Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 28 enero 2022
02:26
h
en juicio

Dice que su autoinculpación por la muerte de un narco en Fisterra fue una "invención"

El cuerpo fue localizado en su vivienda con varias puñaladas en el cuerpo

    El vecino de Fisterra (A Coruña) acusado de matar a la persona que le suministraba la droga ha negado los hechos, en un juicio celebrado este martes en la Audiencia Provincial de A Coruña, y ha atribuido a una "invención" su declaración en la que admitía haberle matado para sustraerle 150 euros.

    En 2007, cuando se produjo la muerte de este narcotraficante, cuyo cuerpo fue localizado en su vivienda de Fisterra con varias puñaladas en el cuerpo, la Guardia Civil atribuyó su muerte a un sucidio. Sin embargo, cuatro años después, en 2011, se arrestó al ahora acusado como presunto autor de la muerte, ya que el caso siguió abierto.

    La Fiscalía pide para él una pena de 24 años de cárcel, ya que le imputa un delito de asesinato y otro de robo con violencia. También reclama el pago de una indemnización de 50.000 euros a cada uno de los dos hijos del fallecido, que tenía 44 años.

    En su calificación, sostiene que el acusado estuvo el día en que se produjo la muerte de la víctima en su casa, a la que se desplazó para adquirir cocaína. El Ministerio Púbico argumenta que el origen de la agresión, tras permanecer juntos varias horas en la vivienda,  fue la intención del acusado de que le diese cocaína sin pagarle y que esto originó una discusión entre ambos y la muerte de la víctima, que presentaba varias heridas punzantes en el cuerpo.

    "ERA MI AMIGO", ALEGA EL ACUSADO

    En el juicio, el procesado ha señalado que la víctima era su "amigo" y ha negado que lo hubiese matado. Así, dijo, que cuando estuvo en su casa, el fallecido "estaba mal porque le faltaba insulina" y sostuvo también que al irse vio que se estaba "golpeando", ha indicado al ser preguntado porque llegó a decir que fue un suicidio.

    Preguntado también por el relato de la supuesta agresión en su declaración, afirmó que lo hizo por "presiones" de la Policía. "Me dijeron que si declaraba en mí contra a los 15 días saldría y que si no estaría 15 años en la cárcel", ha argumentado.

    Por otra parte, a preguntas de su abogada, ha señalado que toma "mucha medicación" y que tenía "esquizofrenia y epilepsia", además de ser consumidor de cocaína. Además, afirmó que, antes de prestar la declaración en la que reconoció ser el autor de los hechos, la Guardia Civil le dejó fumarse "un porro".

    23 oct 2012 / 13:53
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito