Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 02 junio 2020
02:59
h

Se duplican los delitos de violencia de género cometidos por menores

Crece de manera preocupante en Galicia este tipo de criminalidad // Las agresiones y abusos sexuales, sin embargo, se mantienen estables

    Cuarenta delitos de violencia de género cometida por un menor de edad llegaron en 2018 a los juzgados gallegos. Este dato, extraído de la memoria anual recién publicada por la Fiscalía General del Estado, supone tan solo un porcentaje de los sucesos de este tipo que ocurren realmente. La cifra (40) puede parecer pequeña pero al compararla con los ejercicios anteriores se observa que este tipo de delitos se duplicó en tan solo un año (20 delitos de violencia de género cometidos por menores en 2017), y la evolución es tanto o más preocupante. En 2016 en Galicia fueron 16; 11, en 2015; solo 5, en 2014; 12, en 2013, y 17 registrados en 2012 por la Fiscalía. Además, el año pasado de los ya citados 40 delitos de este tipo, 30 fueron en A Coruña, 3 en Ourense y 7 en Pontevedra.

    De la mano de esta violencia machista se encuentran los delitos bajo el epígrafe de agresión sexual y abuso sexual. Así, en el caso de las agresiones, el año pasado fueron 30 las recogidas por la Fiscalía cometidas por jóvenes de menos de 18 años; y abusos, 43. En estos casos no se observa un especial crecimiento en la comunidad, ya que la evolución indica -con algún ejercicio de menos delitos- la tendencia a mantenerse entre 50 y 20 anuales.

    Asimismo, la violencia doméstica, entre la que destaca la filiopaternal -de hijos hacia padres-, también se mantiene en equilibrio, aunque las cifras son mucho más altas que las anteriores. Entre los 298 delitos registrados en el año 2015 y los 2160 de 2014. En 2018 la Fiscalía contabiliza 238.

    Sin embargo, los hurtos, los distintos tipos de robos y los delitos contra la salud pública -relacionados con drogas o con sustancias estupefacientes y su fabricación, intermediación y comercio- sí que experimentaron en la comunidad gallega un descenso importante. Robos con fuerza pasaron de 295 en 2012 a 140 el año pasado; robos con violencia o intimidación, de 222 a 108; hurtos, de 466 a 357. En el caso de los delitos contra la salud pública aumentaron, de 26 en el año 2012 a 59 en 2018.

    Por otro lado, cuando un delito, de cualquier naturaleza, es cometido por un menor, según la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores, más conocida como Ley del Menor, "cuando el autor de los hechos sea menor de 14 años, no se le exigirá responsabilidad", es decir no es imputable. La edad penal en España se establece en los 18 años, pero a partir de los 14 se pueden exigir responsabilidades, de acuerdo a la ley específica.

    De esta forma, la Fiscalía recoge en sus memorias las diligencias preliminares que son archivadas cada año por delitos cometidos por menores de 14 años. En el caso de Galicia, el año pasado fueron 221 archivadas; en 2017, 297; en 2016, 211; en 2015, 246; en 2014, 286; en 2103, 232, y en 2012 fueron 250 diligencias. Los fiscales inciden en que tienen un fuerte carácter grupal.

    En cuanto a las sentencias, las cifras no siguen una evolución clara. En el mismo periodo de tiempo se movieron las absolutorias entre 71 y 17; en 2018 fueron 57; y las condenatorias -que el año pasado fueron un total de 736- se movieron entre 809 el año 2012 y 430 en 2015.


    consideraciones de la fiscalía En la memoria del año pasado, presentada hace pocas semanas, la Fiscalía indica que a nivel estatal se mantienen estables los delitos contra la vida y la integridad física (52 procedimientos en 2018); que descienden los que son contra el patrimonio, hurtos y robos; pero que aumenta la violencia doméstica contra ascendientes y hermanos. Crecen los que van contra la salud pública y la violencia en el ámbito escolar. Este último caso registró importantes incrementos en los años 2015 y 2016 en paralelo a informaciones en medios de comunicación y campañas específicas, pero ya en 2017 descendió de manera importante que continuó el año pasado.

    Por el contrario, la Fiscalía advierte de un aumento destacable en toda España de la violencia de género y de los delitos contra la libertad sexual. En el caso de la violencia de género, la cifra del año pasado es la más alta de la década, con 944 asuntos, registrando un crecimiento contrastado tanto de denuncias como de expedientes incoados. Además, resalta el hecho preocupante de que las jóvenes resten importancia a los hechos y disculpen a los agresores, siendo generalmente familiares de la víctima quienes interponen la denuncia o personas anónimas que observan los hechos y avisan a la Policía.

    En el caso de los delitos contra la libertad sexual, la subida también preocupa a los fiscales, por ser aún más pronunciada. Fueron 1.833 procedimientos el año pasado frente a los 1.386 de 2017 y los 1.271 de 2016. Es más, en 2018, a diferencia de los anteriores, no solo crecen los abusos sexuales sino también las agresiones sexuales, que permanecían estabilizadas o a la baja. Además, avisan de que hay cada vez más implicados menores de más corta edad, así como las actuaciones grupales, reproduciendo las conocidas manadas.

    Concluye la Fiscalía que bajan los delitos 'tradicionales', es decir, contra el patrimonio, asociados a la marginalidad, pero suben la violencia contra padres, de género, y contra la libertad sexual, asociados a una deficiente educación, pobre formación en valores y ausencia de empatía.

    22 sep 2019 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito