Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 16 junio 2021
18:24
h
EDITORIAL

Ence: incertidumbre tóxica

    ESTÁN SUCUMBIENDO los líderes del nacionalismo y del rupturismo a la tóxica tentación de convertir Ence en artefacto de confrontación para sacar rédito en las urnas. No solo se equivocan de medio a medio, digámoslo de entrada, sino que lanzan una carga de profundidad contra la recuperación de la economía gallega, de la que la pastera es uno de sus pilares insustituibles. Abrió la caja de los truenos la palmaria torpeza del Gobierno de Pedro Sánchez al allanarse en el recurso sobre la prórroga de la concesión por otros sesenta años, que autorizó in extremis el último Ejecutivo de Mariano Rajoy. La primera consecuencia, más dañina aún que la tormenta política, es que se ha generado un escenario de incertidumbre que golpea a las más de cinco mil familias que directa e indirectamente dependen de una industria para la que trabaja un 30 % de nuestro sector forestal. Por no hablar de que la salida de Ence de la Ría de Pontevedra -improbable, dice por ahora la compañía- provocaría una fortísima bajada de precios paralela al desplome de la mitad de la demanda actual, una desgracia para las más de doscientas mil familias que viven del monte. Completa la tormenta perfecta el contundente recorte de inversiones, ya activado. El consejero delegado comunicó este jueves pasado a la junta de accionistas el desvío a la planta de Navia -en Asturias brindan con sidra, mientras aquí nos disparamos en el pie- de nada menos que 550 millones de inversión previstos en principio para la de Pontevedra, con la advertencia expresa de que el cierre de Lourizán significaría la marcha definitiva de Galicia. "Invertiríamos fuera de España, en un país que nos dé seguridad jurídica", zanjó Ignacio Colmenares. A los que se afanan en cavar la tumba de Ence, les decimos que compartimos la denuncia del presidente Feijóo sobre la falta de respeto a Galicia y el daño a nuestro tejido industrial; que aplaudimos que la Xunta defienda el mantenimiento del empleo con firme convicción, y que los empresarios de la CEOE y la CEP apoyen la continuidad del complejo pastero; y que, por supuesto, le pedimos sentidiño a la clase política gallega. A Ence hay que exigirle que respete -ya lo hace, por cierto- los estrictos parámetros medioambientales que fija Bruselas, que invierta y que cree empleo aquí. No puede ser que Gobierno central, oposición en la Cámara de O Hórreo y gobierno local pontevedrés pongan palos en las ruedas del Estado de Bienestar. Es un dislate inadmisible.

    29 mar 2019 / 23:19
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito