Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 17 mayo 2022
13:51
h

Elizabeth II, reina de los 'Paradise'

    LAS sociedades offshore son sociedades habitualmente domiciliadas en un paraíso fiscal por un no residente y están exentas del pago del impuesto sobre sociedades. No es ilegal su creación, como tampoco lo es mantener depósitos de dinero en paraísos fiscales. Pero tanto sociedades offshore, como depósitos en paraísos fiscales, sí serán ilícitos para aquellos casos en los que se pretenda ocultar patrimonio para eludir el pago de impuestos o para encubrir el origen delictivo de los capitales.

    Hace unos días el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), anunció que le había llegado la filtración de más de 13 millones de documentos, procedentes de despachos de abogados especialistas en offshores, con información sobre las sociedades opacas de empresas, empresarios, deportistas de élite y políticos de todo el mundo, constituidas en numerosos paraísos fiscales. A dicha filtración se la ha denominado, apropiadamente, Paradise Papers (los documentos del paraíso).

    Grandes multinacionales como Glencore (el grupo suizo que controla el 50 % del mercado mundial del cobre), Microsoft, Face­book y hasta un total de cien corporaciones. Políticos de primer nivel como Wilbur Ross (secretario de Comercio de Estados Unidos), Juan Manuel Santos (presidente de Colombia), José María Figueres (expresidente de Costa Rica) y otros ciento veinte dirigentes. Una buena parte de las personas y organizaciones más influyentes y adineradas del planeta, parecen utilizar las sociedades offshore en paraísos fiscales para ocultar parte de su patrimonio y eludir el pago de impuestos.

    Pero quizás incumpliendo la máxima de Albert Einstein que reza "dar ejemplo no es la principal forma de influir en los demás, es la única", la figura política incluida en la relación que resulta más sorprendente es la de Isabel II, reina de la Gran Bretaña. O pueda que no sea tan extraño al conocer que, además, lo es de otros quince estados miembros de la Common­wealth de los que la mitad son paraísos fiscales: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Granada, Islas Salomón, Jamaica, San Vicente y las Granadinas y Santa Lucía, así como otros territorios también considerados paraísos fiscales bajo pabellón británico como Gibraltar, Guernesey, Jersey y la Isla de Man.

    Todos estos territorios offshore así están considerados según lo indica la legislación española en el Real Decreto 1080/1991. Tras el brexit, el problema es posible que empeore. Si bajo las estrictas directivas de la Unión Europea en la materia no se ha logrado desactivar los paraísos fiscales de obediencia británica, una vez fuera de la UE no quiero pensar lo que pueda pasar cuando vayan por libre.

    Economista

    20 nov 2017 / 21:47
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito