Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 03 diciembre 2021
04:00
h

Las colinas tienen ojos: Costa Miño Golf, deshabitada en más de un 50%

La Justicia avala a los expropiados por la urbanización: Fadesa "debe pagarnos más de 35 millones" // Ni la venta de 152 chalés que están vacíos "llegaría para compensarnos"

Mil escalofríos produce la ciudad fantasma. Los viajeros que cruzan la autopista entre A Coruña y Ferrol casi se tuercen el cuello ante la siguiente panorámica: las colinas tienen ojos en Miño. Una descomunal urbanización de Fadesa se desploma hacia el mar, 1.268 viviendas sobre una superficie de 1,586 millones de metros cuadrados. Lo tuvieron todo: campo de golf propio, gasolinera creada a propósito... Pero más del 50% de las casas se encuentran vacías desde 2007: no hay compradores.

La historia ya empezó mal, con 400 propietarios expropiados, múltiples denuncias al Ayuntamiento y a Fadesa, la promotora precipitándose en un concurso de acreedores... La Justicia da de momento la razón a los expropiados de Costa Miño Golf. Una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) dictamina que Fadesa tendrá que pagar un precio justo por los terrenos de los 400 vecinos. Según los afectados, "el Ayuntamiento se verá obligado a abonarnos más de 35 millones de euros". El Gobierno local desmiente esa posibilidad: "Eso es mentira, nosotros no tenemos que pagar, Fadesa debe costear ese incremento de las indemnizaciones, las expropiaciones se realizaron en concesión a la promotora como beneficiaria".

En caso de que el Tribunal Supremo avalase la sentencia del TSXG, recurrida por la administración, el Ayuntamiento sí tiene establecidas unas garantías para el pago a los expropiados. Según el asesor jurídico del consistorio, Carlos Abal, se establece una especie de tutela sobre "el campo del golf, la gasolinera y las viviendas vacías para garantizar posibles pagos". Pero los vecinos recuerdan que "Fadesa no ha podido vender hasta ahora ni la mitad de las casas". Otra sentencia en julio del Supremo, que confirma una anterior del TSXG en 2006, anula el proceso de adjudicación a Fadesa. El pleno para la concesión de los terrenos se celebró en mayo de 2002, tres meses antes de aprobar el PXOM y un año antes del plan parcial para el proyecto. El alcalde Antonio Maceiras (PP) recalca que "esa sentencia no anula las expropiaciones, simplemente no hicimos bien las cosas al aprobar el pliego de condiciones para Fadesa antes que el PXOM".  

Burbujas estalladas La versión del regidor de Miño discrepa con la de los expropiados, que prefieren mantener el anonimato. Ellos afirman que "la sentencia del Supremo anula la adjudicación de los terrenos y la concesión de licencias por parte del Ayuntamiento a Fadesa, no hubo exposición pública, el Gobierno sustituyó por su cuenta y riesgo el sistema de compensación por una expropiación para pagarnos menos". La compensación habría implicado que los propietarios se convirtiesen en urbanizadores, "pero el Gobierno quería toda la tortilla".

Aunque la adjudicación queda anulada, la administración municipal no puede devolver los terrenos a su situación original. Los expropiados indican que el Supremo "obliga a aumentar las indemnizaciones en un 25%". Pero el asesor jurídico del Ayuntamiento aclara que "eso sólo ocurriría si se anulasen las expropiaciones, pero como no ha sido así los vecinos no recibirán más dinero por este dictamen ni adquieren más derechos". La administración sí que tendrá que legalizar la urbanización, "pero ese proceso sólo nos afecta a Ayuntamiento y Fadesa".

¿Qué ocurre con el justiprecio? El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia decreta 25,9 euros por metro cuadrado. En su día, un jurado provincial de expropiación había decidido dar a los vecinos 6,32 euros por metro: "Al final cobramos cuatro veces menos de lo debido". Calculando intereses acumulados, "los vecinos percibiríamos 35 euros por metro si el Supremo confirma esta sentencia". Ellos mismos insisten en que "no es un problema de cifras, sino de que se ha cometido una ilegalidad". Según los expropiados, "el Ayuntamiento tendría que hacerse cargo de los pagos, ya intenta poner como garantía lo que no está vendido". El alcalde admite que "barajamos la posibilidad de tomar en depósito parte de la urbanización Costa Miño y subastarla".

Insuficiente para los expropiados: "Por el campo de golf el Ayuntamiento obtendría 3,5 millones de euros; por 152 chalets vacíos 15 millones, no llega para compensarnos a los 400 afectados". La película de terror sobre el estallido de la burbuja inmobiliaria tendría que rodarse entre los inquietantes adosados de Costa Miño.

phermida@elcorreogallego.es

CIFRAS

15

Millones euros Según los afectados, por los 152 chalés hipotecados "el Ayuntamiento sólo obtendría 15 millones de euros"

2004

Inicio de obras Los trabajos de Costa Miño Golf se iniciaron en 2004. Desde 2002, los vecinos presentaron cientos de demandas. La urbanización se terminó "hace tres años"

4

Los pagos Entre cuatro y cinco veces más tendrá que pagar Fadesa a los propietarios, según el TSXG

18 sep 2010 / 22:34
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito