Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 05 agosto 2020
14:58
h

Dimite la Valedora do Pobo

Milagros Otero condiciona su renuncia a que los grupos parlamentarios acuerden su sustituto // Adopta la decisión un día después de que el Supremo rechazara el recurso de casación presentado por el alto comisionado en defensa de la contratación de la jefa de Servicio de Administración y Personal, al apreciar "desvío de poder" // Será la segunda valedora desde 2012 que se ve obligada a dejar el cargo si se ratifica su cese, para lo que hace falta una mayoría reforzada

La valedora do Pobo, Milagros Otero, ha enviado al Parlamento de Galicia una carta en la que pone su cargo a disposición de la Cámara, que es el órgano que la nombró, a propuesta del PP, y tiene el poder de revocarla con una mayoría reforzada de los diputados. Pero vincula su renuncia a que los grupos parlamentarios se pongan de acuerdo previamente sobre su sustituto al frente de la institución y en la Vicevaledoría, que actualmente ocupa Pablo Cameselle (nombre impulsado por el PSOE).

Lo ha hecho, según el escrito enviado al presidente del Parlamento al que ha tenido acceso Europa Press, después de que el Tribunal Supremo ratificase la nulidad del nombramiento del puesto de jefe de servicio de Administración y Personal, por "desvío de poder", a María Puy Fraga, sobrina del expresidente Manuel Fraga y hermana del portavoz parlamentario del Partido Popular.

Sería la segunda persona al frente de la institución comisionada, creada por ley en 1984 pero cuyo primer valedor tomó posesión en 1990, que, si se ratifica el cese, sale obligada de la defensoría gallega después de la dimisión en 2012 de Benigno López (que fue nombrado en 2007).

En esa ocasión, López acabó dejando el cargo presionado por las críticas de la oposición, tras efectuar unas declaraciones sobre los recortes sanitarios en las que sugería aplicar recortes y "suspender" la Ley de Dependencia en plena crisis económica.

Pero hay una diferencia entre la decisión que adoptó entonces Benigno López y la situación actual planteada por Milagros Otero. El anterior valedor, magistrado del TSXG, renunció a seguir en el puesto y, de forma automática, esto supuso que el vicevaledor, José Julio Fernández (nombrado a propuesta del PP), asumiese en mayo de 2012 las riendas del alto comisionado --una situación que se prolongó más de tres años--.

Sin embargo, Otero condiciona en el escrito enviado a la Cámara gallega a que los grupos parlamentarios tengan ya elegidos tanto su sucesor, como el de su número dos. Esto implica una renovación completa de los cargos de la institución y evita dejar al frente de la defensoría gallega, que fiscaliza a la Xunta y ayuntamientos, a una persona propuesta por el PSOE.

"SUPEDITA" SU RENUNCIA
Es más, Milagros Otero "supedita" su renuncia a que los grupos parlamentarios acuerden una propuesta de nuevos nombramientos, como explicó en un comunicado enviado a los medios. La valedora registró este jueves la misiva en la que pone su cargo a disposición del Parlamento dirigida al presidente, Miguel Santalices, para formalizar su petición y solicitar que se le diese traslado a los grupos de la Cámara.

Y, no en vano, advierte en ese mismo comunicado que la institución "quiere garantizar a la ciudadanía que sus quejas seguirán siendo tramitadas con normalidad como hasta el momento". "La valedora seguirá ejerciendo hasta el último día con el mismo rigor, profesionalidad e independencia su importante tarea en la defensa de los derechos de las personas", ha sentenciado.

La renovación de los cargos del alto comisionado, que vive desde 2007 un periodo convulso frente al consenso de los anteriores valedores (José Cora y José Ramón Vázquez Sandes --como recuerdan quienes convivieron con ellos en la Cámara gallega-- dependen de una mayoría reforzada de 3/5 de la Cámara gallega. Es decir, son necesarios los votos al menos del PP (con 41) y de otro de los tres grupos parlamentarios para conseguir los 45 necesarios.

POLÉMICAS EN EL VALEDOR DO POBO
Milagros Otero tomó posesión en septiembre de 2015, después de tres años de interinidad de la institución comisionada en la que asumió las riendas en funciones José Julio Fernández. Se mantuvo en ese puesto hasta que populares y socialistas lograron consensuar un paquete de nombramientos durante ese verano (renovación del Consello de Contas y Consello de Administración de la CRTVG), ya con la oposición más fraccionada --PSdeG, AGE y BNG--, en un "reparto de puestos" criticado por las formaciones minoritarias de la Cámara.

Benigno López, presionado por la oposición --PSdeG y BNG--, se vio obligado a dejar su puesto al frente de la defensoría gallega en la que había sido colocado por unanimidad cuando gobernaba el bipartito y con el apoyo también de los populares, que fueron los que públicamente defendieron su continuidad por "responsabilidad institucional".

Aquellas declaraciones sobre los recortes fueron el detonante, pero Benigno López ya había mantenido varias polémicas, sobre todo con el BNG, a costa de la normalización lingüística y el apoyo a la lengua gallega.

Milagros Otero, catedrática de Filosofía del Derecho, tampoco ha estado exenta de polémicas y ha sido etiquetada, por parte de la oposición, como "valedora do PP", ya que a juicio de estos grupos no ha sido beligerante a la hora de fiscalizar la actuación del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo. Ella, sin embargo, siempre ha reivindicado su "independencia" al frente de la institución, en la que ha mantenido un abierto enfrentamiento con el Ayuntamiento de Santiago, y en concreto con su alcalde, Martiño Noriega, a costa de la situación de los sintecho.

EL TSXG FALLÓ QUE HUBO DESVÍO DE PODER
Según el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), la actual valedora do Pobo influyó en el proceso de selección del puesto de jefe de servicio de Administración y Personal para que recayese en la hija del catedrático de Derecho del que Milagros Otero es discípula académica --como reconoció en sede parlamentaria--.

La valedora llegó a presentar su "abstención" durante el proceso y delegó la resolución final del concurso en Pablo Cameselle, eso sí, después de que estuviesen definidos los criterios de la convocatoria y de que se hubiesen presentado los candidatos.

De hecho, en su comparecencia en julio de 2018 --tras conocerse el fallo del TSXG--, la valedora admitió que en la resolución de abstención "no especificó la causa concreta, debido a que consideraba que era de público conocimiento que es discípula académica del padre de una de las personas que concurría".

04 abr 2019 / 14:08
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito