Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 11 julio 2020
14:33
h

Enriqueta Bermúdez, de Carnota, cumplió 105 años... calcetando

Sólo ‘pisó’ el hospital por dos catarros, anda sola sin bastón y toma el Meritene con huevos

Come de todo, salvo las lentejas, que le dan grima (las llama "carrachas") y le montó un pollo a su nuera el día que le quiso quitar de la cena el producto nutricional Meritene, que le gusta tanto que se lo toma con dos huevos batidos.

Se llama Enriqueta Bermúdez Domínguez, es vecina de Quilmes (Carnota) y ayer cumplió 105 años rodeada de su nuera (Tina Lago), sus nietos (Reme, Manolo y Patricia), sus bisnietos (Miguel, de dieciocho años, y Anxo, de uno), y el resto de la familia.

Tiene una salud de hierro. Ve y oye perfectamente y camina sola cada día sin ayuda de bastón.

Su vista está tan bien que se levanta a las nueve de la mañana y lo primero que hace es ponerse a calcetar como si no hubiera un mañana. "Hace bufandas para todo el vecindario de la aldea", señala su nuera.

Ayer reconoció por la voz a todos cuantos la llamaron por teléfono para felicitarla. Por supuesto, tuvo regalos, flores y una suculenta tarta, pero tampoco en un día especial le dejaron tomar café. El médico se lo quitó hace tiempo y ella, que dice tener miedo a morir, le hace caso. Pero recuerda que, en su juventud, le gustaba tanto que se metía granos en los bolsillos y se los iba comiendo de camino al campo como si de pipas se tratase.

Enriqueta es, desde siempre, una luchadora. Tras sufrir la pérdida de tres hijos con sólo unos meses de vida y la de otro a los 15 años, se quedó viuda a los 52 y sacó adelante a Manuel (que falleció a los 64). Al lado de su marido, Miguel Martínez, había compaginado las labores agrícolas con la venta de pescado, pues él había sido marinero.

Pero los suyos la rodean de felicidad. Tras la comida, se sienta en el sofá a ver la tele. Primero, el tiempo en la Televisión de Galicia; luego, Saber y ganar. Tras la cena, suele ver una película, pero sólo en Antena 3 o en La Sexta. Las otras cadenas, ni las mira. A lo largo de su vida sólo pisó el hospital durante unos días en dos ocasiones: en ambos casos, por catarro.

10 abr 2019 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito