Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 junio 2020
02:40
h
EDITORIAL

¿Para esto se construyó Europa?

    Vuelve a fallar con estrépito la Unión Europea en su enésimo intento de dar respuesta, desde el territorio siempre fértil de la unidad, a la más que preocupante crisis del coronavirus. Y la ministra portavoz resume la situación exacta, tras el fiasco de la cumbre del Eurogrupo en la interminable madrugada de Bruselas. “Necesitamos la ayuda de otros países, para eso se construyó Europa”, dijo ayer María Jesús Montero. Hoy volverán los ministros de Economía y Finanzas a intentar desbloquear un acuerdo de mínimos para movilizar más de medio billón de euros y garantizar liquidez suficiente al tejido productivo. La UE se ha instalado en una paradoja perversa: son conscientes sus líderes de que no es posible enfrentarse con éxito a la pandemia sin una respuesta mundial coordinada –la acaban de exigir más de doscientas personalidades, en una carta abierta al G-20–, pero son incapaces de acordar los mecanismos para proteger con eficacia la salud de la economía. Mientras, la percepción sobre los efectos de esta crisis sanitaria inédita está cambiando a marchas forzadas. Ya pocos expertos dudan de que la recuperación será en U, con un periodo mayor de recesión, y no en V, con un rebote rápido; y cada vez se alzan más voces que nos alertan de que el covid-19 está dejando al planeta al borde de la peor crisis desde la Gran Depresión, hace casi un siglo. En este complicadísimo escenario, Bruselas está ofreciendo un espectáculo deplorable que recuerda al de los mercaderes en el templo. Tras dieciséis horas de tensión y negociaciones, los ministros del Eurogrupo no consiguieron levantar el bloqueo de Italia, atrincherada en su reclamación de eurobonos, y los Países Bajos, que quieren salir de esta obligando al sur a acudir al fondo de rescate y a revivir la pesadilla de los hombres de negro. A la espera de que la sensatez se imponga, quedan en el limbo el plan de choque inmediato, con ese medio billón de euros imprescindible para levantar un muro sólido de defensa, y la hoja de ruta para salir de la crisis con un rebote de la economía. Es posible que hoy se desbloquee el paquete milmillonario de préstamos. Ojalá. Es posible que se imponga el sentidiño que abanderan Angela Merkel, Emmanuel Macron y Pedro Sánchez con la solución intermedia de los fondos de reconstrucción, sin vencedores ni vencidos. Ojalá. Pero los que soñamos con una Europa Unida hemos vuelto a despertarnos sobresaltados. Y nos preguntamos, decepcionados, si para esto se construyó la UE.

    09 abr 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito