Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 26 octubre 2020
09:00
h
EDITORIAL

En el debate sobre el futuro de Ence

    DEBATE Pedimos siempre que sean los expertos de cada sector los que marquen las líneas a seguir. Que los científicos se encarguen de las ciencias, los médicos de la sanidad, los profesores de la educación y hasta que los restauradores (antes cocineros) se ocupen de las cosas del comer. De todos ellos esperamos siempre las mejores decisiones sobre temas de su incumbencia. Era la lógica del sentido común que saltó por los aires cuando los partidos políticos tomaron la decisión de, por aquello de fijar cupos a los grupos de presión, que algunas personas lo mismo valían para un roto que para un descosido.

    Volvió a abrirse en Galicia el debate sobre el futuro de Ence y fueron muchos (los del roto y el descosido) los que se lanzaron a dictar sentencias, casi todas ellas en única dirección: que la pastelera debe abandonar la ría de Pontevedra. ¿Argumentos? Los de siempre que vienen a ser tan escasos como faltos de consistencia.

    En este punto quizás sería bueno atender las opiniones de los madereros, defensores a ultranza de la permanencia, o de las empresas gallegas de la madera; es decir, de la industria. Su diagnóstico es contundente: "Galicia no puede permitirse el lujo de perder una pastera (Ence) imprescindible para el sector". Lo dicen los que más saben del tema (ver las explicaciones a vuelta de página) y el resto deberíamos ser más prudentes. Por simple sentido común.

    01 may 2015 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito