Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 09 diciembre 2022
17:06
h
EL DÍA DESPUÉS

Descanso

    En estos momentos lo mejor que le puede pasar al Obradoiro es el descanso de cuatro días para desconectar y, posteriormente, volver a cargar pilas aprovechando el parón de la Copa del Rey. El equipo está en un bache casi colectivo, son pocos los jugadores que están a su mejor nivel, por lo que la situación vacacional viene que ni pintada como terapia reparadora para volver a jugar con la misma vistosidad e intensidad que hemos visto en muchos partidos que todavía tenemos en la retina. Los malos momentos de juego son habituales en todas las plantillas y a veces intentar saber y analizar las causas es una tarea compleja, y el acertar con el diseño de la terapia a aplicar en forma de trabajo físico, táctico o mental no es fácil estando inmersos en la vorágine del día a día que dicta la competición. Por esa causa, el descanso de la Copa seguro que vendrá estupendamente bien para resetear y volver a retomar la senda perdida de los triunfos y del buen juego.

    Personalizar en las actuaciones individuales mostradas en el partido contra el Iberostar Tenerife creo que no tiene mucho sentido ya que entre unos que jugaron mal y otros que lo hicieron peor, pocos hay que se puedan salvar, pero por un mal momento, que suele ser habitual en todos los equipos de todas las ligas de todos los deportes, no se debe tener como consecuencia la pérdida de la credibilidad de la que se ha hecho merecedora este grupo.

    Las otras dos noticias baloncestísticas de la semana son la Copa del Rey, que nunca tiene favorito, pero en esta edición, tal y como están Real Madrid, Unicaja y Barcelona, hacer un pronóstico es todavía mucho más arriesgado. En lo que no se corre ningún riesgo es en garantizar que será, al igual que en los últimos años, un gran espectáculo, aderezado por el carnaval. Los que lo disfruten en directo en Las Palmas seguro que se lo van a pasar mejor que nunca.

    La segunda noticia ha sido el gran espectáculo del All Star de la NBA que ha acaparado todas las portadas de la prensa, los informativos de televisión y las noticias radiofónicas. Ver a dos hermanos españoles disputando el salto inicial del partido más seguido en el baloncesto profesional americano e incluso mundial es una circunstancia irrepetible. Personalmente me afecta y emociona porque aparte de ser dos chavales muy queridos y con los que he tenido multitud de vivencias, es un orgullo el haber puesto un granito de arena en sus respectivas carreras. Bueno, en el caso de Pau, más que un granito de arena podría ser una carretilla bien colmada. Enhorabuena a Marisa y Agustí, sus luchadores padres, por la parte importantísima que les toca.

    17 feb 2015 / 10:58
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito