Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 19 octubre 2020
01:22
h
VIOLENCIA EN EL DEBATE DEL IDIOMA

La contraprotesta a Galicia Bilingüe acaba en una batalla campal

Los radicales estaban perfectamente preparados para la guerrilla urbana ·· Atacaron a policías y manifestantes con las caras cubiertas

Al más puro estilo de la kale borroka; es decir, grupos organizados, caras cubiertas, ataques y huida inmediata, cruce y quema de contenedores, convocatoria previa a través de Internet y SMS y llamadas vía móvil entre los cabecillas para organizar la revuelta. Algo más. Cámaras de vídeo y fotografía para grabar la acción. Los radicales que llegaron a Santiago para reventar la manifestación de Galicia Bilingüe sabían bien lo que iban a hacer. Durante la noche hicieron acopio de piedras y recipientes del botellón y se presentaron en el casco viejo bien parapetados. Los cabecillas cubiertos con cascos de motorista y gruesas cazadoras de cuero; el resto, con pasamontañas, capuchas o gorros.

Actuaban en grupos de unos veinte o treinta miembros para hostigar a los manifestantes y policías y, de paso, descargar su ira contra lo que fuera: mobiliario urbano, escaparates de entidades bancarias, empresas o locales comerciales. Al más puro estilo de Jarrai lanzaban el ataque, se enfrentaban a los agentes y retrocedían. En la retaguardia, la segunda línea, les cubría la retirada con barricadas formadas por contenedores, vallas de obras y todo objeto que pudiera dificultar el paso.

Ya antes de que se iniciara la manifestación hubo los primeros enfrentamientos, lo que obligó a cargar a la Policía. Cerca de la Alameda se produjo la primera detención, la de Carlos Morais, destacado miembro de Nós-UP que tuvo que ser conducido al hospital; apenas quince minutos después le tocó el turno a otros dos radicales por enfrentarse a los agentes, Abraham Alonso y otro compañero de Nos-UP. También fue apresado Santiago Mendes. La lista se amplió con tres sujetos más, B.L., L.A. (la única mujer implicada) y D.S., militantes independentistas de Isca!. Por la tarde los servicios de información detuvieron a otros tres radicales, que responden a las iniciales de A.R., N.V. y A. B..

Por la tarde hubo concentración ante la Comisaría pero la Policía impidió que se aproximaran. Eso sí, con la mediación de Xosé Manuel Beiras, que puso cordura.

El parte de guerra comenzó antes de media mañana. A eso de las once y media, tal y como informó la concejalía de Seguridad Ciudadana, ya andaban por San Lázaro haciéndose notar de forma violenta. Allí quemaron dos contenedores.

Posteriorme, los daños en el mobiliario urbano fueron aumentando al paso de estos radicales. Al menos tres cabinas teléfonicas fueron destrozadas, tanto en Curros Enríquez como en San Roque. En esta última zona se desahogaron a gusto, con quema de contenedores de basura y la obligada intervención de los bomberos, además de dejar inservibles tres marquesinas de autobús.

Fueron muchas las calles tanto del casco histórico como del Ensanche en las que volcaron contenedores, por puro gamberrismo o para utilizarlos como barricada urbana. En el parte de daños hay que destacar lunas rotas en bancos como la sucursal del BBVA del Preguntoiro o negocios como el de Antonio Pernas en la calle Doutor Teixeiro y el intento de asaldo a nuestra sede..

La capital gallega quedó además con otros recuerdos del paso de los vándalos, como las numerosísimas pintadas que realizaron por prácticamente toda Compostela. El alcalde compostelano condenó enérgicamente los hechos y resaltó que se trató de una actuación "absolutamente planificada y muy organizada" por parte de los radicales. Una kale borroka en toda regla.

Pasan a disposición judicial

Tres de los 10 detenidos ayer durante la manifestación celebrada ayer por el colectivo Galicia Bilingüe (GB), han pasado a disposición judicial a las 09:00 horas de hoy, mientras que 7 todavía permanecen en la Comisaría de Santiago, según informaron fuentes policiales. Las fuentes consultadas agregaron que el resto de los detenidos permanecen en dependencias policiales y podrían pasar esta tarde a disposición judicial. Los tres que han sido trasladados al Juzgado de Guardia de Santiago permanecen en dependencias judiciales.

09 feb 2009 / 11:59
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito