que uno de los retos es ir introduciendo paulatinamente desayunos "mucho más saludables". "Iremos rebajando las confituras o mermeladas para incrementar el de fruta fresca, además de sustituir galletas por pan integral con tomate natural y aceite de oliva virgen", explica.

    DATOSPRINCIPALES

    5

    Euros. Cada menú sale a cinco euros, un módico precio que se logra por el elevado volumen de víveres y una gestión milimétrica, sin mermar la calidad.

    80

    Dietas distintas. En el CHUS hay hasta 80 dietas y una línea especial para preparar papillas -que suponen el 25 % del menú-, con 3 personas 'ad hoc', y nevera y cocina propia.

    24 feb 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito