Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 18 abril 2021
02:47
h
EL DÍA DESPUÉS

Los dos partidos

    COMIENZO por el último, intrascendente para el Obradoiro y muy importante para el Laboral Kutxa que se jugaba sus opciones de pase al play off. Mal partido, muchos fallos en unos y otros que produjeron un sinfín de rebotes que aprovecharon abrumadoramente los vitorianos. Si fallas o fallan y la diferencia de rebotes totales es de 15, 40-25, y además te cogen la friolera de 14 rechaces bajo tu propio aro, es imposible ganar un partido. El Obra actual adolece de consistencia reboteadora y eso se suele pagar sobre todo si no tienes tino en tus tiros. Partido sin historia.

    El miércoles pasado tuve la suerte de poder ver en directo el entreno del Cajasol en Sar y a decir verdad, la Guardería del ahora milenario Aito me impresionó por su entrega y sobre todo por su talento. Al término del entreno cuando se acercó a saludarme lo primero que me preguntó fue: ¿Qué te pareció? Y mi respuesta fue: ¡La leche, me recuerda mucho al Pau del primer año!. Aito, como me conoce sobradamente, ya sabía sin haberlo hablado cuál era el jugador en el que yo estaba fijándome, Porzingis. Después del entreno, en el Gato Negro, continuamos hablando largo y tendido de esa panda de chavales que en principio tenían muchas papeletas para ser candidatos al descenso y que por su calidad, talento y desparpajo tienen muchas opciones de estar en el play off por el título. Al día siguiente confirmé el diagnóstico, ya que este chaval, Porzingis, que todavía tiene un largo recorrido y mucho que mejorar, prueba de ello es que anduvo despistadillo en la primera parte, fue el que decidió el partido en el tercer cuarto con varios destellos consecutivos de su calidad y polivalencia que levantaron la admiración de Sar. Me hago eco de las palabras de Moncho Fernández y, aunque el Cajasol fue justo vencedor, a todos nos quedaron ganas de poder haber disfrutado de un final apretado del que fuimos privados por los dichosos pasos que a pesar de ser de los de video demostrativo en una sesión de criterios arbitrales a aplicar, le costaron las dos técnicas. Una pena un final así cuando pudo haber sido mucho más emocionante para el espectador, tal y como fue una gran parte de un partido de vaivenes en los dos equipos.

    Solo nos queda un partido en el Multiusos Fontes do Sar, el sábado ante el UCAM Murcia que puede ser el de la victoria número 12 que se está resistiendo más de la cuenta ya que todo ayuda a que no se produzca, comenzando por los bien hechos deberes de la permanencia que subconscientemente disminuyen la tensión competitiva y la rumorología externa con el ruxe ruxe continuo de fichajes de unos y otros que seguro restan concentración. Como los de Murcia andarán más o menos igual, a ver si esta vez toca.

    13 may 2014 / 09:29
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito