Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 27 noviembre 2020
12:49
h

Día Autonómico do Minibásquet: la canasta, un legado de padres a hijos

Más de 1.400 niños disfrutaron de la fiesta del baloncesto de formación en Sar // Moncho Fernández y Jesús Chagoyen, dos progenitores más en la grada observando a sus pequeños

Es la fiesta del baloncesto. Del baloncesto de cantera, el de los más pequeños, aquellos todavía incipientes jugadores del deporte de la canasta que aprenden sus primeras nociones sobre lo que significa la deportividad, el compañerismo, el respeto al rival y al árbitro. Son los valores del deporte que intenta inculcar el Día Autonómico do Minibásquet que organiza el Grupo Correo Gallego, y que ayer cumplió su decimotercera edición con el espíritu y el resultado de siempre.
Porque lo de menos es eso, el resultado. Lo importante en la cita que cada año reúne a clubes llegados del norte, sur, oeste, este y centro de Galicia es enviar el mensaje de que lo primordial es pasárselo bien. A eso llegan al Multiusos Fontes do Sar niños y niñas de O Barco de Valdeorras, o de Narón, o de O Grove, o de Lugo, o de Salceda de Caselas, o de Lalín. Y, por supuesto, de Santiago: Obradoiro, Compañía de María, Peleteiro, La Salle, Fedesa o Fontiñas no fallan a la cita. En total, más de 1.400 niños de minibásquet (alevines) y preminibásquet (benjamines) reunidos en 96 equipos que jugaron 104 partidos desde primera hora de la mañana hasta última de la tarde.
El Día del Mini es ya una fiesta intergeneracional. Solo hace falta ver en las gradas de Sar a clásicos del baloncesto compostelano siguiendo atentamente los primeros pasos de sus hijos en el deporte. Como Moncho y Jesús, que no perdían de vista a Guillermo Fernández y a Unai Chagoyen. "De pequeño he participado en citas parecidas, aunque quizá siendo un poco más mayor que estos. Esto es maravilloso, tanto para los padres, que se pueden relajar un poquito dejando a los niños aquí, como para ellos, que disfrutan de lo que más les gusta", comentaba Jesús Chagoyen, el capitán del Rio Natura Monbus Obradoiro.
"Afortunadamente mi hijo me ha visto jugar muchas veces, y no le ha quedado más remedio que engancharse al baloncesto. No sé si en el futuro lo seguirá estando, pero ahora está bastante ilusionado, lo pasa bien y disfruta. Ese es el único consejo que le doy: que lo pase bien. Para el resto ya están los entrenadores", añadía el jerezano, cuyo hijo Unai juega en la cantera del Obradoiro.
Esta vez, y desde primera hora de la mañana, Moncho Fernández pasó del banquillo a la grada. Su hijo Guille da sus primeros pasos en el Compañía de María, aunque para el entrenador (en este caso, solo padre) el objetivo está claro: "Ni siquiera me fijé en cómo jugó o en el resultado, que es lo de menos. Lo importante es que esto es una fiesta del baloncesto y un espectáculo increíble, fantástico. Siempre que pueda venir no me lo voy a perder, porque me encanta y además en el pabellón he podido ver a un buen puñado de viejas glorias".

PROTAGONISTAS. Ni el entrenador ni el jefe del vestuario obradoirista fueron los únicos que compartieron su alegría con los más pequeños. Fran Cárdenas y Santi Yusta tampoco quisieron perderse la cita. Los cuatro demostraron lo que son: héroes normales. Se lo pasaron como enanos y debieron de quedarse bastante cerca de batir el récord mundial de autógrafos por minuto. Pocos de los casi 1.500 participantes en el Día del Mini se quedaron sin su firma o su foto de los integrantes del equipo que milita en la Liga Endesa, que además participaron en la entrega de regalos a todos los asistentes.
"Es bueno recordar cuando uno tenía estas edades y jugaba en estas citas. Es una delicia ver a tantos niños juntos disfrutando del baloncesto mientras juegan. A mí personalmente me gustan mucho las categorías inferiores y me divierto mucho viendo cómo juegan al baloncesto", explicaba el base Fran Cárdenas desde la grada.
A Santi Yusta, el benjamín del Obra con 19 años, le queda un poco más cerca en el recuerdo su etapa como jugador de minibásquet. "Me lo pasaba muy bien, y estoy viendo que los niños que están aquí hoy también lo hacen. Lo primero en estas etapas es que disfruten, y ya después aprenderán lo que sea", apuntaba el alero madrileño, debutante como profesional en el último curso.

05 jun 2016 / 03:02
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito