Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 04 diciembre 2022
08:23
h
{ EL DÍA DESPUÉS }

Se compitió

    En la previa Moncho advertía que este Real Madrid era uno de esos equipos que el menor error lo castigaba con una canasta. Aparte de este factor, los equipos grandes tienen otro a su favor que es que cuando se producen situaciones de uno contra uno casi siempre las resuelven con canasta o falta personal. Este segundo aspecto se pudo observar nítidamente en el comienzo del partido con el duelo de Kleber, que comenzó muy bien, contra Ayón. El bueno de Maxi, que lo intentó con todas sus fuerzas, no pudo con los kilos, la fuerza y la veteranía del mejicano que fue el estilete de su equipo en el inicio. No estaría de más que el entorno de Maxi estudiase el vídeo y se diese cuenta de que a pesar de ser un excelente jugador y de contar con un futuro espléndido, todavía está muy tiernecito para aventuras de mayor fuste. Si son inteligentes y prácticos deben de entender que lo mejor para Maxi es completar su formación durante una temporada más en el Obradoiro. Los intentos de saltos prematuros suelen conducir más al fracaso que al éxito. La historia de nuestro baloncesto está llena de ejemplos de todo tipo, a los que no me gustaría que se añadiese el capítulo de Maxi Kleber, porque aparte de sus cualidades como jugador me parece un chico de los que merecen la pena.
    El Obra hizo una gran primera parte con un segundo cuarto excepcional, que de por sí ya justificó la asistencia al partido. En el tercer cuarto el Real Madrid, que en estos momentos es el equipo más en forma de Europa, puso una marcha más y con su juego interior unido a la aparición de Carroll decidió el partido. La afición, que tenía ganas de marcha, como siempre, no dejó de animar y al final se recortó la diferencia. Sin duda el equipo acusó el esfuerzo realizado el jueves ante el Barça en el sentido de que si no estás acostumbrado a jugar entre semana, cuando lo haces tus hábitos rutinarios de entrenamiento se rompen y te afecta mucho más que al equipo que está adaptado a esa dinámica. Hay otro factor del que Obradoiro siempre suele sacar provecho que es el de la preparación táctica de los partidos, pero para este no tuvieron el mínimo tiempo necesario. Los equipos que juegan Euroliga este tipo de partidos solo los preparan con las sesiones de vídeo. Con citas importantes a la vista su tiempo lo emplean en realizar ejercicios diseñados para irse adaptando al aprendizaje de nuevas situaciones defensivas e incluso a veces ofensivas, para resolver los problemas que se le puedan presentar.
    Termino con la invitación del Obradoiro a Terry Porter para que haga los últimos 100 km del Camino de Santiago. Ha sido, como decía el querido profesor y catedrático Juanjo Moralejo en nuestros encuentros de pesca, una idea cojopenda (entiéndase cojonuda, aunque suene a ordinariez, y estupenda), con una gran repercusión mediática para el Obradoiro, para Santiago y para Galicia.

    04 may 2015 / 21:33
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito