Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 02 junio 2020
14:15
h
antonio antela, Coordinador unidad Enfermedades Infecciosas hospital Clínico de Santiago

"Correré el riesgo de volver a infectarme pero es necesario que vaya a trabajar, a ayudar"

El doctor Antonio Antela nunca dejó de luchar contra el covid-19. Hasta el día 16 de marzo, desde la unidad de Enfermedades Infecciosas del CHUS dirigiendo el equipo que atendía a pacientes con coronavirus y, desde ese momento, en su habitación del Hospital Universitario de A Coruña, donde fue ingresado por estar contagiado. Dos luchas diferentes pero complementarias. Ahora, tras doce días hospitalizado y cuando los síntomas comienzan a remitir, cuenta su experiencia y explica los errores que se cometieron. El 6 de marzo cumplió 60 años.

¿Cómo comenzó a notar que estaba enfermo?

El lunes 16 empecé con febrícula y algo de cansancio, pero no le hice mucho caso porque las dos semanas antes ya habían sido de mucho trabajo y se lo achaqué a esto. Pero el martes 17 ya empecé con fiebre alta y dolores musculares importantes, así que me vine a Urgencias del Chuac (vive en A Coruña aunque trabaja en Santiago). Allí vieron que tenía una neumonía bilateral y ya me dejaron ingresado.

¿Fue preciso su ingreso en uci o siempre estuvo en planta?

No, siempre en planta, pero estuve bastante mal.

¿Cómo fue el proceso?

La primera semana fue horrible. Tos continua que no me dejaba hablar, fiebre alta también permanente, dolores musculares que no se aguantaban continuos... y dificultad para respirar.

¿Cuándo empezó a notar la recuperación?

A partir del día 8 empecé a mejorar. Lo noté porque al ir a ducharme paré de toser y no me fatigué. Y a partir de ahí he ido mejorando poco a poco. Llevo tres o cuatro días mejorando paulatinamente, ya tres días sin fiebre, ya también sin dolores, prácticamente sin tos y ya puedo mantener una conversación, que antes no podía.

Su caso es el del cazador cazado...

Sí, es un riesgo de mi trabajo, lógicamente. Yo coordinaba el equipo de atención a los pacientes con covid-19 que iban a ingresar y llevábamos una semana o diez días con pacientes ingresados. Y obviamente en al atención a esos pacientes me infecté.

¿Cómo vivió todo el proceso personalmente?

Con mucha angustia, porque la situación mía no era buena; yo ya he pasado por varias patologías graves, pero la sensación de incapacidad e invalidez como tuve esa primera semana no la había tenido nunca. Además, con la incertidumbre de la evolución, sin saber en qué momento podía empezar a mejorar o a empeorar.

Además, usted como especialista está al tanto de cómo puede evolucionar el covid-19 y de las señales de alarma...

Yo desde que empezó la epidemia la he seguido muy estrictamente y sabía por las publicaciones que la segunda semana es crítica para los pacientes. En ella, o bien empiezas a mejorar o te deterioras de forma importante y yo estaba esperando qué me ocurría en ese punto temporal.

Y comenzó a mejorar...

Sí, fue justo en ese punto, el día 8-9 cuando empecé a mejorar y ya pensé que me había tocado el camino de la recuperación. Así empecé a estar más tranquilo, pero lo viví hasta ese momento de forma muy angustiosa.

¿Cómo lo llevó su familia?

Me comunicaba con ellos por WhatsApp; evitaba llamarles porque sabía que no iba a poder mantener una conversación y les iba a angustiar más. Intentaba tranquilizarles por WhatsApp hasta que empecé a mejorar. Este es otro aspecto de esta historia, estás aislado, sin contacto con nadie, la familia no sabe qué está pasando... Aunque en mi caso es un poco distinto porque mis compañeros mantenían informada a mi mujer, pero la mayor parte de los pacientes no tienen esa facilidad y es otro problema que se añade.

¿Cuál es la situación ahora, cuándo le darán de alta?

Acabo de hablar ahora con mi médico. Pensamos esperar el fin de semana para cumplir dos semanas de tratamiento y si todo va bien, a lo mejor a primeros de la semana que viene, plantearé el alta. Después tendrá que hacer la cuarentena preceptiva en casa.

¿Otra vez de quince días?

Voy a intentar acortarla para poder incorporarme a trabajar lo antes posible. Pero es importante, cuando llegue a casa, saber quién está infectado y quién no, para saber qué medidas de aislamiento tengo que mantener en mi casa.

¿A Infecciosas del CHUS?

Claro, claro, tengo que ir a trabajar, a ayudar. Cada vez hay más pacientes ingresados y somos necesarios todos. Y aunque esta infección no confiere inmunidad correré el riesgo de volver a infectarme pero es necesario que vaya a trabajar. Entonces, no sé si voy a tener que pasar 14 días de cuarentena desde que me den de alta, pero voy a intentar acortar el tiempo, que me hagan la prueba, ver si es negativo antes y cuando lo sea ir otra vez a la trinchera.

Su mujer no estará muy contenta con esa decisión...

Ya me lo está diciendo, me ha escuchado y me ha dicho que no me va a dejar, pero, bueno, ya me conoce. Sabe que no va a ser posible.

¿Cree que se cometieron errores en esta pandemia?

Ha sido bastante evidente, no solo en Galicia, en toda España. Lo primero, decir que si no tuviéramos un sistema sanitario público bien organizado y con grandes profesionales, como el que tenemos, el manejo de esta epidemia no hubiera sido posible. Y precisamente por eso se debería cuidar mejor a la sanidad pública, habríamos respondido mejor sin los años de recortes a los que se vio sometida; eso no debería volver a ocurrir.

Dicho esto, a todos nos cogió un poco desprevenidos; aunque la epidemia estaba avisando, era lógico y natural que saliese de China en algún momento, se pecó de exceso de confianza, improvisación, falta de medios y de directrices claras. Al principio sobre todo, no había suficientes equipos de protección individual, se cayó en muchos errores de prevención y eso hizo que no solo la epidemia se extendiese más sino que en el momento inicial cayeran muchos sanitarios. Parece que eso se está corrigiendo, que en el momento actual la gente trabaja con más seguridad y medios. Es una lección más a tener en cuenta, porque vamos a tener más epidemias como esta , seguro, en el futuro y tenemos que estar preparados.

Las noticias que llegan no son esas, los profesionales se lamentan hoy en día de falta de equipos de protección, mascarillas, etc.

Bueno, yo ahora mismo tengo una visión muy limitada del tema porque llevo 12 días ingresado en una habitación. Veo que la gente que viene a atenderme todos vienen equipados y no se quejan de que tengan escasez, al menos en este hospital, pero no puedo hablar por otros hospitales y otras situaciones.

Hubo más errores, ¿verdad?

Sí, otro fue no haber testado más y antes a la población. Las dos medidas que se han mostrado exitosas al contener fue la contención masiva, como hizo China, y el testar a mucha gente de forma rápida, como en Corea del Sur y Alemania. Así tienes a todos los casos identificados, aislados, trazar sus contactos y centrarte sobre todo en atender a los pacientes más graves reduciendo el impacto sobre el sistema sanitario. Fallamos, hasta hace muy poco no parecía que conociéramos nuestro enemigo, dónde estaba y cuál era su magnitud, y eso es la clave para ganar una batalla: conocer mejor al enemigo.

En cuanto a los test diagnósticos, ahora parece que están haciendo más que al comienzo de la epidemia, pero no de forma tan masiva, como usted recomienda, con lo que las cifras de infectados no serán las reales. ¿Qué opina?

Seguramente se estén haciendo ahora más test, pero esto llega un poco tarde. Cuando es interesante conocer la magnitud del problema es sobre todo al principio. Ahora algunos de los problemas para testar son de suministros, de escasez de reactivos, también de la capacidad limitada de hacer un número de pruebas al día, muchas veces hay que repetirlas varias veces porque no siempre son concluyentes, sobre todo si es un paciente que tiene que ingresar en función del resultado se toman una medida u otra.

Ha sido evidente, en Galicia y en España, que se pecó de exceso de confianza, de improvisación, de falta de medios y de directrices claras

La primera semana fue horrible, pero a partir del día 8 empecé a mejorar; lo noté porque al ir a ducharme paré de toser y no me fatigué, a partir de ahí poco a poco

Si no tuviéramos un sistema sanitario público bien organizado y con grandes profesionales el manejo de la epidemia no hubiera sido posible

Otro error fue no testar más y antes. Las dos medidas exitosas para contener fueron la contención masiva y el testar a mucha gente de forma rápida

28 mar 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito